Análisis Assassin’s Creed Mirage: ¿Vuelta a los orígenes?

Tras una última trilogía más enfocada al RPG, conformada por Origins, Odyssey y Valhalla, no eran pocos los fans que, pese a la indudable calidad de estos títulos, pedían una vuelta a la esencia original de la franquicia. Justamente esto es lo que prometía Ubisoft con Assassin’s Creed Mirage, la nueva iteración ambientada en la impresionante Bagdad del siglo IX.

Sin embargo, de lo que se promete a lo que se acaba cumpliendo, siempre hay un paso. Por tanto, ¿habrá cumplido Assassin’s Creed Mirage con esas espectativas? En este análisis os quedará despejada esa duda:

Los Ocultos y la Orden

La trama principal de la saga siempre trató sobre la incesante lucha entre el bien y el mal; los Asesinos y los Templarios. Trabajar en la sombra para servir a la luz e impedir el sometimiento del pueblo por parte de los poderosos. Esa es una de las cosas que se había dejado atrás en las últimas entregas. Basim, quien apareció más tarde en la aventura de Eivor por Inglaterra, es el protagonista.

Y justo ahí entra Assassin’s Creed Mirage, recuperando toda esa trama de Asesinos y Templarios, aquí conocidos como Ocultos y la Orden respectivamente, ya que nos encontramos 3 siglos antes de las aventuras de Altaïr por en las Cruzadas por Masyaf y demás. De todas formas, aunque cambien los nombres la esencia viene a ser la misma.

Sin embargo, esta vez se ha eliminado casi completamente la historia del presente. Solo se limita a una cinemática de unos 2 minutos de duración al comenzar una nueva partida. El Animus y todo lo que ocurre fuera de él, aquí no tiene ninguna importancia. Aunque ya las últimas iteraciones iban dejando este apartado cada vez más olvidado, lo cierto es que en Mirage directamente no existe.

Mecánicas que regresan en Assassin’s Creed Mirage

En Assassin’s Creed Mirage el sigilo es imprescindible. Hay un sistema de combate muy simple que nos permitirá plantar cara a los enemigos si nos decubren, pero desde luego no nos compensa. Siempre nos va a interesar el sigilo si queremos sobrevivir, y por eso tenemos el regreso de la hoja oculta como siempre la hemos conocido, asícomo distintos artilugios tales como cuchillos arrojadizos o bombas de humo que nos ayudarán en nuestra tarea.

Por otro lado, como volvemos a pertenecer a la hermandad, el único objetivo de cada misión de Basim será el de ejecutar a diferentes miembros de la Orden que están abusando de su poder. Para ello, no basta con ir a sus localizaciones y eliminarlos así como así. Debido al poder e influencia que estas personas poseen, antes tendremos que “sacarlos de su cueva” llamándoles la atención y esquivando a sus protectores.

Tras eso, ya sí podremos encargarnos de ellos, y una vez completado el trabajo hemos de manchar con su sangre una pluma y llevarla al escondite de los Ocultos como prueba. Porque sí, el escondite de la hermandad que hace las veces de base de operaciones regresa directamente desde las primeras entregas. Así como el mezclarse con la muchedumbre, hurtar a gente o la posibilidad de quitarnos la notoriedad sobornando a mensajeros o arrancando carteles de Se busca.

Dejando atrás gran parte de lo que caracterizó a Valhalla

Mirage no cuenta con casi ningún elemento RPG. No tiene subida de nivel como tal, ni un mapa inabarcable con infinidad de cosas por hacer. Por supuesto, el mapa sigue siendo considerablemente grande como siempre lo fue en la franquicia, pero deja atrás aquello de tener que invertir cientos y cientos de horas para poder completarlo todo.

Al no haber subida de nivel, se acabó el tener que estar en cuenta de qué nivel tienen los enemigos para saber si podemos derrotarlos o no. Hay enemigos fuertes y débiles, pero no poseen ningún tipo de nivel de habilidad. No obstante, sí que tenemos un árbol de habilidades gracias al cual desbloquearemos mejoras gastando puntos, consiguiéndose estos simplemente completando misiones.

Ahora bien; el parkour, aunque divertido, está mucho más cerca del visto en la odisea por el mundo vikingo, con añadidos clásicos como los elevadores. Por desgracia, no contamos con todas esas posibilidades vistas con Altaïr o Ezio. A pesar de esto, sí es cierto que se retoma la importancia de las alturas, de correr por los tejados de los edificios. En muchas cinemáticas estaremos viendo a los personajes muy estáticos y a veces sin demasiadas expresiones faciales.

Bagdad y la rigurosidad histórica de Assassin’s Creed Mirage

La rigurosidad histórica de Assassin’s Creed no sorprende ya a nadie a estas alturas. Siempre se ha caracterizado por intentar mostrar de la mejor manera posible la cultura, religión, costumbres o arquitectura que se encontraba en determinadas épocas y lugares históricos. Mirage, cómo no, no se ha olvidado de esto en su Bagdad del siglo IX, hace ya unos 1.200 años.

En cada zona importante de la ciudad encontraremos puntos de interés que nos revelarán interesantes datos históricos sobre ese mismo lugar, aunque de momento no hay un “Discovery Tour” como tal, el famoso modo museo que se empezó a implementar a partir de Origins. No sabemos si esto podría llegar en un futuro, pero no sería de extrañar al haber pasado ya varias veces.

En las calles cuidadosamente recreadas de Bagdad encontraremos mercaderes o herreros para comprar y mejorar nuestro equipamiento, y también numerosos secretos y coleccionables que nos permitirán mejorar nuestras capacidades, los cuales podemos encontrar más fácilmente gracias a nuestro compañero águila. Como comenté antes, no estamos ante un juego que nos lleve centenares de horas completar, sin dejar de ser un “mundo abierto”.

Un gran nivel técnico y sonoro, pero…

A nivel sonoro no solo encontramos una gran banda sonora que entona perfectamente con la ambientación y los momentos de tranquilidad, sigilo o tensión. También, como de costumbre, contamos con un excelente doblaje al castellano que utiliza el idioma original (árabe en este caso) en algunas frases intermedias, como ya pasaba, por ejemplo, con el italiano en la trilogía de Ezio.

Técnicamente Assassin’s Creed Mirage es precioso. Te puedes quedar quieto varias veces simplemente observando la ciudad de Bagdad y sus estructuras y paisajes. A pesar de esto, no se nota una clara evolución con respecto a Valhalla, siguiendo muy de cerca los pasos de este en el apartado gráfico. Eso sí, tenemos varias opciones de gráficos disponibles (al menos en Xbox Series X|S) según la preferencia de cada jugador, priorizando resolución y detalles, o tasa de fps.

En lo personal, tampoco me he topado con ningún bug importante que se deba recalcar, más allá de los típicos de índole visual que no empañan en absoluto la experiencia. Os aseguro que no os debéis de preocupar en este sentido. La IA (inteligencia artificial) del enemigo es otro tema, y es que esta se nota poco trabajada la mayoría del tiempo. Hay veces donde he llegado a eliminar algún guardia delante de las narices de otro, y no he sido descubierto. Además, te suelen perder de vista bastante fácil.

¿Es Assassin’s Creed Mirage la vuelta a los orígenes que esperábamos?

En definitiva, ¿cumple Assassin’s Creed Mirage con esa vuelta a los orígenes que se nos prometió a los fans más acérrimos? La respuesta está entre el sí y el no, con una clara inclinación hacia el sí. Tras tantos años, por fin vemos de vuelta algunas de esas mecánicas que ya creíamos olvidadas, como la importancia de la hoja oculta, el sigilo o el mezclarse con la multitud. No obstante, aún seguimos encontrando resquicios de las últimas entregas, principalmente en el parkour, sistema de combate y las escenas cinemáticas.

Dejamos atrás casi cualquier elemento tipo RPG para volver a una experiencia más clásica, de un mundo semiabierto sin más donde el objetivo principal es eliminar a una serie de personas poderosas que están abusando de su estatus. El título, con una duración aproximada de 12 horas en su historia principal y unas 20 para el 100%, es una mezcolanza de lo nuevo y lo antiguo que resulta ser perfectamente compatible, a pesar de que quizás en algunos temas no es exactamente como lo esperábamos. Los fanáticos del Credo de los Asesinos quedaréis más que contentos, eso seguro.

Assassin’s Creed Mirage está disponible para Xbox Series X|S, Xbox One, PS5, PS4 y PC. Desde Área Xbox agradecemos enormemente a Ubisoft España por el código de la Deluxe Edition proporcionado para este análisis.

Assassin's Creed Mirage

8.1

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.5/10

Jugabilidad

8.2/10

Historia

7.5/10

Pro.

  • Trae de vuelta varias mecánicas clásicas de la saga, y deja atrás casi cualquier elemento RPG
  • Rigurosidad histórica con muchos detalles sobre los lugares que visitamos
  • La hermandad de los Asesinos (aquí Ocultos) vuelve a cobrar importancia
  • Tanto técnica como sonoramente, como de costumbre, está a un alto nivel
  • Excelente doblaje al castellano

Contra.

  • El Animus y toda la trama del presente queda casi totalmente eliminada
  • La inteligencia artificial del enemigo no está tan trabajada. Esto podría solucionarse mediante un futuro parche

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Juego a videojuegos desde que tengo uso de razón, así que se puede decir que me gusta un poco hablar sobre ellos.

Entradas relacionadas