Análisis de Dragon Ball Z: Kakarot

El universo creado por Akira Toriyama se ha convertido en algo más que una de las series de animación más populares de todos los tiempos. Estamos ante uno de esos casos donde la obra trasciende a la cultura. Y es que las aventuras de Goku y el resto de guerreros Z han marcado muchísimas infancias a lo largo de todo el mundo.

Con tal grado de popularidad no es de sorprender que Dragon Ball Z haya contado con todo tipo de adaptaciones, tanto a la gran pantalla como al mundo del videojuego. Concretamente, dentro de la industria del videojuego el impacto de la saga ha sido mayúsculo.

El genio detrás de la obra

En la última década podemos contabilizar más de una veintena de títulos inspirados en la creación de Toriyama. Dentro de toda esta vorágine de obras podemos encontrar todo tipo de acercamientos a la saga, desde excelentes juegos de lucha como Dragon Ball FighterZ, hasta el no tan excelente Dragon Ball Z para kinect.

Aun así, debemos mencionar que las últimas adaptaciones de la saga han dejado un buen sabor de boca en los aficionados. Sin embargo, es más que palpable que hay un título que ha sido más esperado que ningún otro. Obviamente hablamos de Dragon Ball Z: Kakarot.

En la última década podemos contabilizar más de una veintena de títulos

Desarrollado por CyberConnect2 y publicado por Bandai Namco, este nuevo título prometía un nuevo acercamiento a la saga. A pesar de contar con un claro enfoque al combate, el estudio creador de los fantásticos Naruto Ultimate Ninja Storm, quería dar un paso más. Para ello, se encontraban decididos en lanzar una producción con muchos elementos RPG. De esta forma, podríamos visitar cada rincón del mundo de Dragon Ball, conocer escenas inéditas y revivir los acontecimientos más importantes de la serie. Todo ello, recreado con un mimo absoluto al detalle que han dejado claro desde el primer tráiler. Con todo esto solo podemos hacer una pregunta ¿estamos ante el mejor Dragon Ball hasta la fecha? ¡Lo analizamos!

Apartado Gráfico

Siguiendo lo mencionado en el último párrafo, estamos ante una producción que tiene claro que debe mimar los detalles. Para ello, el equipo de desarrollo se ha encargado de recrear como nunca antes hemos visto las escenas más recordadas de la saga.

Los combates contra los villanos más emblemáticos de la saga cuentan con un detallado sublime. Si eres un fan de la saga, podemos asegurarte que Dragon Ball Z: Kakarot, sabe como hacernos volver al pasado. Y es que no sólo el modelado de los personajes es espectacular en estas escenas, la destrucción del escenario o las caras al encajar los golpes son simplemente un calco de la serie de animación. En este sentido el único consejo que podemos daros es que os sentéis a disfrutar.

Por otro lado, desde un primer momento CyberConnect2, ha dejado bien claro que su intención es recrear el mundo de Dragon Ball. La compañía ha logrado recrear fielmente muchos de los lugares más conocidos de la serie, además de muchos otros que no resultan tan familiares. El resultado es un mundo lleno de color y que cuenta con una gran cantidad de biomas diferenciados, pasando de entornos nevados a yermos totalmente desérticos.

Dragon Ball Z: Kakarot sabe como hacernos volver al pasado”

Asimismo, los combates son realmente vistosos debido a la paleta de colores con la que cuenta el título. Logrando de esta forma que cada ataque de ki sea algo realmente llamativo. Destacan sobretodo los ataques más poderosos que pueden llegar a envolver y destruir áreas realmente extensas.

A pesar de todas estas virtudes, el juego da la sensación de que podría haber dado un poco más de sí. Esta sensación viene principalmente al ver algunas escenas donde el modelado de los protagonistas no está ni por asomo a la altura de lo visto en otros momentos del juego.

Apartado Sonoro

El trabajo realizado a nivel acústico en este título es simplemente soberbio. Hemos destacado desde un primer momento, que la compañía ha querido calcar lo visto en la serie, pero también todo aquello que podemos escuchar en la misma.

Desde el sonido de los personajes al dejar de volar, hasta las ondas de ki o los golpes, es exactamente el mismo que se puede oír en cualquier capítulo de la serie. Sin duda algo totalmente necesario para garantizar la inmersión del jugador en el mundo de Dragon Ball.

Siguiendo esta línea, no podemos dejar mencionar la importancia que tiene el hecho de incluir la banda sonora oficial de la serie. No hay nada como ir sobrevolando el mundo de Dragon Ball mientras escuchamos algunas de las melodías más recordadas de la serie.

Por otro lado, a pesar de que el juego no cuenta con doblaje al castellano, sí que cuenta con el equipo de doblaje original de la serie. Por lo que el resultado en este aspecto es sobresaliente. A su vez, el juego cuenta con todos sus textos traducidos al castellano, que como era de esperar, están adaptados perfectamente.

Jugabilidad

Entramos ahora sí, en uno de los aspectos diferenciales de este título. En primer lugar queremos entrar en detalle en lo que respecta a la recreación de su mundo.

Lo primero que debemos mencionar, es que Drago Ball Z: Kakarot, no es un título de mundo abierto como tal. Su mundo está dividido por diferentes estancias, que son las encargadas de separar un bioma de otro o una ciudad de un bosque. Para poder trasladarnos de una zona a otra deberemos pasar un tiempo de carga que puede resultar en ocasiones demasiado largo. No obstante, a pesar de esto, las estancias en las que se divide el mundo de Dragon Ball son bastante extensas.

¿Qué podemos hacer en el mundo de
Dragon Ball?

Seguramente te estarás preguntando qué se puede hacer a lo largo y ancho de todo este universo. Pues bien, el juego cuenta con una buena cantidad de acciones que puedes llevar a cabo.

Una de las principales virtudes de este juego son las posibilidades que se nos ofrecen para explorar su mundo. En DBZ: Kakarot, puedes hacer todo aquello que Goku y compañía hacían la serie de animación. Esto quiere decir, que podrás explorar su mundo andando, volando o incluso buceando.

Lo primero que vamos a observar en nuestros primeros vuelos son unas esferas con una Z de diferentes tonalidades. Estas esferas nos permitirán comprar o mejorar nuestras habilidades, por lo que es muy importante recogerlas siempre que podamos. Aunque también obtendremos una buena cantidad de ellas en los combates.

Por otro lado, el trabajo de CyberConnect2, va mucho más allá de ir recogiendo estas esferas. En este mundo podrás hacer muchísimas cosas, desde pescar,cazar y recolectar alimentos y minerales, hasta participar en carreras de aerodeslizador.

Además de todas estas acciones, el juego cuenta con las más que comunes misiones secundarias. Lamentablemente en este sentido tenemos que resaltar la palabra comunes. A pesar de todo lo que ofrece el mundo de DBZ: Kakarot, las misiones secundarias se sienten muy poco inspiradas y no ofrecen demasiado al jugador salvo la típica experiencia para subir de nivel.

Las misiones secundarias se sienten muy poco inspiradas

Y es que, en la mayoría de las ocasiones estas misiones serán o bien hacer de recadero, o por el contrario simplemente luchar. Con todo el trabajo realizado, se siente que este mundo podría haber dado más de sí.

¿Y su componente RPG?

Cómo bien sabes, DBZ: Kakarot quiere diferenciarse de otros títulos no sólo gracias a la recreación de su mundo, sino que quiere incluir unas cuantas mecánicas de RPG.

La primera de éstas es la subida de nivel, a diferencia de muchas otras entregas en DBZ: Kakarot, subir de nivel es realmente importante. No solamente será necesario para mejorar nuestras aptitudes de combate, sino que además nos permitirá explorar ciertas zonas del mundo.

Por otro lado, una de las mecánicas más llamativas y que más nos ha gustado es el sistema de comunidad. Este sistema se desenvuelve en un panel en el cual deberemos colocar a los diferentes personajes del juego según sus características para obtener todo tipo de ventajas. Además de esto, colocar a los personajes según su relación en la serie nos otorgará mayores beneficios. Por ejemplo, si logramos unir en el tablero de Guerreros Z a Goku y Son Gohan obtendremos beneficios por la relación padre-hijo.

Cabe destacar, que para obtener a los diferentes personajes tendremos que obtener su emblema del alma. Lo que conllevará que realicemos diferentes acciones, como por ejemplo misiones secundarias, avanzar en la historia o invocar a Shenron y resucitar a ese personaje.

Para finalizar, se debe mencionar que las habilidades que iremos obteniendo a lo largo de la aventura dependerán de nuestro nivel. Aunque para obtener algunas de ellas deberemos entrenar. Estos entrenamientos se limitan a unos combates simulados que irán aumentando en dificultad según la habilidad que queramos obtener.

¡Prepárate para luchar!

Aun con todo el peso que se ha intentado dar a los diferentes elementos de RPG, si hay algo que sobresale sobre el resto es el combate. El sistema utilizado en DBZ: Kakarot es bastante simple. Siguiendo la fórmula de otros títulos de la saga como Dragon Ball Xenoverse, contamos con un botón para golpear, otro para esquivar y multitud de comandos que nos permiten realizar los ataques más poderosos.

Aparte de lo mencionado, el título cuenta con un sistema de apoyos que nos permitirá contar con ayuda de otros personajes icónicos de la saga. Dependiendo del combate, podremos contar con hasta dos compañeros que contarán con sus propias habilidades. La composición de nuestro grupo con el fin de generar una sinergia con las habilidades de cada uno es uno de los elementos más disfrutables del juego.

No obstante, uno de los aspectos donde brilla DBZ: Kakarot es en la sensación de progresión. Una vez que comenzamos a tener acceso a las diferentes transformaciones, sentiremos realmente un salto cualitativo. Generando de esta forma unos combates más ágiles y frenéticos.

“Uno de los aspectos donde brilla DBZ: Kakarot es en la sensación de progresión”

Finalmente, ante todo esto también debemos mencionar algunos aspectos no tan positivos. A pesar de que su sistema de combate cumple con creces, puede pecar en ocasiones de ser demasiado simple. La decisión de contar con un único botón para golpear hace que se haya perdido la oportunidad de crear combos. Sin duda una lastima, ya que hubiese sido un gran añadido para este título.

Duración

Cómo te habrás podido imaginar con lo visto hasta ahora, tenemos diversión para largo. Completar la historia principal nos llevará como mínimo unas 25-30 horas. Todo esto sin incluir las misiones secundarias o todos los secretos que oculta el mundo de DBZ: Kakarot.

Uno de los secretos que más tiempo nos llevará completar será el álbum de cromos clásicos. Toda una delicia para los fans más acérrimos de la serie. Intentar cumplir todo esto se ha dicho que llevaría más de unas 100 horas. Desde Área Xbox no sabemos exactamente el tiempo total que llevará, pero sin duda alguna añadirá un buen número de horas.

Conclusiones

Dragon Ball Z: Kakarot, es un título destinado para todo fan de la saga de Akira Toriyama. Nunca antes se había recreado su universo de una forma tan fidedigna. Cada rincón de su mundo parece sacado de algún episodio de la serie de animación. Lo mismo o más se podría decir de las escenas cinematográficas, las cuales se han realizado con un mimo y detalle espectaculares. A pesar de todo esto, el juego no termina de brillar en algunas facetas como las misiones secundarias, sus enemigos opcionales o un combate simplificado en exceso. Aun así, seguimos estando ante una gran adaptación de la mítica serie de animación.

Dragon Ball Z: Kakarot

69,99 €
8.3

Gráficos

8.0/10

Sonido

10.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Pro.

  • Un calco de la serie de animación
  • Todo un mundo que explorar
  • Un juego realmente enorme
  • Sus combates principales son espectaculares
  • Un apartado sonoro magistral

Contra.

  • Sus misiones y enemigos secundarias son planos y poco inspirados
  • Sus tiempos de carga
  • Su sistema de combate es excesivamente simple

Una respuesta a “Análisis de Dragon Ball Z: Kakarot”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *