Análisis Potata Fairy Flower

El mundo de los videojuegos encuentra una nueva heroína en Potata Fairy Flower. En esta obra de Potata Company y Sometimes You, nos ponemos en la piel de una joven bruja cuya historia nos llevará a explorar los bosques de hadas. Aunque el objetivo principal es salvar su hogar y a su familia, la aventura nos llevará a descubrir los secretos más recónditos de un entorno de fantasía.

Un universo colorido lleno de plataformas, puzles y enemigos hará del trayecto una experiencia de lo más divertida y a su vez relajante. Potata Fairy Flower no es además un juego tan lineal como puede parecer en un principio, ya que hay varias posibilidades que brindan la oportunidad de perderse por sus escenarios. Estos ingredientes lo hacen un título de lo más apetecible, pero descubrámoslo en profundidad.

Gráficos

Si hay un punto que juega muy a favor de este plataformas, es su indudable calidad en cuanto al apartado visual se refiere. Se trata de uno de esos juegos que, nada más ver las primeras imágenes, encandila fácilmente al usuario. Todo es tremendamente colorido y parece que estemos ante lo que podría ser perfectamente una serie animada. Tratándose de un bosque hay mucho verde como es lógico, pero las rocas, las flores, y otros tantos elementos logran ese bonito acabado final. Algo que le da ese toque simpático y desenfadado, dándole una personalidad única. No voy a decir que sea un defecto de mayor peso, pero a lo largo de las partidas he tenido la sensación de falta de variedad en los entornos. Se trata de una apreciación de lo más personal, pero creo que le habría sentado genial.

Hablamos de un juego preciosista cuyo universo está realmente cuidado. Y no solo por su mapeado, sino por el diseño de sus personajes. Todo queda bien implementado, siguiendo la línea de su apartado artístico. Tanto los enemigos como la propia protagonista lucen genial. Si bien no hay una sensación de profundidad demasiado conseguida en los fondos, el movimiento del agua y otros elementos cumplen notablemente. Sin duda hay una sensación de vitalidad en cada rincón.

Sonido y textos

En un mundo de color y fantasía como el de Potata Fairy Flower, es esencial una banda sonora a la altura que acompañe adecuadamente al jugador. En este caso, la ambientación queda redondeada por una melodía que le queda como anillo al dedo. No se un juego pretencioso, ni se busca un mínimo atisbo de acción o épica en ningún momento. El objetivo es claramente concebir una aventura relajante y divertida, sin más. Y la música, sumada a ese universo “cartoon” tan colorido, lo consigue. Los efectos sonoros, algo más discretos, se amoldan lo suficientemente bien, por lo que no desentona en este sentido.

Uno de los pocos apartados que más chirrían en este título, es el hecho de que no incluya traducciones a más idiomas como el castellano. Y es una lástima, porque en líneas generales se trata de un videojuego muy disfrutable. Los diálogos son bastante comunes con algunos de los personajes que habitan el escenario, y es necesario comprenderlo para saber qué estamos haciendo y por qué. Está claro que podemos obviar su narrativa, que no es que sea la más sobrecogedora del mundo. Sin embargo, no deja de ser un inconveniente que imposibilita disfrutar al máximo de la experiencia. Al final, los menús son sencillos y fáciles de manejar, mientras que deberemos dominar el idioma para comprender los cuadros de diálogo.

Jugabilidad

Hay que recalcar que las diferencias son más que evidentes, pero con Potata Fairy Flower, he visto elementos comunes a Ori and the Will of the Wisps y otros tantos plataformas reconocidos. Quizá sea por lo reciente que tengo el ya nombrado exclusivo de Microsoft, pero de alguna forma, presenta características similares. Aunque eso sí, todo a una escala mucho más reducida. Una de esas similitudes más claras, es el hecho de incluir esas persecuciones con jefes finales. Un elemento que es marca de la casa en el título de Moon Studios. La posibilidad de poder explorar el mapa en un plano vertical un tanto generoso, también es un punto a favor. Pero que nadie se confunda, el juego no busca el frenetismo en ningún momento. Más bien lo contrario, pues el ritmo es de lo más pausado y relajante.

Los desarrolladores de este simpático plataformas, han preferido darle un tono muy diferente a lo que solemos encontrar en el género. Aquí, a pesar de que encontraremos enemigos por el camino, no serán ni mucho menos un incordio mayor. Valiéndose de su espada, nuestra protagonista sorteará sin demasiados problemas los contratiempos que se le presenten. Y a pesar de que cuenta con unas mecánicas bastante simples, tendremos que desenvolvernos con soltura en el inventario, donde se mostrarán todos los ítems que poseamos al momento. Su correcto uso será vital para avanzar en la aventura.

Puntos jugables más destacados

Un detalle que me ha gustado especialmente, es el hecho de poder tomar diferentes elecciones en algunos de los diálogos. La profundidad es mínima, pero se agradece el esfuerzo del estudio en poner algo más de empeño en este sentido. En cuanto a las runas azules que podéis ver en algunas de las imágenes, estarán repartidas por todo el mapeado. Constituyen la moneda de cambio a la hora de guardar la partida o llevar a cabo otras acciones, así que es recomendable obtener el mayor número posible.

Aquí los rompecabezas también tienen su protagonismo, y es que a su manera, pueden presentarse como un dolor de cabeza, haciendo honor a su propio nombre. Quizá no sea tanto la dificultad como la maña necesaria para resolverlos. Y como en otros casos, es importante comprender el funcionamiento del universo del juego. Parecen fáciles, pero pueden robarnos más tiempo del que pudiera parecer en un primer momento.

Duración

Potata Fairy Flower es una producción humilde pero de gran calidad. La atesora en multitud de elementos que lo hacen un juego de plataformas con personalidad propia. Desgraciadamente, la duración no es uno de sus fuertes, pero sí suficiente teniendo en cuenta sus características. En un máximo de 3 horas y media o 4 horas habremos completado el viaje sin problema. Pese a su ritmo pausado, no se siente alargado de forma artificial, ni tampoco se vuelve pesado con el tiempo. A mi modo de verlo, tiene una duración escasa pero más que correcta para lo que propone.

Conclusión

Los responsables de Potata Fairy Flower, han demostrado con su última obra que es posible crear un videojuego equilibrado en todos sus apartados. Es especialmente bonito, y muy agradable de jugar. Su ambientación y universo de fantasía, sumados a un fantástico apartado artístico, dan lugar a estampas muy preciosistas. El aspecto ayuda a darle un toque más característico, y los elementos restantes, como los puzles, enemigos, u otras acciones complementarias, se sienten bien implementados.

No parece que haya nada al azar, ni siquiera la música, que si en otros juegos puede acabar saturando, aquí es una gran compañera de viaje. Tiene buena parte de culpa de ese tono relajante que entra tan bien al jugador. Es una pena que no cuente con traducción al castellano, y más aún cuando hay otras producciones de menor nivel que ya la incluyen. La obra lo merece. Probablemente la duración podría ser mayor, pero dadas estas características creo que supondría un alargue algo artificial.

Si te ha gustado este análisis, os recomendamos que le echéis un ojo a Reed 2, uno de los últimos plataformas que hemos podido analizar.

Seba_Kleper

Potata Fairy Flower

14,99
5.7

Gráficos

6.8/10

Sonido y textos

5.5/10

Jugabilidad

6.0/10

Duración

4.5/10

Pro.

  • Un bonito apartado visual
  • Una ambientación relajante y pausada que lo hace diferente
  • Mecánicas sencillas y adictivas
  • Su banda sonora acompaña de maravilla

Contra.

  • Duración algo justa
  • No hay traducción al castellano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *