Análisis Coffee Talk

Imaginaos una cafetería. Esa que abre hasta altas horas de la madrugada en todo Seattle. El único lugar en el que tomarse un buen café cuando la lluvia y el frío aprietan en las calles. Tras la barra estamos nosotros, un humilde camarero tratando de sacar adelante su negocio. Quizá no sea el más rentable del mundo, pero las experiencias e historias con los clientes harán que valga la pena. Y eso, es precisamente lo que plantea Toge Productions, una experiencia interactiva en la que los protagonistas son más bien los demás y no tanto nosotros. Coffee Talk es una propuesta original e interesante en la que nuestra labor se ceñirá a entablar conversaciones con los clientes y servirles nuestro mejor café, té, o aquello que se les antoje. Y es que esa será la mecánica principal sobre la que girará el videojuego.

Gráficos

Al igual que en títulos similares, los desarrolladores de Coffee Talk se han servido de un apartado gráfico de estilo retro. Una baza que casi siempre funciona, y que en este caso lo hace de maravilla. Se trata de una ambientación muy colorida y con unos personajes muy bien diseñados y caracterizados. De hecho, la mayoría de ellos tienen un aspecto surrealista muy llamativo. Lo más importante aquí es la narrativa, y de ahí que sus creadores hayan optado por dejar volar la imaginación. Las animaciones no son una locura, pero igualmente complementan bastante bien. Un detalle a destacar son las secuencias que se activan en el momento de preparar algún café o similares. En vez de realizarse en tiempo real, el juego nos presenta un conjunto de imágenes en las que se muestra el proceso completo. Una acción satisfactoria para la vista teniendo en cuenta que la veremos constantemente.

En general me ha parecido un juego bastante logrado en lo visual, con personalidad y que entra bastante bien por la vista. Hay secuencias muy interesantes, y cada personaje tiene un carácter bien definido, con poses y animaciones diferentes para según qué situación.

Sonido y textos

Como decía anteriormente, la narrativa es lo más importante. En un juego basado en las conversaciones e interacciones entre personajes, sus diálogos son fundamentales. Con Coffee Talk he tenido una experiencia bastante satisfactoria en este sentido, a pesar de que no cuenta con traducción al castellano. Y es una pena, porque las historias, a veces entrecruzadas, son tan variopintas como los que las protagonizan y nos las cuentan. Pero no todo es negativo sobre su idioma, he de decir que no se necesita un alto nivel de inglés para comprender las conversaciones. Así que si os atrae y tenéis un mínimo de soltura, jugadlo sin miedo.

El apartado sonoro es quizá la sombra, en parte justificada de esta aventura. Y digo justificada basándome en el eje del juego. Si nos ponemos en contexto y lo pensamos fríamente, la forma en la que está diseñado el título releva este apartado a un segundo plano. La música, que en un principio creí tendría mayor protagonismo, pronto se convierte en un elemento complementario. Un acompañante que, puntualmente, se hará notar más allá de envolver la ambientación.

Jugabilidad

Poco se puede extraer de lo que propone Toge Productions en este sentido. E imagino que aquí las opiniones serán muy dispares dependiendo del tipo de usuario que seáis. No se puede esperar la más mínima profundidad en cuanto a jugabilidad se refiere. Lo poco que hay es muy básico y no ofrece mayor dificultad que la de elaborar de forma precisa lo que nos pidan los clientes. Estos nos piden en un momento dado que les sirvamos un café, un té, etc. Para ello, basta con elegir los ingredientes adecuados y presentarlos como es debido para que dichos clientes queden satisfechos con nosotros. En caso de no acordarnos, el propio juego se encarga de recordárnoslo mediante un mensaje en la parte superior izquierda.

A la hora de preparar, por ejemplo, un café, buena parte de la pantalla cambia su aspecto a la de una máquina. En ella podremos ver los ingredientes, insertar los que queramos y, si es necesario, rectificar nuestros errores. A medida que avancemos, se irán desbloqueando nuevos ingredientes y los clientes querrán otros tipos de bebida. Como apoyo, existe la posibilidad de consultar el teléfono móvil, donde se hallan las diferentes recetas, así como una red social en la que consultar información de algunos clientes. Sin embargo, es su narrativa la que gana enteros y engatusará a más de uno con sus historias. Historias en las que incluso llegaremos a involucrarnos más de lo normal.

Duración

Teniendo en cuenta que en Coffee Talk, el usuario es más bien un espectador de lo que sucede en pantalla, la duración depende exclusivamente de los diálogos. Dando por hecho que entendamos las diferentes historias, el juego se irá hasta un máximo de 5-6 horas. No es demasiado, y desgraciadamente sus mecánicas tienen una presencia muy reducida, por lo que poco o nada influyen en su duración.

Conclusión

La sensación general que me deja este videojuego es un tanto agridulce. La idea es original sí, pero al mismo tiempo me da la impresión de que se podría haber implementado de mejor manera. Probablemente guste a un público muy reducido y concreto, que sabe lo que busca con este tipo de propuestas. Por otra parte, si la narrativa cumple de forma notable, el apartado jugable brilla casi por su ausencia, haciendo que el usuario se sienta de alguna forma excluído de lo que sucede en pantalla. Y eso le resta muchos enteros a la experiencia. Considero que en un videojuego, el jugador debe sentirse parte de él, y no actuar como un mero espectador. Quizá no sea el caso de Coffee Talk, pero no quiere decir que no sea una experiencia igualmente disfrutable a otros niveles.

Coffee Talk

13,99
5.3

Gráficos

6.7/10

Sonido y textos

5.5/10

Jugabilidad

4.0/10

Duración

5.0/10

Pro.

  • Una propuesta original
  • Narrativa interesante
  • Diseño y variedad de los personajes

Contra.

  • Mecánicas excesivamente simples
  • Una participación prácticamente inexistente del usuario
  • Sin traducción al castellano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *