Análisis Pawarumi

En un mundo en el que el Concilio gobierna las naciones con puño de hierro, tendrás que encarnar a Axo, piloto de la legendaria nave Chukaru. Vive su enfrentamiento contra la infinidad de ejércitos del Consejo, domina el poder de la Chukaru y encuentra el verdadero objetivo que ocultan tus acciones. ¡Tendrás que revelar un oscuro secreto! Pawarumi es un shoot’em up moderno que se desarrolla en un retro-futurista universo pre-colombino. ¡Te pondrás a los mandos de la todopoderosa nave Chukaru y sus tres armas únicas! ¡Dispara con criterio y podrás duplicar el daño, curarte o cargar el superataque!

Pawarumi presenta como modo principal el Arcade, un modo entrenamiento y un modo Tutorial (te recomiendo que lo completes, enseña los mecanismos de combate y nos prepara para los desafíos en el modo Arcade). Una vez que ya sabemos movernos y como atacar a cada enemigo, es hora de elegir uno de los tres ajustes de dificultad: Fácil, Normal y Difícil. Cada modo de dificultad no solo altera el nivel general de desafío, sino también el final del juego. En la dificultad normal, lucharás en cinco niveles diferentes, mientras que en Fácil solo hay cuatro. En el modo difícil cambian el orden de los jefes, además de aumentar la dificultad predeterminada.

Gráficos

Su apartado gráfico nos ha gustado bastante, con naves bien modeladas y animadas, una gran variedad de enemigos, escenarios detallados con transiciones vistosas y funcionando en todo momento con mucha fluidez.

El juego tiene parche a 4k para Xbox One X, funcionando a 4k, mientras que en la Xbox One S o Fat funciona a 1080p.

Los efectos de luces y explosiones son abundantes y están muy bien realizados, aportándole ese toque futurista que tan bien le sienta al juego, el mayor problema que le hemos encontrado es el mencionado color de los enemigos, que al utilizar tres colores pueden dar la sensación de repetición, los proyectiles a veces se funden con el escenario y son complicados de distinguir.

Sonido

En el apartado sonoro tenemos melodías que acompañan perfectamente a la acción y cuya variedad no es muy amplia, se nos hacen algo pesadas, los efectos de sonido de disparos y explosiones están bien realizados.

Los textos están en perfecto castellano para poder seguir a la perfección el funcionamiento del juego.

Jugabilidad

Hay un total de cinco niveles y jefes en Pawarumi, presentados a través de una magnífica escena antes de cada nivel. Estas escenas no añaden mucho en términos de narrativa, pero se agradecen de todas formas. Cada jefe son distintos, gracias en parte al estilo artístico único del juego. Y uno de los jefes se parece mucho a la versión de Arnold Schwarzenegger de Mr Freeze del universo de Batman. Los niveles tienen bastante variedad y profundidad, aunque no verás mucho durante el juego debido a lo rápido que avanza el juego.

Después de esta breve introducción, en cada fase debes llegar al final de cada nivel para enfrentarte al jefe. La nave de Axo presenta tres armas diferentes con tres colores diferentes: verde, azul y rojo. Y cada arma está asignada a un botón correspondiente en el mando. Verde, conocido como Serpiente, se asigna a «A» y dispara ráfagas de pequeños rayos láser. El azul, conocido como Condor, se asigna a «X» y lanza un potente rayo láser directamente al frente de la nave. Y, por último, el rojo, conocido como Jaguar, se asigna a «B» y emite láseres de referencia rápida como un rayo, por cierto los mismo colores que los botones del mando de Xbox!!

Los enemigos vienen en tres tipos, combinando la misma paleta de colores. Y con esta paleta de colores, Pawarumi presenta tres mecánicas de combate únicas:

  • Crush, puedes derrotar a los enemigos el doble de rápido: el verde es débil contra el azul, el rojo es débil contra el verde y el azul es débil contra el rojo. Así, por ejemplo, atacar a un enemigo verde con un arma azul los derrotará más rápido.
  • Drain, funciona de manera similar, pero con los colores cambiados. En este caso, el azul es débil contra el verde y así sucesivamente. Con Drain, tienes el súper ataque de la nave asignado al botón «Y». Cuando se activa, libera una andanada de misiles que eliminan a la mayoría de los enemigos en la pantalla. Una buena estrategia para salvar tu súper ataque en las batallas contra jefes, ya que a menudo se agotan en la mitad de la batalla.
  • Boost, puedes cargar el escudo de tu nave atacando a los enemigos con el mismo color de arma que ellos. Estas mecánicas te hacen pensar constantemente sobre la marcha, reaccionar ante los enemigos que te rodean y cambiar de estrategia. Si el escudo esta bajo, por ejemplo, entonces rellenar la barra debe ser prioridad máxima.

Duración

Pawarumi nos introduce en escenarios de combate desafiantes y proporciona medios innovadores para superarlos. La mayoría de las veces, la pantalla está llena de enemigos e innumerables proyectiles que se dirigen hacia ti. Dependiendo de la dificultad, requerirán mayor atención y llevarán nuestros reflejos al límite. Pero por cada batalla difícil, hay un enjambre de enemigos más pequeños para que cargues el escudo.

Un pequeño matiz en Pawarumi es la imposibilidad de cambiar la dirección del objetivo de la nave. A menudo, los enemigos se moverán detrás de la nave y no podrás contrarrestarlos más que usando el súper ataque.

Cada jefe difiere en su tamaño y el enfoque general, pero vencer a uno no es necesariamente más difícil que otro. Además, luchar en cada nivel y alcanzar la batalla de jefes suele ser más difícil que el enfrentamiento final en sí. Los jefes siguen el mismo patrón que los enemigos normales y poseen partes de diferentes colores para que los destruyas. A veces, estos colores cambian, lo que te obliga a adaptarte a una nueva estrategia durante la batalla.

Pawarumi tiene una dificultad muy alta y una vez que tu escudo se agota, se acaba el juego. Si fracasas mientras luchas contra el jefe final, debes volver a empezar desde cero. Al completar un nivel o fallar en una batalla, tienes la oportunidad de poner tu nombre a la Tabla de clasificación.

Incluso con múltiples finales, Pawarumi no tardará en quedarse sin contenido. No hay forma de mejorar la nave o alcanzar nuevas habilidades. Y aparte de mejorar tu puntuación en la Tabla de clasificación, realmente no hay razón para volver a jugar el juego. Si todo lo que quieres es un juego rápido y su escasez de contenido no te disuade, Pawarumi te proporcionará unas cuantas horas de acción frenética.

Conclusión

Pawarumi es MUY difícil, es un videojuego atrevido que no te permite el uso de créditos o continues, por lo que hay que echarle muchísimas ganas y usar el modo Entrenamiento para memorizar rutinas y mejorar. Requiere paciencia y tiempo.

Pawarumi es una grata sorpresa para todos aquellos amantes de los shoot em up, pues recoge todo lo bueno de referentes del género como Ikagura o Radiant Silvergun, y los une de forma maestra para lograr uno de los sistemas de juego más complejos de este estilo de juegos. 

Nota Final: 7,5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *