Análisis Olija, un cuento de leyenda

Olija, del estudio japonés Skeleton Crew, y bajo el sello Devolver Digital, nos brinda un título con un gran diseño artístico y ambientación detrás que consigue sorprendernos por su calidad y sencillez. Encarnaremos a Lord Faraday, capitán de barco y señor de una pequeña aldea de marineros. En su empeño por recuperar el poderío económico de su pueblo, parte con su tripulación en busca de nuevas riquezas. Como no podía ser de otra manera, el barco naufraga y vamos a varar en las costas de un archipiélago llamado Terrafagia. Con esta premisa empieza nuestra epopeya para recuperar a nuestra tripulación y volver a casa sanos y salvos.

De capa y espada

Olija es un juego de plataformas y acción en dos dimensiones, puede parecer un “metroidvania” más , pero es más contenido en su profundidad y mecánicas. Esto no es malo necesariamente, es más, creo que le sienta realmente bien ser tan directo. El título consigue introducirnos de lleno en un oscuro cuento de marineros, armas legendarias, tierras malditas y una dama misteriosa . Hay cierto romanticismo y melancolía en su manera de contar las cosas, en sus personajes y diseño de escenarios, o en su banda sonora.

En cuanto al aspecto gráfico, alguno se puede sentir engañado. En su trailer se nos mostraba un estilo de animación a la vieja usanza, de dibujo tradicional a mano, con Faraday manejando el arpón. Si esperabais este estilo nada más lejos de la realidad, el título muestra unos pixeles bastante contundentes, que no destacan tanto por su calidad en sí, pero si por su diseño, animaciones y fluidez de movimientos. En este aspecto recuerda mucho a títulos como Another World.

La leyenda del arpón maldito

Hablando de sus mecánicas jugables, el mencionado arpón tiene una gran importancia en el título. El juego pone todos sus sistemas al servicio del arpón: la trama, los puzzles, explorar el escenario y por supuesto combatir.
Como si fuera el martillo de Thor, podremos lanzarlo, teletransportarnos hacia donde se ha quedado clavado, o que vuelva a nuestras manos con la pulsación de un botón. De esta manera, casi todos los puzzles y retos plataformeros del título se resuelven utilizando el arpón, ya sea para salvar una caída o alcanzar ese objeto que en circunstancias normales sería imposible.

El combate es rápido y visceral, y el arpón nos permite porr ejemplo alcanzar a un enemigo lejano, para después lanzarnos hacia él y seguir golpeándole. También disponemos de armas secundarias más “terrenales”, como un trabuco o un florete, permitiéndonos combinar sus ataques con el de nuestra arma principal. Esto podría dar pie a cierto componente estratégico en los combates, pero la mayoría de las veces nos veremos aporreando los botones de ataque, ya que el juego es bastante facilón y no hace falta mucho más para derrotar a los enemigos.

Capitán Faraday al rescate

La exploración del escenario es fundamental, ya que para avanzar necesitaremos de la ayuda de varios objetos y personajes. Faraday no podrá volver a casa sin rescatar a su tripulación, que tendremos que encontrar en las distintas islas que visitamos. Para movernos por estas islas, utilizaremos el puerto de Marearoble como base, en el que se encuentran las almas perdidas que vagan por el archipiélago, y donde irán nuestros tripulantes una vez los rescatemos. Podremos mejorar el puerto con edificios y encontrando personajes durante nuestros viajes, como por ejemplo, el sombrerero. Como su nombre indica, nos fabricará sombreros usando el “loot” que obtenemos al derrotar enemigos en forma de joyas y tesoros. Estos sombreros nos dan ventajas como disparar plumas o robar vida a los enemigos, aunque hay unos claramente más útiles que los demás.

Para poder llegar a las otras islas, tendremos que llevar al barquero fragmentos de mapa, que encontraremos explorando. Una vez el barquero los vea, desbloquearemos el acceso a estas nuevas islas . También indispensables para avanzar son las llaves doradas, que necesitaremos para abrir ciertas puertas, y casi siempre nos dan acceso al enfrentamiento con el jefe final de cada zona. Estos jefes finales, aunque muy bien diseñados y con una puesta en escena destacable, no son nada exigentes y acabaremos con ellos a base de atacar con todo lo que tengamos. Una pena, ya que estos encuentros son bastante escasos y podrían haberse explotado más, tanto en dificultad como en número. Mención aparte para el jefe final, que si supone un pico de dificultad importante respecto a los demás.

Sonido y ambientación de película

El apartado sonoro es uno de los aspectos más brillantes y cuidados del título. Su banda sonora está inspirada en el flamenco y el folklore tradicional japonés, según sus desarrolladores. Una música muy bien implementada, ya sea metiendo punteos de guitarra española en momentos solemnes y pausados o sonidos de saxofón en nuestros encuentros con Olija, dándole a cada escena la fuerza narrativa necesaria para impactarnos. También destacan las voces que tienen los distintos personajes que nos vamos encontrando en Terrafagia, especialmente la del enemigo final del juego. Estas tienen un estilo muy particular e intencionado, y a veces serán solo ruidos y sonidos, pero siempre con ese tono de cuento trágico.

Quiero destacar las escenas cinematográficas del título, en especial los encuentros con Olija, la misteriosa dama que da nombre al título. La relación que Faraday desarrollará con la mujer es uno de los puntos que más nos han gustado. Su fuerte componente sentimental hace que sean los momentos que dejarán más poso en el recuerdo del jugador.

Conclusiones finales de Olija

Olija es un soplo de aire fresco en estos tiempos de triples AAA con presupuestos mastodónticos, de juegos con muchas horas por delante o con complejos sistemas internos. Un plataformas de acción que es muy disfrutable precisamente por su sencillez, con un gran apartado artístico, narrativo y sonoro. Es un juego al que se le podría pedir más, más jefes finales, más profundidad en su combate, más conversaciones con otros personajes…pero en su brevedad está la clave de su buen hacer. Se nota que Skeleton Crew ha medido muy bien sus ambiciones, el juego ofrece lo que ofrece, y se permite ser breve y conciso para no perder fuerza ni ritmo en ningún momento de la aventura. Todo lo que ofrece Olija está muy cuidado y medido, y es una aventura muy satisfactoria que deja un gran sabor de boca. Si quieres estar al tanto de más análisis y todas las novedades no dejes de visitar nuestra web, Área Xbox.

Olija

7.8

Gráficos

7.5/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Pro.

  • Gran apartado artístico y narrativo
  • Gran ritmo durante toda la trama
  • Banda sonora cautivadora

Contra.

  • Combate poco exigente
  • Poca profundidad de exploración
  • Jefes finales desaprovechados

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Madrileño y de Carabanchel. Amante de los gatos, la fantasía y la ciencia ficción. Me cuesta no jugar a todo lo que se me pone delante.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario