Alan Wake (2010): El juego que marcó una época

Todos sabemos que Xbox 360 fue la más próxima o incluso la generación que consiguió sobreponerse a la competencia (PS3) en determinados tramos. Diversos exclusivos en aquella época supusieron puntos añadidos para Microsoft. Uno de esos juegos que marcó la diferencia y puso Xbox en boca de todos fue el venerado Alan Wake. En este artículo, aprovechando la salida de su segunda parte, vamos a repasar y hablar de este juego que dio tanto que hablar y sorprendió a propios y extraños.

El concepto de Alan Wake

El juego ya se anticipaba desde su desarrollo como algo que revolucionaría el mundo de videojuego. Para 2005 el “nuevo” concepto de los juegos 3D había sido más que explotado en los géneros habituales. A estas alturas, la industria necesitaba algo más que buenos gráficos y 3D para llamar la atención de los usuarios.

Sam Lake, desde Remedy, inició un largo desarrollo de más de 5 años de un juego que cambiaría la industria. Quería un juego distinto y lo que tenían muy claro es que debía apoyarse en el cine y las series. Series que, por aquel entonces, empezaron a gozar de mejor aceptación entre las estrellas de Hollywood. En décadas anteriores, las series se consideraban algo de “segunda fila” para el star system. El concepto de cliffhanger y el formato episódico, junto a un guion elaborado y una banda sonora selecta, supusieron un cóctel excepcional. En 2010 tras 5 años de duro trabajo, salió a la venta Alan Wake. Se trataba de un juego que mezclaba el concepto de survival horror, la acción y cierto plataformeo, Y no solo eso, la narrativa del título supondría un paso adelante y lo diferenciaría del resto de los juegos coetáneos.

La historia

El conocido y exitoso escritor Alan Wake llega con su mujer, Alice, a un apacible pueblo Bright Falls. Su objetivo era descansar y evadirse tanto de la presión mediática como de cierto bloqueo creativo. Al llegar al bar del pueblo para recoger las llaves de la cabaña que habían reservado ya advertimos algo extraño en la anciana que se las entrega. Pero cuando la pareja llega a la cabaña, Alice desaparece en el lago y Alan no duda en lanzarse a por ella.

Tras esto, Alan tendrá que resolver el rompecabezas de lo que está sucediendo ahí mientras trata de permanecer cuerdo. Una oscuridad domina la localidad y nuestro protagonista tendrá que enfrentarse a ella. Mientras tanto, tendrá que averiguar qué son las extrañas páginas de una novela que halla en su camino y cuyo autor parece ser él mismo. Contará por el camino con buen elenco de personajes, como su agente Barry o la sheriff local, que tratarán de ayudarlo.

El concepto de mezcla de géneros, una historia adictiva y episódica, el inteligente uso de la linterna y todos los factores antes mencionados conectaron de inmediato con el público. Se creó un fandom enorme y, con ello, más productos para la franquicia: Los DLC de “El Escritor” y “La señal”, su “secuela-expansión” American Nightmare, la webserie Bright Falls como precuela de la historia de Alan. Alan Wake se había convertido en un fenómeno y ya nada podía detenerlo.

Las ventas y su influencia en el ascenso de Xbox

Si bien no empezó números estratosféricos, sus ventas se estiman en casi 1.500 000 unidades vendidas hasta diciembre de 2011. Esto abarca tanto las copias físicas como digitales del juego en Xbox 360. Desde Microsoft se vio el potencial y el valor del juego y en algunas regiones se incluía una copia de Forza Motorsport 3 de regalo con su compra.

Los números en cuanto a ventas bailan según la fuente, pero se estima en casi 4.500.000 las ventas de la franquicia en Xbox y PC. Ese importante número en ventas fue multiplicado por el boca a boca. Los usuarios se dejaban el juego entre ellos y la fiebre y fascinación por Alan Wake se extendía. A ello se unió el pirateo masivo del juego, estimado en más de 1.000.000 de discos “tostados” con el juego.

El juego únicamente salió en Xbox 360 y PC. Sony, con su PS3, estaba en uno de los pocos “baches” durante su carrera como creadores de hardware. Este exclusivo, unido a sagas míticas aún hoy en día como Halo o Gears of War, hicieron que Xbox 360 conquistara muchos corazones gamers y la marca se diera a conocer a mucho público que, hasta entonces, sólo daba opción a Sony.

Las influencias de Alan Wake

La más obvia y siendo mencionado muchas veces durante la historia: Alan Wake no deja de ser un Stephen King dentro de su mundo. Un escritor especializado en terror, top ventas y con una fama que le precede. Al mismo tiempo, este personaje se encuentra viviendo una historia sobrenatural donde la lucha entre el bien y el mal están muy presentes. Sin duda, puede recordarnos a muchas de las historias creadas por el escritor de Maine.

Más allá de esa tan evidente, el juego adapta muchos elementos de una película considerada una de las mejores adaptaciones de Lovecraft, aunque en este caso de manera indirecta. Hablamos de “En la boca del miedo” (John Carpenter, 1994). Si nos fijamos, en ambas un escritor de terror de gran éxito es el desencadenante de la historia. No es la única cosa en común y es que, de nuevo en ambas, dicho escritor es el que crea el mundo en el que transcurre la historia. Sus palabras generan el mundo que vemos. Y seguimos con más similitudes, ya que también ambas cuentan una lucha por mantener la cordura y ver qué es real y qué no.

Durante las primeras horas de Alan Wake, el principal terror no viene de monstruos, sino del miedo a la locura y a no saber distinguir lo real de lo imaginado o soñado. Un terror más real es el de los cazadores y enemigos con hacha, también presentes en la película.

El personaje que interpreta Sam Neill, dirimiendo realidad y ficción

El concepto de terror y ciencia ficción va muy ligado también a la que para muchos es considerada la mejor serie del género: Twilight Zone, de la que hablaremos más adelante. Tampoco podemos obviar la similitud temática y ambiental con algunas de las historias de “Expediente X” (Chris Carter 1993-2001 y 2016). En España supieron ver ese referencia y es por ello que Alan Wake cuenta con la voz del actor de doblaje del Agente Mulder (David Duchovny).

Los guiños cinéfilos…

Alan Wake demuestra un profundo amor por parte de sus autores por el cine. Ya hemos comentado anteriormente la película de John Carpenter como una de las principales fuentes de inspiración. Pero el mundo del cine y las series sale mencionado explícita e implícitamente durante el juego.

Una de las primeras referencias viene por parte de nuestro agente Barry refiriéndose a los habitantes de Bright Falls como paletos y que acabarán como en “Defensa”. Barry habla de la película de John Boorman de 1972, titulada originalmente Deliverance. En ella. uno de los personajes es violado por otro en una escena cruenta y poderosa. Escena que es la primera en la que se muestra la violación a un hombre en la historia del cine.

Escena de Defensa, previa a la comentada

El laberinto de césped en determinada fase también puede verse como un guiño al de la película de “El Resplandor” (Stanley Kubrick, 1980).

Y también a las series

Otra clara referencia, ésta más implícita, es a la serie de Twin Peaks (David Lynch, 1990-1991 y 2017). La ambientación del pueblo y su propio locutor de radio son más que evidentes. De hecho, la primera instancia del pueblo que visita nuestro protagonista guarda un sensible parecido a la cafetería de la conocida serie. Además, de nuevo, lo inexplicable y la existencia de otras dimensiones donde habitan seres oscuros y poderosos son reconocibles en ambas historias.

Otra serie, ya mencionada, se referencia incluso emulando su cabecera. Night Springs podrá verse en varios televisores a lo largo de nuestra aventura. Su introducción y contenidos (ciencia ficción y terror), son iguales a los de la genial “La dimensión Desconocida” (Twilight Zone, Rod Serling, 1959-1964). No es baladí que se referencie a dicha serie, ya que es considerada la mejor de la historia en lo que al género ciencia ficción-terror se refiere. Esta es una serie tan influyente que se ha intentado retomar décadas después y cuyas referencias permanecen hoy día en la cultura popular. Este nivel tan alto se consiguió adaptando guiones de algunos de los mejores autores del género.

El remaster y la secuela de Alan Wake

El éxito en ventas y el fandom creado generaron la necesidad de más sobre Alan Wake. American Nightmare pasó bastante desapercibido, alejándose del espíritu del original. Y pese al deseo de la comunidad y a lo rentable que parecía ser una secuela, se produjo una total sequía de Alan Wake. No sería hasta 2021 que llegó el remaster del juego original. Este incorporaba controles mejorados, los 60 FPS y la calidad gráfica 4K para permitirnos gozar de una experiencia aún más placentera. El juego obtuvo notables ventas convirtiéndose en una compra casi obligada para fans. Además abrieron la puerta de entrada a nuevos jugadores que descubrían el título por primera vez y allanaban el camino para lo que llegaría sólo dos años después.

Este remaster no hacía sino prepararnos para este 2023 y la salida, 13 años después, de Alan Wake 2. Ni qué decir tiene que hay muchas esperanzas depositadas en esta secuela. El título parece apuntar algo más al terror y al estilo survival horror que al estilo thriller sobrenatural. Por otro lado, se espera una mayor complejidad y mejoras en el combate. Si esta segunda parte pasará a la historia como ya lo hizo la primera, sólo el tiempo lo dirá.

Desde Área Xbox esperemos que os haya gustado este artículo y sólo recordaros que… ¡No es un lago, es un océano!

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Extermino alienígenas. Jugón y cinéfilo

Entradas relacionadas