Análisis Mars Horizon: De la consola al espacio

Mars Horizon

¡Tres, dos, uno y se prepara para despegar en nuestras Xbox: Mars Horizon! Este juego es una creación de Auroch Digital editada por The Irregular Corporation y desarrollado en colaboración con la ESA, la Agencia Espacial Europea. Esto último nos puede dar una idea de lo realista que es y he aquí su punto fuerte y al mismo tiempo su mayor problema, como veremos más adelante.

Un simulador de carrera espacial

Estamos ante un juego de estrategia que nos sitúa en el inicio del interés por la salida del hombre al espacio. Nuestro objetivo será conseguir en primer lugar las misiones que nos propone una auténtica carrera espacial. Pero no será nada fácil, puesto que tendremos competencia y habrá que controlar una gran cantidad de factores. Esto incluye presupuestos, personal, investigación, materiales, herramientas, misiones conjuntas con otras agencias…

El juego abarca desde los primeros pasos de la era espacial hasta la llegada del hombre a Marte y todo comienza con la creación de una agencia espacial.

La premisa: diseña tu propia agencia

Podremos elegir entre la Agencia Espacial Europea, la NASA, la URSS / agencia espacial rusa, China y Japón en los albores de la carrera espacial, como en la realidad, partiendo desde el año 1957.

Es posible crear nuestra propia agencia cambiando las banderas y el nombre, si es que no queremos llevar a una de las cinco agencias originales. Pero la realidad, es que en todo lo demás, es idéntico a si manejáramos a la original. Cada una tiene sus ventajas e inconvenientes. Así como los soviéticos cuentan con astronautas más económicos, la agencia europea tiene mejores recompensas en misiones conjuntas o bonificaciones diplomáticas mejoradas, por ejemplo.

Comenzaremos la primera misión con el lanzamiento de una sonda espacial, para después construir un cohete, para enviar después animales, y después tripulación humana y así, ir poco a poco subiendo la dificultad y el riesgo de las misiones e ir completando etapas.

Las misiones se dividen en dos categorías generales: las misiones Milestone vienen a ser logros reales, como ser el primero en orbitar la Tierra o llevar a alguien a la Luna. Otras misiones nos pueden proporcionar recompensas de investigación, apoyo político o incluso nuevos cohetes para desbloquear.

Para todo ello tendremos que partir de gestionar los edificios e instalaciones en nuestra base y tener en cuenta el espacio que ocupan, el coste de la zona (si está despejada o antes tendremos que acondicionarla…). Para poco a poco ir mejorando todo, incorporarle más tecnologías, laboratorios e ir progresando.

¡A surcar el espacio!

En las distintas fases de producción es dónde está el quid para definir nuestro estilo de juego. Podemos apostar por ahorrar en materiales y acortar la investigación a riesgo de que nuestro proyecto fracase pero los beneficios sean máximos. Si por el contrario preferimos cierta estabilidad, podemos invertir recursos en diseño y materiales para ir sobre seguro, pero con el riesgo de ser superados por otras agencias más arriesgadas.

Es aquí donde tienes que decidir entre distintas misiones, presupuestos y características de las mismas para hacer malabarismos con el tiempo y los recursos. En este punto, tendremos que decidir entre opciones tales como «quiero llegar a Marte» o «quiero tener mejores cohetes» o «si no lanzo una misión pronto, no obtendré un aumento de presupuesto», etc.

Todo muy interesante, pero…

Al leer todo lo anterior podemos suponer que todo esto parece muy realista, pero al mismo tiempo complejo y, en realidad, es así. De hecho, la primera misión es un tutorial entero con textos de ayuda a cada paso y en cada punto. Te dicen qué es lo siguiente, qué tienes que tener en cuenta a la hora de construir, inversión económica, investigación, etc. Con ello llegarás el primero en enviar una sonda al espacio. Aunque algunas cosas ya te resultan algo técnicas, como el tener en cuenta las cargas para que el lanzamiento no sea un fracaso. Esta primera misión supone unos 20 minutos de leer globos de texto de ayuda.

En este punto es cuando el tutorial se empieza a hacer cuesta arriba y es que, al importante tiempo de lectura continua de textos, y sin pretender enseñarnos ingeniería espacial, sí que hay nociones de física. Y es que, no es apropiado que algunos puntos requieran un mínimo de formación en un área como la física. Esto puede ser un punto insalvable y nos puede llevar a desechar el título a las primeras de cambio.

A partir de la segunda misión el tutorial deja de estar presente continuamente, pero sí aparecerá en todos los puntos nuevos. Es por ello que, si resulta que te has perdido u olvidado algún punto básico de la primera misión y no recuerdas el paso, estarás perdido o atascado.

A ello se une el que el juego consista en ir clickando sobre las distintas opciones. O sea, es un juego en su casi totalidad de textos, sin apenas gráficos y aún muchas menos cinemáticas. Todo ello nos da sensación de juego perfecto para jugar en un móvil, pero no para sentarnos delante de una pantalla. Afortunadamente hay algo positivo en este punto y es que Mars Horizon está íntegramente en castellano. Destacar también que únicamente al final de la misión podremos ver una animación que representa el éxito o el fracaso de nuestra creación.

La música tampoco varía, aunque es suave y acompaña muy bien al juego. Si bien es cierto que se debería haber hecho algún esfuerzo para que al menos variara la música en función del menú en el que nos encontremos. Lo mismo ocurre con los FX, son casi inexistentes a excepción de los que salen durante las cinemáticas.

Conclusiones

Mars Horizon es un simulador bien realizado. Se nota que es muy realista y que se ha documentado muy bien en su afán de llevarnos a un momento histórico tan atractivo como es la conquista del espacio.

Es de alabar su interés educativo en que conozcamos el funcionamiento de una agencia espacial y la inclusión de la Spacepedia. Esta especie de enciclopedia virtual nos incluirá información, según avanzamos en el juego, sobre el sistema solar y la temática espacial en general.

El gran fallo, es que algunos puntos resultan demasiado técnicos, incluso con ayuda continua de tutorial. Por lo que este título no podemos recomendarlo a un público generalista. Mars Horizon está dedicado a los fanáticos del espacio que disfrutan no sólo de la estética espacial, sino también de todo el entramado financiero, político y estructural del mismo.

Mars Horizon

17.99
4.7

Gráficos

3.0/10

Sonido

5.5/10

Jugabilidad

5.5/10

Pro.

  • Educativo
  • Muy realista

Contra.

  • Términos complejos de asimilar
  • Pocos gráficos, animaciones y demasiado texto

Entradas relacionadas

Un comentario sobre «Análisis Mars Horizon: De la consola al espacio»

  1. Francis

    El análisis acierta en gran medida excepto en su conclusión, decir que es una apreciación personal.

    Es todo cierto, excepto en la complejidad técnica. El juego intenta ser realista y casi divulgativo, de ahí que todo lo que aparece sea real, incluido los términos y demás. Pero a nivel jugable propone unas cuantas decisiones que afectan de una determinada manera y que siempre será igual, por lo que esto, a la que hemos hecho unas dos o tres misiones ya lo habremos aprendido. Luego, dominarlo para quedar en buena posición es otra historia.

    Como en todo buen juego de estrategia, tendremos que ser nosotros quienes decidan que es lo mejor que se puede hacer para llegar antes a la meta deseada. Una vez avanza el juego, las misiones pueden llevar años en ser completadas, y entre medias debemos aprovechar y optimizar el tiempo.

    El juego es mecánicamente y estructuralmente un juego de tablero, con turnos, rondas y tiradas de dados porcentuales. Con un mazo de eventos para tener variedad. Las mecánicas principales sería colocación de trabajadores (siempre tenemos que ocupar el hueco de investigación) y gestión de recursos (los créditos, la ciencia y la popularidad), y está muy muy conseguido.

    Como conclusión, es un juego muy bien empapado y tematizado en su tema, y solo por lo que aprendes si eres aficionado a este, ya merece la pena. Y por la parte jugable, pues un buen juego de estrategia que se sabrá apreciar mejor si se ve como un juego de mesa donde cada turno cuenta y hay que estudiar.

Deja tu comentario