Análisis: Mutant Year Zero: Road to Eden – Deluxe Edition

Una aventura táctica que combina el combate por turnos de juegos como XCOM con elementos narrativos, exploración, sigilo y estrategia. Nos ponemos al mando de un equipo de mutantes mientras exploramos el planeta Tierra tras la caída de la humanidad.

El fin del mundo ha llegado, era una cuestión de tiempo, claro; entre el cambio climático imparable, una crisis económica mundial, una pandemia letal y la tensión creciente entre las antiguas y las nuevas superpotencias, el desenlace era algo inevitable. Por primera vez después de 1945, se usaron armas nucleares en un conflicto armado, e incluso antes de que se asentase el polvo, ya se veían nubes de hongos de este a oeste.

Con esta premisa nos adentramos en el juego, una obra de The Bearded Ladies, de la cual los amantes de la estrategia por turnos gozaran en todos los sentidos.

El Arca

En la historia de Mutant Year Zero: Road to Eden, nos encontramos a 3 personajes iniciales, compuestos por el pato Dux, el jabalí Bormin y el humano (pero aún mutado) Selma, al que luego en el curso de la aventura se sumaran dos mutantes más que podemos reemplazar en el equipo. Después de una primera fase tutorial en la que encontramos a los tres en una misión en las tierras alrededor del Arca, volvemos a la base donde descubrimos que el mecánico de la comunidad, no ha regresado de una misión, y entonces dependerá de nosotros adentrarnos en terrenos desconocidos y enfrentándonos a los enemigos que encontraremos. Todo esto nos llevará en el camino hacia el Edén mitológico, hasta que descubramos una verdad desconcertante.

Gráficos

Es un juego que visualmente luce muy bien gracias al trabajo artístico, con un gran diseño de los distintos personajes y enemigos. El juego no es un Triple A, pero sin embargo sí es capaz desde primer momento mostrar un juego sólido en el aspecto gráfico.

El juego corre sobre el motor Unreal y en general el funcionamiento es bueno (en ocasiones fallan algunas texturas), pero lo mejor del juego es sin duda el diseño de escenarios, muy conseguidos y con detalle.

Aunque el juego no especifica que este mejorado para Xbox One X, el juego corre a una resolución de 1800p, mientras la version estándar funciona a 1080p, lo que es de agradecer para los poseedores de pantallas 4k.

Sonido

Hay que hablar del buen trabajo realizado en la parte sonora, destacando de manera magistral su música, acompañado por unos más que correctos efectos sonoros, y unos efectos ambientales que nos meten dentro del mundo que les ha tocado vivir.

El juego nos llega con voces en ingles y con subtítulos al castellano, cosa que se agradece para no perdernos nada de la historia, aunque por defecto los subtítulos son demasiado pequeños.

Jugabilidad

Pero el verdadero corazón de Mutant Year Zero: Road to Eden son, por supuesto, las peleas que, a pesar de estar basadas en turnos similar a XCOM, se enriquecen con una serie de interesantes novedades. En primer lugar, la exploración previa al combate es muy importante: moverse libremente por el área de juego, cuando nos encontramos con enemigos los vemos rodeados por un gran círculo rojo (más pequeño si estamos en modo sigiloso, con la antorcha apagada y agachado) que representa su límite de percepción, sobre el cual notarán nuestra presencia. Esto nos permite movernos a su alrededor sin ser vistos, estudiando el campo de batalla y controlando los patrones de movimiento de los centinelas de patrulla para que puedan atacarlos ellos mismos para que puedan salir sin alertar a sus compañeros.

Esta es una etapa esencial en la estrategia del juego, porque las peleas en Mutant Year Zero: Road to Eden son difíciles y lo último que querrás es ser abrumado tácticamente por los enemigos: estudiar adecuadamente el campo de juego , reducir los rangos enemigos antes de enfrentarse a la mayor parte de sus fuerzas y localizar las mejores posiciones desde las que atacar (generalmente las que ofrecen la mayor cobertura y posiciones elevadas), es esencial para sacar ventaja de una batalla.

Parte de la preparación del combate también está en la elección de los personajes y su armamento a utilizar: por ejemplo,
si nos enfrentamos a uno o dos enemigos aislados, el enfoque ideal es el que tiene armas con silenciador o poderes que se las arreglan para noquearlos en silencio sin darles la oportunidad de alertar a los otros compañeros en el mapa. Si estamos a punto de hacernos cargo de un gran número de enemigos, entonces será mejor utilizar personajes armados con rifles de asalto o escopetas, lanzagranadas y poderes más destructivos, capaces de quitar la mayor salud de los enemigos en el menor tiempo posible.

Una vez que hayas decidido las tácticas con las que enfrentarte a los enemigos, sólo tienes que colocar a nuestros personajes eligiendo para cada uno el punto desde el que comenzar la pelea; A partir de ahora, las similitudes con XCOM son mucho más pronunciadas. El sistema de combate es de hecho más o menos el mismo: cada personaje tiene dos «puntos de acción», que pueden gastar moviéndose en una cuadrícula dentro de su propio rango de movimiento, disparando con el arma, recargando o escondiéndose detrás de un refugio o listo para disparar a un movimiento de enemigos. Cuando apuntamos a un enemigo, se nos muestra la probabilidad de golpearlo, dependiendo de la proximidad y/o no de la presencia de refugios, y la de infligir un golpe crítico, que le quita una mayor cantidad de salud.

Las peleas en Mutant Year Zero: Road to Eden son bastante difíciles incluso si seleccionas la dificultad más baja y esto nos obliga a pensar cuidadosamente en cada uno de los movimientos, estar a cubierto es esencial, al igual que posicionarse en altura, mientras que a veces puede ser mejor retirarse para preparar adecuadamente un contraataque, tal vez desde la distancia con un rifle de francotirador. Complicando las cosas, también hay enemigos robóticos, capaces de revivir a los enemigos derribados, o mechs gigantes que requieren mucho esfuerzo para ser eliminados; En estos casos, el uso de granadas EMP es esencial para desactivarlas temporalmente mientras recuperamos a los caídos.

Duración

El juego nos puede durar entorno a unas 20 de horas, en niveles de dificultad bajo, ya que si aumentamos la dificultad nos encontraremos ante un juego que se convierte literalmente en un infierno, sobre todo por la opción de muerte permanente… desde luego un reto solo apto para jugadores muy experimentados.

Recordaros que el juego esta actualmente en el Xbox GamePass.

Mutant Year Zero: Seed of Evil

El juego en su versión deluxe incluye la expansión DLC: SEED OF EVIL (14,99€ precio de venta por separado) que continúa la historia de Mutant Year Zero: Road to Eden, añadiendo más horas de juego (unas 5h) y un nuevo mutante: Big Khan «el alce«. Explora nuevos lugares y embárcate en una misión para salvar el Arca de una invasión misteriosa.

Conclusión

La combinación de sigilo en tiempo real, con el juego táctico, Mutant Year Zero: Road to Eden abre nuevos caminos para los amantes de la estrategia por turnos, un juego notable, un título que todos los amantes del género deben probar.

POSITIVONEGATIVO
Diseño de personajes y entornos.Subtítulos demasiados pequeños por defecto.
Historia que te atrapa poco a poco.La dificultad es un tanto elevada en algunos momentos.
Es un juego Play Anywhere.

Nota Final: 8,5

Podéis adquirir el juego a través de este enlace en la tienda de Microsoft.

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Entradas relacionadas

Deja tu comentario