Análisis de Disintengration

Disintengration es lo último que nos llega de las manos de Marcus Lehto. Para muchos puede que este nombre no signifique demasiado, pero estamos hablando de uno de los cocreadores del primer Halo. Lehto ha formado su propio estudio, V1 Interactive, gracias a su trabajo y a la colaboración de Private Division nos llega este interesante título. Dicho esto, ¿qué podemos esperar de Disintengration?

Pues bien, viendo quien está detrás de esta producción, más de uno pensaría que estamos ante un posible triple A. No obstante, la realidad es muy distinta. Disintengration es un título que lleva varios años en desarrollo, aunque sólo en este último ha logrado congregar a un total de 30 trabajadores. Es por ello que el resultado final es un título de una buena calidad, pero muy alejado de ser una superproducción.

Cuando hablamos de este juego, lo primero que tenemos que mencionar es que no se trata de un juego nada convencional. Y es que, estamos ante un título que intenta mezclar las clásicas mecánicas de un FPS, con diferentes componentes estratégicos. Esto da como resultado un producto muy original, aunque el resultado no es tan positivo como quisiéramos. Si con lo comentado hasta ahora has sentido algo de curiosidad, te recomendamos que no te pierdas el siguiente análisis.

Un mundo de máquinas

Cuando comenzamos nuestras andadas en Disintengration, veremos que estamos ante un universo muy particular. El mundo de Disintengration, nos introduce en un contexto en el que muchos humanos han tenido que abandonar sus cuerpos, trasladando sus mentes a cuerpos imperecederos. Este proceso es el que se conoce como integración. El problema viene debido a que los Rayonne, una facción misteriosa, quiere que toda la humanidad se someta al proceso de integración.

Es aquí donde entra en juego nuestro personaje, Romer Shoal. Un antiguo piloto de graviciclo que tras liberarse de su prisión se une a un grupo de forajidos y se ve envuelto en toda una lucha revolucionaria. Entorno a estos sucesos y a este proceso de revolución girará toda la historia de Disintengration.

Debemos decir que a pesar de que la historia por lo general se sigue con interés, nuestro protagonista se siente un tanto falto de carisma. Estando muy lejos de ser un líder revolucionario.

Un apartado técnico de luces y sombras

Dejando a un lado el plano narrativo, tenemos que mencionar que el apartado técnico de este juego nos ha dejado bastante fríos. Está claro, que como hemos comentado al inicio de este análisis, Disintengration se encuentra muy lejos de ser un triple A en cuanto a presupuesto. Aun así, existen errores que no podemos evitar señalar.

El principal error es el que encontramos en la tasa de frames. No tardaremos en darnos cuenta de que el juego cuenta con unos bajones de frames muy notables y que siendo honestos influyen mucho en como se siente el juego en nuestros mandos.

Los problemas de framerate son una constante en Disintengration

Por otro lado, es cierto que artísticamente y a niveles gráficos el juego no luce nada mal. Los escenarios por los que nos moveremos son por lo general bastante vistosos y grandes, aunque puede ser que en ocasiones nos de la sensación de que estamos en el mismo sitio que la misión anterior. A su vez, los personajes cuentan con unos modelados más que interesantes Y sus habilidades lucen por lo general bastante bien. Otro punto a su favor es que el escenario puede ser destruido en cierta medida. Nada del otro mundo, pero se siente bien implementado.

A nivel sonoro, el juego rinde como era de esperar. El sonido de los disparos se siente realmente bien, contando con diferentes sonidos para cada tipo de arma que utilicemos. Aun así, encontramos la pega de que el sonido de los disparos ensordece una banda sonora que queda relegada totalmente a un segundo plano. Finalmente, tenemos que comentar que el juego nos llega traducido al castellano aunque el doblaje se mantiene sólo en inglés.

A bordo del graviciclo

Una vez comentado todo lo referente al apartado técnico, tenemos que entrar de lleno en la jugabilidad de este título. Posiblemente lo que hace único a este Disintengration sea su jugabilidad. En este sentido, estamos ante un juego que se aleja bastante de lo convencional, mezclando dos géneros bastante dispares como es shooter y la estrategia en tiempo real.

Para introducir esta mecánica, V1 Interactive ha introducido el graviciclo. Un vehículo unipersonal, que nos permitirá volar mientras disparamos y comandamos a nuestras unidades. El graviciclo es el eje central de la jugabilidad de Disintengration. Desde él, tendremos una visión mucho más amplia del campo de batalla.

Con respecto a la mezcla de géneros, tenemos que decir que Disintengration se queda simplemente a medias. El juego no llega a profundizar en ninguno de los dos conceptos, quedando como resultado un juego excesivamente simple.

Por un lado, cuando comencemos a jugar, lo normal es que disparemos sin parar a las hordas de enemigos que aparecerán por el escenario. No tardaremos en darnos cuenta que nuestros disparos hacen muy poco daño a los enemigos. Esto es algo que hace Disintengration a posta, para que utilicemos a nuestras unidades.

Esto no es un mal planteamiento, el problema es que las acciones que podemos realizar con nuestras unidades son demasiado limitadas. Dependiendo de la misión, comandaremos a un número de unidades u otro, aunque rara vez superaremos las cuatro, cinco unidades. Cada una de ellas contará con una habilidad especial, la cual bien utilizada nos dará una buena ventaja en combate.

Una mezcolanza de géneros que no termina de funcionar

La realidad es que cuando llevemos un rato jugando a Disintengration, veremos que tiene muchos elementos de otros géneros. Tenemos como hemos comentado, elementos de shooter y de estrategia, pero también tiene algunos elementos de RPG, que nos permiten mejorar a nuestros compañeros y a nuestro graviciclo.

Esto no es algo problemático si se ejecuta bien. Lo que ocurre es que en Disintengration, todos estos elementos están presentes de una forma tan superficial, que hacen que no aporten demasiado a la fórmula jugable. Es más, en cierto modo hace que pierda parte de su personalidad.

Dentro de esta simpleza, el punto que se ha visto más afectado ha sido el componente estratégico. Ya que este se limita únicamente a utilizar las habilidades de nuestros personajes o bien que interactuen con ciertos objetos de misión como paneles u algunos coleccionables. Es aquí donde todo lo trabajado en el juego se diluye, dando como resultado un producto bastante más mediocre de lo que podía haber sido.

Por otro lado, hay que mencionar que a pesar de que la historia como decimos se puede seguir con interés, debido a la simpleza de su acción esta se puede volver bastante tediosa en muy poco tiempo. La falta de habilidades, de enemigos y en definitiva la falta de profundidad suponen un gran peso.

Disintengration, un multijugador interesante

Dejando a un lado el modo campaña, nos adentramos en un modo multijugador que ha resultado muy interesante. A diferencia de otros shooters, en Disintengration no contamos con un personaje al que personalizar a nuestro antojo, sino que debemos seleccionar una facción.

Cada facción nos ofrece una combinación, lo que se transmite en un gameplay bastante diferenciado. Por ejemplo, encontramos facciones más orientadas al cuerpo a cuerpo, mientras que por el contrario tenemos otras que dotan a nuestro graviciclo de armas a larga distancia.

No obstante, el interesante combate entre graviciclos se ve en cierta medida entorpecido por el control de las tropas. Una vez más Disintengration deja claro que utilizar a nuestras unidades será clave para alcanzar el éxito.

Así mismo, creo que es de valorar que el número de facciones disponibles sea tan amplio. Para nuestros combates multijugador, podremos seleccionar entre 9 diferentes configuraciones, además de poder combatir en tres modalidades. Desde el clásico modo de conquistar puntos, hasta un interesante modo recolección, donde tendremos que matar a nuestros enemigos y recoger mentes enlatadas para sumar puntos.

En definitiva…

Tras haber finalizado la campaña de Disintengration y probado su multijugador, el sabor de boca que nos deja es bastante agridulce. Podemos decir que estamos ante un título con grandes ideas, eso es algo que está más que claro. Pero muy a nuestro pesar, muchas de estas mecánicas originales no han sido explotadas como era de esperar. Lo que ha hecho que el resultado final sea un juego que cumple, y que nos dará muchas horas de entretenimiento, pero que no alcanza la excelencia.

Es posible, que el hecho de promocionar este título utilizando a Marcus Lehto haya sido contraproducente. Ya que muchos jugadores se sentirán decepcionados si esperan que este Disintengration sea algo similar al Halo original. Si bien es cierto que existen varios enemigos y escenarios que recordarán inevitablemente a este clásico.

En definitiva, estamos ante un juego que ha tenido el valor de ser original, pero que da la sensación de que queda a medio camino ha intentado dar la vuelta. Teniendo finalmente un resultado bastante inconcluso. Si os ha gustado este análisis, os recordamos que tenéis muchos más aquí mismo.

Estamos en Opencritic donde puedes encontrar este y otros de nuestro análisis. Otros análisis que pueden interesarte en nuestra web.

Disintegration

49,99 €
6.8

Gráficos

6.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Pro.

  • Una atrevida mezcla de géneros
  • Una historia que se sigue con interés
  • Modo multijugador con muchas variantes

Contra.

  • A pesar de intentar innovar, se queda a medias
  • Graves problemas con su frame rate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *