Análisis Top Run

Si me hubiesen dicho que mi primer gran descubrimiento videojueguil del 2020, iba a ser un indie plataformero de estas características jamás lo hubiera creído. Así es, Top Run es otra de esas joyas que pasan desapercibidas y que todo el mundo debería jugar al menos una vez. El título de Katata Games logra una fórmula perfecta entre diversión y dificultad. Por no hablar del apartado sonoro y visual, que gustará a los jugones más clásicos. Esos a los que más de una vez se les aceleraba el pulso al gastar su última moneda para batir un nuevo record o conseguir algún desbloqueable en su juego favorito. Se trata de una grata sorpresa de la que os animo a disfrutar encarecidamente, sobre todo si os gustan este tipo de género y apartado gráfico pixelado a lo “old school”.

Gráficos

Este es uno de esos juegos pensados también para llegar al corazoncito de los más nostálgicos y de aquellos que disfrutan con la cultura ochentera. Y es que además de ser tremendamente divertido y adictivo, Top Run se vale de un clásico apartado gráfico “pixel” rebosante de detalles. Los guiños y elementos referentes a los 80´s quedan patentes desde la pantalla de inicio. La paleta de colores, los efectos de neón y los característicos enemigos se funden en un conjunto verdaderamente redondo. Entre tanto sonido y frenetismo, pueden apreciarse carteles publicitando lo que parecen ser imitaciones de productos de la época. Unos carteles que van en consonancia con esta urbe tan particular llena de tiendas, pubs y clubes.

En general, todo está en su sitio y cuenta con diseños atractivos que no desentonan con el resto, menús incluídos. Y aunque pueda parecer repetitivo, el escenario va cambiando a medida que avanzamos, incluso descubriremos que hay un buen número de enemigos diferentes. La variedad en este sentido está asegurada, aunque eso sí, siempre desde la perspectiva que puede llegar a ofrecer un videojuego como este. Como dato curioso, decir también que la apariencia de nuestro personaje puede cambiarse. Obtendremos nuevos trajes a cambio de los píxeles que vamos obteniendo en nuestras partidas. Hay de todo, incluído uno de Cazafantasmas o del videoclip “Thriller” de Michael Jackson entre otros.

Sonido y textos

Puede que para muchos usuarios, la música que ofrecen este tipo de videojuegos sea mas bien anecdótica o irrelevante. Pero para aquellos que aman la música, y en especial la época de los 80´s (un servidor incluído), la fórmula es perfecta. Se mezclan de maravilla el aire retro y cada detalle del apartado visual con una banda sonora que le viene como anillo al dedo. Es una pena que cuente con tan pocas pistas, ya que vamos a estar oyéndolas constantemente al iniciar las partidas.

El problema es que, a no ser que dominéis especialmente el juego, dichas partidas van a ser generalmente breves dependiendo de vuestra habilidad. Aún así, repito que la música casa perfectamente con la temática y el género del videojuego, por lo que en ese sentido cumple sobradamente. Lo mismo sucede con los textos. Siendo un indie de estas características, es de agradecer que se incluya una total traducción al castellano de los menús y la interfaz.

Jugabilidad

Llegamos a la parte más de interesante de este Top Run, que a mí personalmente me ha enamorado, más allá de su temática y otras características. Siempre me gusta concretar que, al fin y al cabo, lo más importante de un videojuego es que sea divertido. Que te deje con esas ganas de volver a jugarlo cuanto antes, o que provoque en el jugador ese deseo, por todos conocidos, de “una más y ya lo dejo”. Y eso es precisamente lo que me ha pasado.

Top Run es adrenalina pura. Un título que a pesar de contar con unos controles sencillos, se hace difícil de dominar. Básicamente estamos ante un plataformas en el que el personaje avanza obligatoriamente a toda velocidad. Nuestra única baza es ir saltando de una superficie a otra para esquivar a los enemigos, o en su defecto acabar con ellos disparándoles disquetes. Estos se agotarán, pero irán recargándose automáticamente a medida que avanza la partida. De igual forma, si aguantamos lo suficiente el escenario irá cambiando, pudiendo desbloquear un nivel especial para jugar con nuestra mascota.

Afortunadamente, además de píxeles con los que poder mejorar nuestras habilidades, también contaremos con ventajas especiales repartidas por el escenario que nos serán de ayuda para avanzar. Por ejemplo, hay una tabla al estilo “Regreso al Futuro” que va recolectando píxeles a distancia, y otra que congela temporalmente a todos los enemigos. Destacan especialmente las cartas de amigos. Estos amigos también se encuentran ubicados en zonas concretas del mapa. Al obtenerlos, tendremos la posibilidad de utilizar sus poderes especiales para acabar con más rivales de manera mucho más contundente. Y no puedo cerrar este apartado sin hacer mención especial del minijuego de Space Invaders, que se halla en el apartado de la habitación del menú principal.

Duración

Como suele ocurrir con estos videojuegos, la duración es algo que depende únicamente de vosotros. Top Run ofrece multitud de argumentos por los que seguir jugándolo una partida tras otra. Además cuenta con la vieja confiable, esa típica tabla de objetivos que nos invita a mejorar nuestras partidas y lograr superar los retos que propone lo antes posible. Al final, nuestro nivel seguirá aumentando y se nos recompensará con nuevos objetos para incluir en el menú de la habitación. Esto a su vez desbloquea nuevos niveles de dificultad, que alargan la experiencia para aquellos que deseen un reto mayúsculo. O puede que simplemente queráis superar vuestro récord personal.

Conclusión

Esta es una de esas sorpresas que uno no se espera. Un juego sin pretensiones que tiene más que ofrecer de lo que aparenta. Los guiños constantes, la temática, su banda sonora. No importa si conociste o no la cultura de los 80´s, o si eres más partidario de otros títulos plataformeros con estilos completamente distintos. Estoy seguro de que este enganchará a buena parte de vosotros si realmente os llama la atención el género. ¿Podían haberse incluído más pistas musicales? sí, y también echo un poco en falta un menú donde poder elegir diferentes escenarios con un aspecto mucho más diferenciado. Pero lo cierto es que la apuesta de Katata Games bien merece una oportunidad. Sin duda es una aportación interesante para su género.

Top Run

4,99
7.1

Gráficos

7.0/10

Sonido y textos

7.5/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración

6.5/10

Pro.

  • Jugabilidad sencilla pero adictiva
  • Temática ochentera muy conseguida
  • Una dificultad bien ajustada
  • Totalmente traducido al castellano

Contra.

  • Muy pocas pistas musicales
  • Poca variedad de escenarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *