Análisis «We. The Revolution»

Antes de nada recordaros que aquí podéis encontrar nuestras primeras impresiones para ver la evolución de las más de 15 horas de diferencia entre empezar y casi acabar el juego.

Bien, antes de empezar quiero remarcar que, el juego pese a ser independiente es muy complejo y por ello vamos a ir por partes muy esquematizadas.

Nos vemos en la tesitura de un juez, no uno cualquiera si no de un juez revolucionario ahí es nada…

Gráficos

Entramos quizás en la mejor parte. Quitando la complejidad y elaborado de la sección antes comentada. Una ambientación única, representando una revolución francesa realista, hace que cada veredicto que se da haga que te integres e intereses por qué viñetas o transfondo hay detrás. No podemos dejar de enamorarnos de este concept art tan crudo y realista. Uff…

Sonido

Quizás lo peor del juego, hay traducciones que suenan un poco raras, extrañas, fuera de lugar… El juego se escribió en polaco y la translación no es la más acertada y se acentúa teniendo en cuenta de que el juego es básicamente texto.

Idioma

Aquí tenemos un problema, juntándolo con que la traducción no es la mejor, el juego me ha dejado bastante frío. Y es que en España todos sabemos que el inglés no es nuestro fuerte, llevamos muchos años de retraso en este tema, pero esto es otro cantar. Resulta que los tecnicismos jurídicos no son fáciles de asimilar y estamos hablando de que somos jueces… Es un problema que deben de solucionar si quieren vender en España por qué si no este mercado lo van a perder.

Jugabilidad

La base del Gameplay se reduce a muy pocos pasos y accederemos a todos ellos a través del HUD del juego. Solo tendremos que estar atentos a los engaños, falacias y varios embustes mezclados con dosis de realismo, tragedias y conspiraciones. El juego me tienta a compararlo con REINGS, ese juego de deslizar cartas para sobrevivir en un trono cuanto más tiempo mejor. Pero con una salvedad notoria, es muchísimo más que eso. Aquí las vamos a pasar «canutas» y vamos a sufrir a la vez que disfrutar de estas historias contadas a través de un tribunal.

Conclusión

Resulta que este juego es una maravilla, no deja de asombrar y de avivar nuestras ganas de investigar. Ahí nos encontramos un problema, resulta que solo tenemos que asociar unas imágenes a unos hechos y dar el veredicto, demasiado simplificado para mí gusto pero es bien para aquellos que buscan algo más casual. Sumergirte en la revolución es muy fácil en este juego al igual que dar veredictos sin miedo a equivocarse ya que las penalizaciones son leves, solo morirán uno o dos más de los que deberían. Hay que afrontar el problema del inglés y las traducciones pero no dejéis que os eche atrás y os perdáis esta joya que pasa desapercibida en nuestro país.

Nota. 7’5

Entradas relacionadas

Deja tu comentario