Metal Gear Solid: Master Collection Vol. 1, la oportunidad desperdiciada de Konami

Konami celebra con orgullo los 35 años de Metal Gear y nos ofrece la oportunidad de revivir los orígenes de esta franquicia con una recopilación que está dividida en dos volúmenes. Por el momento, tenemos entre manos Metal Gear Solid: Master Collection Vol 1, primera recopilación que incluye los primeros títulos de la legendaria saga.

Creada por el genio Hideo Kojima, es una de las sagas más emblemáticas e influyentes de la historia de los videojuegos. Su mezcla de acción sigilosa, narrativa cinematográfica, personajes carismáticos y temas adultos y filosóficos ha cautivado a millones de jugadores durante décadas. La aparición del primer Metal Gear Solid, considerado por muchos una completa obra maestra, supuso un antes y un después para la industria y abrió una vía de acción para los nuevos juegos cinematográficos.

La decadencia imparable de Konami

No obstante, no todo es de color de rosa. Si bien Konami podría habernos ofrecido una obra que nos dejase a todos con la boca abierta y el corazón en la mano, la compañía japonesa se ha limitado a hacer el mínimo esfuerzo, trayendo un primer volumen vago y muy cuestionable, demostrando una vez más su pereza y su intención de vivir de las rentas

Konami, una de las empresas más veteranas y reconocidas de la industria de los videojuegos, en los últimos años ha sufrido una crisis que ha afectado a su calidad, a su reputación y a su relación con los fans. A finales de la década de los 2000, la empresa comenzó a apostar por proyectos más rentables y menos arriesgados, como los juegos para móviles, las máquinas pachinko (una especie de tragaperras muy populares en Japón) o los juegos de casino. Esto supuso un abandono progresivo de las consolas y de las sagas clásicas, que fueron relegadas a un segundo plano o externalizadas a estudios terceros de menor calidad. Esta situación ha provocado el rechazo y la indignación de los jugadores, que han visto cómo Konami se ha ganado una mala fama y ha perdido el interés por los videojuegos. 

A todo esto se le suman sus malas decisiones y polémicas sobre sagas que, en su día, parecían intocables. Konami ha sido criticada por cancelar proyectos prometedores como Silent Hills, por despedir y “maltratar” a Hideo Kojima, por lanzar juegos mediocres como Metal Gear Survive o por inclinarse hacia la venta de NFTs. Estas acciones han dañado la reputación y la imagen de Konami y quizás han hecho que la compañía se sienta desmotivada y desinteresada por seguir innovando y creando en el ámbito de los videojuegos.

Contenido de la Metal Gear Solid: Master Collection Vol. 1

Cuando decimos que Konami podría haber hecho más con este nuevo recopilatorio no insinuamos que este primer volumen venga corto de contenido. Es verdad que podría haber sido mucho más completo pero en líneas generales podemos decir que está bien. Sin más. 

Eso sí, de nuevo Konami deja patente su interés de exprimir al máximo su gallina de los huevos de oro, partiendo esta colección en dos volúmenes y dejando fuera de forma intencionada a los títulos que, hoy por hoy, se antojan los más interesantes para los fans.

Metal Gear Solid: Master Collection Vol. 1 contiene:

Metal Gear (1987): el primer juego de la serie, lanzado originalmente para MSX2 y posteriormente para NES. Nos presenta al legendario soldado Solid Snake, que debe infiltrarse en la fortaleza Outer Heaven y detener el arma nuclear Metal Gear.

Metal Gear 2: Solid Snake (1990): la secuela directa del primer juego, también para MSX2. Snake debe enfrentarse a una nueva amenaza terrorista liderada por su antiguo mentor Big Boss, que ha creado un nuevo Metal Gear en Zanzibar Land.

Metal Gear Solid (1998): el salto a la tercera dimensión de la saga y considerado uno de los mejores juegos de todos los tiempos. Snake debe infiltrarse en Shadow Moses, una isla de Alaska donde un grupo de soldados genéticamente modificados ha tomado el control del Metal Gear REX. Se incluye también tanto Special Missions (modalidad que incluía 300 misiones virtuales) como Metal Gear Solid: Integral, una versión japonesa mejorada y con más contenidos.

Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty (2001): la polémica secuela de Metal Gear Solid, lanzada para PlayStation 2 y posteriormente para Xbox y PC. El juego nos pone en la piel de Raiden, un novato que debe detener a un grupo terrorista que ha secuestrado una planta de limpieza marina con un nuevo Metal Gear a bordo. El juego aporta una ingente cantidad de ideas y novedades pero los fans no perdonaron el cambio de protagonista en este título.

Metal Gear Solid 3: Snake Eater (2004): la precuela de toda la saga, ambientada en 1964 durante la Guerra Fría. El juego nos cuenta el origen de Big Boss, que en esta ocasión es el protagonista bajo el nombre de Naked Snake. Su misión es rescatar a un científico soviético y eliminar a su antigua mentora The Boss, que ha desertado al bando enemigo. Actualmente hay un remake en camino que tiene una pinta excelente.

Contenido adicional

Esta Master Collection se ha complementado con cierto contenido adicional que resulta bastante interesante para los fans más acérrimos de la saga, incluyendo dos juegos clásicos de NES que no forman parte de la cronología oficial de la saga. Este bonus consta de:

Un Libro de Guion Digital que contiene el texto completo de las escenas, los archivos informativos y las llamadas por códec de cada juego. En inglés.

Un Libro Maestro Digital que detalla la historia y los personajes de la saga, así como una guía con información sobre los mapas, las ubicaciones de objetos ocultos y más. En inglés.

Una Banda Sonora Digital que incluye tres pistas orquestadas exclusivas para esta colección: “The best is yet to come” , “Can’t say goodbye to yesterday” y “Snake Eater“.

Dos Novelas Gráficas Digitales basadas en Metal Gear Solid y Metal Gear Solid 2, que narran los acontecimientos de estos juegos con un estilo visual único. En perfecto inglés y no incluidos en el disco (requiere descarga adicional).

Metal Gear (NES/PC) y Snake’s Revenge. El juego Snake’s Revenge se hizo como una continuación del Metal Gear original, pensado para los mercados de Europa y América del Norte, donde el primer juego de NES tuvo mucho éxito. Pero Hideo Kojima no sabía nada de Snake’s Revenge y, cuando se enteró de que existía, decidió hacer su propia secuela para MSX2. Así nació Metal Gear 2: Solid Snake, que sólo se lanzó en Japón, unos meses después de la aparición de Snake’s Revenge. Este juego es el que se considera la secuela oficial del Metal Gear original y Snake’s Revenge queda como un juego no canónico en la saga.

Descargas individuales y estética coherente

Cuando insertamos el disco por primera vez nos damos cuenta de que empiezan a descargarse a la consola muchos elementos. Los juegos no vienen en una sola aplicación, sino que se han separado en varias descargas diferentes. Por lo tanto, no tenemos un hud central que acapara todo el contenido sino que tendremos que iniciar cada juego y cada bonus por separado, como si se tratasen de elementos distintos. 

No obstante, para preservar su identidad vemos que todos estos programas tienen un menú muy parecido, con un diseño muy bonito y cuidado que da sensación de coherencia al producto. Desde estos menús, podemos elegir las versiones de los juegos que queremos disfrutar, cambiar ajustes, ver los extras que incluyen, leer un breve resumen de cada título y acceder a algunas opciones especiales si las hay. Un buen detalle es que podremos disfrutar de las versiones Americanas, Europeas y Japonesas de casi todos los títulos aunque, según qué seleccionemos, requerirá otra descarga adicional. 

La presentación general de la colección nos ha gustado mucho a pesar de que esté todo por separado. Además, cada título viene con su propia lista de logros y eso siempre es positivo para los amantes de los retos y los caza trofeos.

Reciclando de la Metal Gear Solid: HD Collection

Teniendo en el mercado antecedentes magníficos como los remake de Resident Evil 2, Resident Evil 3, Dead Space Remake o el remaster de Alan Wake o Mass Effect, por poner algunos ejemplos, no podemos evitar sentirnos decepcionados por la oportunidad perdida de hacer algo más memorable con una saga tan querida como Metal Gear.

Que sí, que no es lo mismo un remake que un remaster y que estamos ante obras maestras del videojuego, todas recopiladas en un volumen. Estos títulos han hecho historia y son paradigma para videojuegos que se están lanzando actualmente. Pero seamos honestos: el trabajo de remasterización a día de hoy no difiere demasiado con la Metal Gear Solid: HD Collection que realizó magistralmente Bluepoint hace más de diez años.

Es muy decepcionante el tratamiento que se le ha dado a los juegos teniendo en cuenta lo que podrían haber llegado a ser si Konami hubiese puesto un poco de su esfuerzo. Se han desaprovechado las capacidades técnicas de Xbox Series X|S para hacer una remasterización épica. Lo cierto es que los juegos se ven prácticamente igual que en sus versiones de la HD Collection. De hecho, cuando iniciamos tanto Metal Gear Solid 2 como Metal Gear Solid 3 podemos apreciar brevemente en la pantalla de inicio como aparece el subtítulo de la HD Collection, con lo cual deducimos que están extraídos directamente de allí. 

Mejoras técnicas insuficientes

Metal Gear Solid funciona a 1080p y 30 fps y tanto la segunda como la tercera parte están a 1080p y 60 fps, tal y como fueron remasterizadas anteriormente. Esto no es suficiente para ocultar el paso del tiempo y las limitaciones gráficas de cada juego. Los modelados, las texturas, las animaciones y los efectos se ven anticuados y poco detallados. No hay ningún trabajo de retoque o mejora visual que haga justicia a la calidad artística de los juegos. Además, si quieres disfrutar la versión española de Metal Gear Solid con el mítico doblaje de Alfonso Vallés, Quique Hernández, Anna María Camps y Vicente Gil te toca sufrir de nuevo la versión PAL característica de los videojuegos europeos de aquella época, con sus continuos fallos en la fluidez de las imágenes. Ni eso han podido (¿querido?) arreglar. 

En cuanto a la jugabilidad, hay que mencionar que también han sido muy conservadores. Algunos elementos de los juegos han quedado un poco desfasados, como el manejo, el inventario o el uso del camuflaje de Snake Eater, que hoy en día resulta un auténtico suplicio. A su vez, hay contenidos que pueden parecer pasados de moda o fuera de lugar, como avisa Konami con un mensaje al iniciar cualquiera de los juegos, asegurando que han querido dejarlo así para respetar al máximo la obra. De nuevo, este gesto de homenaje podría ser interpretado por muchos como vagancia o falta de interés. Dar un ligero toque moderno a los controles no le hubiera sentado nada mal. Los juegos, como todo en la vida, evolucionan y cambian. Lo que nos parecía genial en cierta época después de unos años puede quedar desfasado y abrupto. Y esto es lo que ha pasado con los juegos de Metal Gear, que en muchas ocasiones nos han llegado a frustrar y desesperar.

Los contenidos añadidos, ¿podrían justificar su compra?

Lo cierto es que no. La colección no tiene ningún contenido extra o adicional que sea novedoso o realmente interesante. Estos contenidos son simples añadidos que no justifican de por sí lo que cuesta la colección. Es más, si buscas un poco, puedes conseguir fácilmente estos contenidos en internet. Han desaprovechado la oportunidad de incluir cosas que a los fans nos encantan. Se echa de menos algún documental, entrevistas, galerías de arte o comentarios de los desarrolladores, por ejemplo. No hay nada especial que muestre el respeto y el cariño por la obra de Kojima.

Todo esto sumado a que la forma de incluir algunos materiales gráficos adicionales es vergonzosa. Las letras se ven borrosas, algunas páginas de los Master Books parecen fotos directamente hechas a una pantalla. Es francamente lamentable que ni siquiera se hayan molestado en cambiar y adaptar la tipografía. Y todo en perfecto inglés, con lo que si no sabes el idioma puedes ir olvidándote de disfrutar estos contenidos.

Soluciones originales en Metal Gear Solid

Una cosa que sí nos ha gustado mucho son los añadidos y adaptaciones que ha sufrido Metal Gear Solid para resolver ciertas situaciones especiales. Los que jugasteis en su momento recordaréis cierta batalla contra Psycho Mantis que traspasaba la cuarta pared con el jugador. Pues bien, si pulsamos LB+RB accederemos a un menú de opciones que, entre otras cosas, nos dejará configurar el mando como un segundo jugador. Ya sabéis por donde voy. Además, antes de empezar el juego, también nos permitirán configurar las tarjetas de memoria con los datos guardados de juegos de aquella época. Por supuesto, todo inventado para que el combate pueda tener lugar tal y como se concibió en su momento. Este añadido ha sido una sorpresa más que agradable y, posiblemente, el mejor de todo el volumen. Han sabido implementar todo lo necesario de forma muy original para solventar uno de los combates más épicos de la historia de los videojuegos.

Una oportunidad desperdiciada

Tengo mis dudas en cuanto a Metal Gear Solid: Master Collection Vol. 1. Por un lado, como amante de este hobby desde que era pequeñito, estoy muy a favor de la preservación de los videojuegos antiguos. Es una labor que beneficia tanto a los aficionados como a los estudiosos de este medio. Es una actividad muy positiva que nos permite conservar y disfrutar de una parte importante de la cultura y el arte de las últimas décadas. Los videojuegos antiguos son testimonios de la evolución tecnológica, creativa y social de la industria del entretenimiento interactivo. Reflejan los gustos, valores e ideologías de las épocas en las que se crearon. Además, muchos de ellos son obras maestras que siguen siendo divertidas, emocionantes y desafiantes hoy en día y que merecen ser jugadas y apreciadas por las nuevas generaciones. Metal Gear Solid Master Collection Vol 1 es una oportunidad única para disfrutar de los clásicos que dieron forma a una saga legendaria. Los fans más veteranos podrán revivir sus momentos favoritos con una calidad gráfica y sonora mejorada, mientras que los nuevos jugadores podrán descubrir por qué Metal Gear Solid es tan importante para la industria del videojuego. 

No obstante, por otro lado, en Área Xbox debemos de ser un poco críticos con el poco esfuerzo que ha puesto Konami en este título. Se ha desperdiciado la oportunidad de hacer un homenaje digno a una de las sagas más importantes y queridas de los videojuegos. En su lugar, nos ha ofrecido una recopilación perezosa, desfasada y carente de valor añadido. La empresa se ha limitado a vivir de su pasado y de su legado, sin ofrecer ninguna novedad ni mejora significativa. Y eso nos enfada muchísimo.

¿Qué nos deparará el futuro?

Además, en esta primera compilación se han dejado fuera demasiados títulos grandes y relevantes. Nos referimos a Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots (2008), Metal Gear Solid: Peace Walker (2010) o Metal Gear Solid V: The Phantom Pain (2015), que completan la historia y la evolución de la franquicia. ¿Por qué no incluirlos todos en una sola colección, como hicieron otras sagas como Halo? Supuestamente Konami ha anunciado un segundo volumen para más adelante. Sin embargo, el calibre de los juegos que faltan es de tal envergadura que resulta difícil creer que vayan a incluirlos en una sola entrega. ¿Acaso Konami pretende sacar más dinero con futuros volúmenes no anunciados? Ya lo veremos pero que no os extrañe que esta colección acabe ampliándose a más de dos volúmenes. Tratándose de Konami todo es posible.

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Gamer desde los 80. Amante de los animales y el buen cine. Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas. A veces salgo en películas por detrás.

Entradas relacionadas