Análisis de Carto, una aventura de puzles a pequeña escala

La inmensidad del mundo no parece un problema para la joven Carto, quien junto a su abuela, observa desde su hogar las diferentes piezas que lo componen. Durante una tormenta, ambas se separan, y Carto se aleja irremediablemente de la compañía de su abuela. El videojuego nos introducirá rápidamente en su gameplay, en el que la joven se tendrá que valer de sus poderes innatos de cartografía para volver a su hogar. Estos, permiten a la protagonista manipular y construir el mundo que le rodea.

La premisa de Carto como veis, es bien sencilla, y su objetivo no es otro que disfrutar de una aventura breve y relajante. No es un juego retorcido, con mecánicas rebuscadas o una historia demasiado profunda, más bien todo lo contrario. Durante su viaje de vuelta, Carto conocerá a diversos personajes que le ayudarán en su camino, y descubriremos nuevos parajes y culturas de los mismos.

Estilo y personalidad de Carto

Como podréis imaginar, este es un título independiente. Uno más que se suma a la lista de esas pequeñas aventuras comprimidas pero con gusto. Y es que la sensación que transmite desde el primer momento es la de estar jugando sobre un lienzo de papel pintado a mano. Un estilo propio que indiscutiblemente, otorga personalidad y carisma a la obra de Sunhead Games.

Desde el menú principal, ya se atisba claramente el estilo y diseño por el que se decantan sus desarrolladores. Carto es un puzle constante, y es que la función estrella, es esa en la que vamos obteniendo piezas nuevas para «montar» el escenario. Como decía, todo parece pintado a mano, y lo curioso es que las propias piezas parecen hechas con hojas de papel.

El nombre de la protagonista y del propio juego no es casualidad. Y es que los poderes de cartografía son los que permiten unir las diferentes piezas y crear el mundo según nos convenga. Todo ello bañado por el océano y acompañado de pájaros y gaviotas que revolotean por el mapa. Por otra parte, los personajes secundarios mantienen un diseño muy atractivo y acorde con el resto de los escenarios. Podríamos decir que en este sentido, hay una perfecta comunión en la que nada desentona.

Un juego pausado y relajante

Desde el principio, la aventura que nos propone Carto es todo lo opuesto al frenetismo y la acción que pueden ofrecer otros títulos. Aquí no se trata de acabar con temibles enemigos ni de empuñar arma alguna. La exploración y su ambientación son dos de sus principales pilares. El menú principal vaticina un porvenir sosegado, con melodías reconfortantes que dan más sentido si cabe a un videojuego de lo más relajante.

Mientras descubrimos los entresijos de unas tierras tranquilas pero misteriosas, su hermosa banda sonora nos acompañará en todo momento. Con un gran nivel que se mantiene a lo largo de la aventura, cuenta con más de 40 piezas originales ideadas exclusivamente para el propio juego. Estas, amenizan nuestro viaje, y conforman una ambientación relajante en la que apetece quedarse. Música, gráficos y una jugabilidad pausada pero divertida, hacen de Carto una experiencia gratificante.

Rompecabezas y exploración; repasamos sus claves jugables

Con algunas de las premisas nombradas anteriormente, podéis imaginar que Carto es el típico juego de aventuras. Para nada, ¿o en parte sí?. Pese a la menor dimensión en comparación a otros títulos similares, este propone una aventura con exploración incluida claro, pero con un elemento distintivo; los puzles. Si bien podemos desplazarnos con Carto por todo el mapeado (a excepción del mar claro), la forma en que lo hagamos dependerá en gran medida de la estructura que ideamos con las piezas del escenario.

Sí, Carto es un juego de aventuras pero también de rompecabezas. Sus escenarios son literalmente piezas de un puzle que se va haciendo cada más grande, a medida que avanzamos en la trama. Lo mejor es la naturalidad con la que se van resolviendo. Algo que va bien ligado al mismo tiempo a la narrativa. Al inicio, tendremos solo unas pocas piezas para explorar y con las que ir conociendo a algunos personajes.

¿Cómo se descubren nuevas piezas y personajes os preguntaréis?, muy sencillo, explorando y hablando con los NPC´s. Estos marcarán el hilo narrativo, y a su vez, nos darán pistas sobre dónde encontrar las nuevas piezas para agrandar el mapa. Algunas son más fáciles de encontrar que otras, aunque en líneas generales, tampoco llega a ser desesperante.

Las mecánicas son simples. En nuestro inventario iremos recopilando piezas y otros objetos que nos encontremos. Las primeras, se podrán colocar de diversas formas a nuestro antojo, siempre y cuando tengamos en cuenta la forma del terreno, el cual ha de coincidir siempre. En caso contrario, unas bandas rojas nos lo indicarán. Hay más posibilidades de lo que parece, y los biomas son lo suficientemente variados. No quería mostrar demasiado en las imágenes, pero ya os adelanto que hay un poco de todo; grandes praderas verdes, bosques, zonas rocosas, entornos desérticos, etc.

Culturas y costumbres de Carto

He querido destacar este apartado por lo interesante de su planteamiento. A menudo estamos acostumbrados a meternos de lleno en las culturas que albergan muchos juegos de mundo abierto. Costumbres, estilos, y un sinfín de características que dan complejidad y trasfondo a esos personajes. En Carto esto también existe, pero con un toque propio que invita a descubrir sus diferentes asentamientos.

La aventura de nuestra protagonista, comienza por localizar a Shianan, una niña que reside con su familia en las primeras zonas desbloqueables del escenario. Con ella, obtendremos nuevas piezas del mapa, pero también conoceremos un poco más sobre la cultura de su gente. En este caso, Shianan está a punto de emprender un tradicional viaje sin retorno. Es una tradición propia de su «tribu» por así decirlo, y con el tiempo, descubriremos nuevas costumbres y familias diferentes. El viaje de Carto está lleno de sorpresas.

Tardaremos poco más de 6-7 horas en completar la trama, pero merece mucho la pena si sois amantes de estas aventuras en «miniatura». Hay muchos diálogos y personajes que descubrir, además de recorrer zonas muy variadas del escenario. Lo único que he echado en falta, es algo más de interacción con el entorno. Un «pero» que desde luego no rebaja en demasía la experiencia.

Conclusión

Lo nuevo de Sunhead Games me ha sorprendido para bien. Carto es un juego de aventuras que hace de los puzles su mecánica principal, y con un gran resultado. A la hora de desplazarnos por el mapeado, jugar con las piezas del mismo se hace muy sencillo y divertido. Con solo pulsar un botón, pasamos rápidamente de la exploración a pie, a rotar y desplazar las piezas que queramos a nuestro antojo.

Los entornos son lo suficientemente variados, y en ellos nos aguardan personajes de lo más peculiares. Al mismo tiempo que les conocemos, descubriremos que estos se refugian en culturas propias y diferentes entre sí. Un aspecto que los desarrolladores han querido destacar para enriquecer aún más la aventura. El punto más negativo que le puedo achacar, es que con semejantes escenarios, hay muchos espacios vacíos y muy poca interacción con ellos. Aún así, a esta trama de apenas unas 7 horas le basta con lo que ofrece para dar a los jugadores una experiencia más que satisfactoria.

Carto

19,99€
6.7

Gráficos

7.0/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

6.5/10

Pro.

  • Un apartado artístico bello que parece pintado a mano
  • Variedad de biomas
  • Mecánicas simples pero divertidas

Contra.

  • Poca interacción con el entorno

Entradas relacionadas

Deja tu comentario