Análisis Distant Worlds 2: Una odisea en el espacio

Distant Worlds 2 es la segunda entrega de esta saga de juegos de estrategia y simulación 4X. El juego está desarrollado por Code Force y editado y distribuido por Slitherine Limited. Desde Área Xbox agradecemos al estudio y editora por proporcionarnos una copia del juego. Con el éxito cosechado con el primer juego de la saga, Code Force nos trae una segunda entrega mucho más ambiciosa, grande y divertida a partes iguales. Otorgádonos una inmensa cantidad de horas de diversión y posibilidades en las partidas que nos aventuremos a empezar. A continuación, os detallamos los requisitos mínimos y recomendados para poder disfrutar sin muchos problemas de este juego:

Requirimientos técnicos:

MÍNIMOS:

SO: Windows 8, 10 (64-bit únicamente)

Procesador: 4+ Core CPU @ 2.5GHz

Memoria: 8 GB de RAM

Gráficos: NVidia GTX 760-equivalente o superior, 2+Gb VRAM, DirectX 11 compliant

DirectX: Versión 11

Almacenamiento: 20 GB de espacio disponible

Tarjeta de sonido: DirectX 11 compatible sound card

Notas adicionales: Resolución de pantalla: 1024×768 mínima

RECOMENDADOS:

SO: Windows 8, 10 (64-bit únicamente)

Procesador: 8+ Core CPU @ 3GHz

Memoria: 8 GB de RAM

Gráficos: NVidia GTX 1050-equivalente o superior, 4+Gb VRAM, DirectX 11 compliant

DirectX: Versión 11

Almacenamiento: 20 GB de espacio disponible

Tarjeta de sonido: DirectX 11 compatible sound card

Notas adicionales: Resolución de pantalla: 1920×1080; Ratón: Recomendado usar un ratón con scroll wheel

Distant Worlds 2 y su banda sonora: un pilar fundamental

Distant Worlds 2

Desde nuestros primeros compases de juego, sabremos inmediatamente que se trata de una odisea en el espacio. Debido a la gran banda sonora que nos acompañará a lo largo de nuestra partida. Amenizando en todo momento nuestro paseo espacial. No todo lo bueno del apartado sonoro de este juego va a ser música. Ya que conforme vayamos progresando y expandiendo nuestra civilización, recibiremos avisos de múltiples descubrimientos. Como así serán nuevos planetas, contacto con otras civilizaciones o investigaciones completadas. Todos en un mismo sonido que no desentona ni estropea la inmersión en la partida. Constituyendo uno de los pilares de este gran título.

Apartado técnico sobresaliente

Distant Worlds 2 puede presumir perfectamente de contar con un apartado artístico excelente. Tanto la interfaz general como los menús específicos del juego, cuentan con un mimo y detalle especial. Así como con los diferentes planetas, que podremos diferenciar sin muchos problemas de qué tipo se trata (habitable, desértico, helado, etc) al igual que personajes de nuestra facción como personajes de facciones extranjeras.

No únicamente veremos en nuestra aventura que la interfaz y los planetas están cuidados. Gracias al gran zoom-in que incorpora el juego, nos permite ver con detalle las naves espaciales, pudiendo diferenciar los diferentes tipos de nave que vayamos investigando y construyendo en nuestros astilleros espaciales que orbitan nuestros planetas. Cada tipo de nave es fácilmente distinguible. Ya que tienen formas, patrones de colores y tamaños diferentes entre ellas. Como mencionaba anteriormente, podremos distinguir sin dificultad los diferentes planetas. La variedad de orbes con los que cuenta el juego es amplia. Habiendo planetas gaseosos como Júpiter, planetas anillados tanto gaseosos como rocosos, desérticos, volcánicos, etc. Todos ellos con su propio aspecto único. Se diferencian entre ellos haciendo uso de una paleta de colores distinta para evitar dar efecto de ser clónicos.

La navegación por los menús es cómoda e intuitiva. En cada panel al que accedamos, tendremos disponible un icono de interrogante que nos explicará el funcionamiento de las botones y menús en los que nos encontremos en caso de que no sepamos cual podría ser la opción más óptima a elegir por ejemplo a la hora de seleccionar opciones diplomáticas por ejemplo.

Debido a la poca exigencia del juego a nivel de hardware, no tendremos muchos problemas en moverlo en equipos antiguos. Gráficamente es disfrutable en todas sus configuraciones gráficas. Desde la configuración más baja hasta la máxima de nivel gráfico. En cuanto a rendimiento, teniendo en cuenta la baja exigencia del juego, tendremos una experiencia fluida a 60 fotogramas por segundo sin muchas dificultades.

Jugabilidad sobresaliente y configuraciones infinitas

Una vez demos comienzo a nuestra odisea espacial, el juego pondrá a nuestra disposición una gran cantidad de opciones para empezar la partida. Como la forma, tamaño y número de estrellas que tendrá nuestra galaxia. El nivel tecnológico en el que empezamos, dificultad, etcétera. Podremos elegir entre 7 civilizaciones distintas, cada una de ellas tiene sus propias bonificaciones y sus propias contras. Como bonus a la diplomacia o una penalización al comercio con otras razas por ejemplo. Después de saber la civilización que lideraremos, elegiremos tanto el nombre, como la bandera y una de las opciones más determinantes de nuestra partida: el sistema de organización política. Ya que marcará el curso de nuestro pueblo. Estando disponible desde una dictadura militar hasta una república. Al igual que con las civilizaciones, tienen sus bonus y contras propios. Por lo que deberemos tenerlo seriamente en cuenta a la hora de empezar nuestra partida.

Como ya os comentamos en nuestras primeras impresiones, durante los primeros compases del juego nos explicarán lo básico para que empecemos a jugar con fluidez. Explicándonos el funcionamiento básico del juego, como el árbol tecnológico, diplomacia, construcción de astilleros, etc. Por suerte, me he encontrado que gran parte de las mecánicas del juego como a exploración espacial o la minería de algunos planetas está automatizada, facilitando la adaptación al juego.

Conforme avanzamos en la partida, el propio juego nos va sugiriendo construir X número y tipo de naves o construir estaciones de minería. Esto se lleva a cabo a través de ventanas emergentes. Todos estos procesos automatizados, pueden llevarse a cabo de forma manual desactivándolos en los propios edificios o naves del juego. El verdadero punto donde se expande la experiencia jugable es una vez desbloqueamos por investigación los motores hiperespaciales. Que nos permitirán expandir las fronteras de nuestra civilización a más sistemas estelares, proporcionándonos nuevos planetas colonizables y otros con posibilidades de explotar sus recursos.

El juego nos ofrece un extenso árbol tecnológico. Donde investigaremos desde mejoras médicas o de minería hasta motores hiperespaciales, donde empezará de verdad nuestra aventura. Junto con nuevos modelos de naves, mejoras de armamento y minería. Permitiéndonos evolucionar tecnológicamente tanto para convertirnos en una potencia militar o comercial. En caso de que no sepamos cuál debe ser nuestra siguiente investigación, el propio juego nos sugerirá nuestro siguiente paso tecnológico. Para proceder a investigar, necesitaremos contar con un determinado número de recursos que destinaremos a ese progreso y un número de créditos. En ciertas ocasiones, las investigaciones pueden fallar y reiniciarse. Perdiendo e progreso avanzado.

Exploración, diplomacia y colonización

La gran esencia del juego una vez estamos adaptados, son los pilares de la exploración, diplomacia y colonización. Por suerte, la exploración estelar y planetaria está automatizada por defecto. Cada vez que descubramos minerales o restos interesantes en planetas previamente avistados, seremos notificados. Seguido de esto, el juego nos preguntará si queremos explotar los recursos de ese planeta construyendo una estación espacial en órbita. La minería es importante en el juego, ya que nos permitirá ganar más créditos con los que sostener nuestra economía y seguir expandiendo nuestra flota y nuestras fronteras a partes iguales. Como mencionaba anteriormente, a la vez que expandamos fronteras, nos toparemos con otras civilizaciones con las que entraremos en contacto. Aquí la diplomacia no tiene mucho misterio. Estarán disponibles las clásicas opciones presentes en todo juego de estrategia. Como es el comercio, pactos defensivos, etcétera.

Pero no se queda todo en expandirse. Las naves de exploración encontrarán amenazas que no son necesariamente otras civilizaciones. Se trata de seres gigantes que viven en el vacío del espacio y que supondrán una amenaza para nuestro pueblo. Me he podido encontrar con bestias derrotables con flotas pequeñas, hasta mega-enemigos que han hundido gran parte de mi ejército. Generalmente, cuando naves de exploración se topen con estos grandes obstáculos, recibiremos un aviso donde automáticamente el juego determinará la fuerza militar necesaria que debemos llevar para hacer frente a esa amenaza y asegurar la paz en ese nuevo sistema estelar.

La vida de nuestro pueblo no se verá reducida solamente a nuestro hogar inicial. A lo largo de diferentes sistemas estelares, identificaremos planetas habitables. En ellos tendremos la posibilidad de establecer nuevas colonias. En función del trato que reciban, seguirán formando parte de nuestro territorio o podrán independizarse. Dejando de formar parte de nuestra soberanía.

Conclusiones

Distant Worlds 2 pone en nuestras manos un gran juego de estrategia 4x en tiempo real con el que a través de sus miles de opciones que ofrece a la hora de empezar una nueva partida, ninguna partida será igual a la anterior. Por lo que si sois amantes de videojuegos de estrategia espacial como Stellaris, este título es indispensable en vuestra biblioteca. Esta entrega pone a nuestra disposición un equilibrio perfecto entre un apartado gráfico excelente, donde tanto la calidad gráfica como el estilo artístico del juego nos engancharán desde el primer momento. Una banda sonora digna del tipo de juego del que se trata, envolviéndonos e integrándonos en el juego a la perfección. Y por último una jugabilidad muy bien pulida con la que nos familiarizaremos desde los primeros compases de nuestra partida.

Pero no todo lo que nos ofrece el juego es perfecto. A lo largo de mi experiencia, me he encontrado con cuelgues puntuales del juego al cargar la partida, que por suerte han ocurrido muy pocas veces. Escasas ocasiones donde no respondían las naves a las instrucciones que daba y pequeñas congelaciones a la hora de hacer zoom-out en nuestro sistema estelar para ver la galaxia al completo. Pero que esto no os eche para atrás a la hora de comprar o no el juego. Es un indispensable en vuestra biblioteca de Steam. Distant Worlds 2 se encuentra disponible para PC a través de Steam y la Epic Games Store. Como siempre, si queréis conocer más analisis como estos no olvidéis pasaros por vuestra casa, aquí en Área Xbox.

Distant Worlds 2

41,99€
8.6

Gráficos

8.5/10

Sonido

8.8/10

Jugabilidad

8.5/10

Pro.

  • Horas de diversión infinitas
  • Controles intuitivos
  • Multitud de opciones de personalización

Contra.

  • No cuenta con traducción al español
  • Ciertos cuelgues puntuales al cargar la partida

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Estudiante de Ingeniería Mecánica. Amante de los videojuegos, motorsport y del pop-rock. Fan de Star Wars, de juegos de estrategia y cuaquier frikada.

Entradas relacionadas