Videojuegos Indie: de renegados a líderes del mercado

Los videojuegos indie o independientes llevan entre nosotros mucho, mucho tiempo. A pesar de ello, hasta estos últimos 5 o 10 años su relevancia había sido casi anecdótica. Nacieron en PC, donde a diferencia de las consolas retro, era más fácil, barato y rápido desarrollar. Pero, ¿qué han aportado a la industria? ¿Suponen los juegos indie una mejora de la calidad? ¿Han llegado para quedarse o son una moda pasajera?.

Breve historia de los indies

Corrían los tiempos de la Nintendo 64, año 1996. Las empresas de consolas, principalmente la gran N, Sony y Sega (con su consola Dreamcast) lideraban el mercado del entretenimiento y del videojuego. Sin embargo, el desarrollo de juegos no era para todos. Solo los grandes estudios podían llevarse un pedazo del pastel, pero tenían que pagar para poder desarrollar sus juegos en las consolas de moda del momento:

Kit de desarrollo oficial para Nintendo 64. Precio en la época: más de $2000

Por aquel entonces, algunos de los hackers más talentosos se las ingeniaban para poder correr sus juegos caseros reutilizando hardware para hacer trampas (o trucos), como el GameShark:

Desafortunadamente, muy pocos de estos llegaban a tener el visto bueno por parte de las compañías fabricantes. Mientras tanto en PC, otro gallo cantaba. Desde los años 80, informáticos de todo tipo programaban juegos para sus Spectrum, ZX81s, VIC-20s, y ordenadores Acorn. Resuenan todavía nombres de juegos como Animal Quest, o Football Manager.

Juego casero ejecutándose con un GameShark y un cartucho original modificado.

Sin embargo internet aún no era como lo conocíamos: la mayoría de desarrolladores se veían forzados a lanzar sus juegos de forma gratuita (shareware) para que estos llegaran a la gente. Algunos, aunque pocos, lograban establecerse en el mercado y obtener beneficios. Pero la era de la World Wide Web estaba a punto de llegar.

Indies, años 2000-2010 y consolas modernas.

Con la llegada del nuevo milenio llegaron nuevas consolas y plataformas: Xbox (la original), Game Boy Advance, o PS2. Aparecieron algunos pequeños estudios de desarrollo, que con juegos de alta calidad consiguieron el visto bueno para publicarse. Desgraciadamente, las condiciones para desarrollar juegos nuevos directamente en las consolas tradicionales se hicieron cada vez más estrictas: kits de desarrollo con precios desorbitados, con contratos de confidencialidad, y limitados a un cierto número de usos mediante licencias.

Una época oscura para los desarrolladores independientes. ¿A qué se debió esta situación? Desde mi punto de vista, puramente al factor tecnológico y al mercado: con la piratería en auge y el crecimiento de internet, las compañías de videojuegos debían asegurarse de que los secretos de su hardware no se filtraran, o todo su modelo de negocio se vería comprometido. Las grandes compañías asfixiaron a los videojuegos independientes.

Especialmente los dos gigantes japoneses: Nintendo y Sony, con sus políticas excesivamente cerradas. Xbox por su parte, contó con un moderado catálogo medianos estudios y alguno pequeño, que dejaron auténticas joyas en la consola. No solo eso, por su similitud a un PC, pudo ejecutar hasta ports de ordenador e incluso con mejor rendimiento, aunque no siempre oficiales.

Años más tarde se lanzaba la Nintendo DS, una consola que ya es mítica y nostálgica. La gigante japonesa se abría a los desarrolladores independientes, con kits más baratos, aunque no tanto. Recibíamos grandes juegos como Scribblenauts, del pequeño desarrollador 5th Cell. También el aclamado <<juego>> Colors, que comenzó como una aplicación casera hecha por un aficionado pero que más tarde recibió el apoyo de Nintendo. Sin embargo, Xbox 360 fue la gran impulsora de los indies, tal vez una adelantada a su tiempo. Aquí podeis consultar una lista muy extensa de todos los juegos que se lanzaron mediante el ya difunto programa XboxLiveIndies. Descanse en paz.

El renacimiento indie: años 2010-2020.

Con el final de una década, acercándose la próxima generación de consolas y ante el crecimiento imparable del formato digital, los juegos independientes renacen y vamos a disfrutar un montón. Esta era dorada comienza, para mi, con dos juegos: Minecraft y Limbo.

Sobre el primero no hace falta decir mucho para justificar su importancia. A los pocos años de nacer, su base de jugadores creció de forma exponencial, gracias al multijugador. El resto de la historia ya la sabes: con millones de jugadores, Microsoft compra el juego años después. He dedicado probablemente hasta un millar de horas o más a Minecraft (no exagero) y han sido más que merecidas.

Minecraft sigue en auge: ya ha superado los 200 millones de copias ...

Y como olvidar al plataformero Limbo, que sentó las bases para muchos títulos posteriores y que supuso un récord en ventas, el primero que evidenciaba que los consumidores cada vez más, demandaban este tipo de juegos: de calidad, no necesariamente utilizando las tecnologías puntas del momento, pero divertidos o desafiantes.

Estos dos juegos sentarían las bases de mucho de lo que hoy en día tenemos, por nombrar algunos ejemplos: Terraria, Shovel Knight, Hollow Knight, Inside, The Binding of Isaac, Super Meat Boy, Cave Story.

Un bonito futuro

El futuro es bonito, esperanzador. Al menos para muchos. Y es que, desde el boom de los juegos indies, tenemos grandes iniciativas que permiten que buenos títulos lleguen al consumidor casual:

  • Steam y su alta popularidad en PC
  • El programa ID@XBOX y el servicio Game Pass
  • Los <<Nindies>> o indies de Nintendo
  • etc.

Gracias a todos estos programas, a nuestras consolas llegan juegos que de otra forma no podríamos llegar a conocer. La única pega: el mercado de PC, está saturado de juegos malos, horribles, plagiados, sin inspiración, rotos, bugeados, o aburridos. La tienda de Steam, con sus pocos o inexistentes filtros de calidad, alberga miles (sí, oyes bien, miles) de juegos basura. En consolas encontrarás un buen surtido de juegos decentes donde merece la pena gastar tu dinero. Aunque el fenómeno de la saturación ya ha llegado a consolas, solo que aún no a la nivel de Steam.

En definitiva, que los videojuegos independientes, han llegado para quedarse, y ahora más que nunca cualquier persona o grupo pequeño puede subirse al tren. ¿A qué esperas tu?

Por si aún te queda dudas de que hay que darle una oportunidad a este tipo de juegos, pásate por los lunes de gamepass, donde vas a descubrir auténticas joyas ocultas.

Larga vida a los indies.

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Gamer multiplataforma pero apasionado del universo de Halo.
Leo, pico código y cacharreo todos los días.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario