Análisis Aery

Hoy toca el turno de convertirnos en un pequeño pájaro, y para ello desde EpiXR Games nos llega Aery, un nuevo título donde debemos recorrer diferentes escenarios recogiendo unas extrañas esferas para poder avanzar de uno a otro escenario, y además, desbloquear también nuevas frases del narrador sobre nuestra aventura.

GRÁFICOS

Visualmente lo primero que se me vino a la cabeza fue el Virtua Fighter con un menor colorido, y con ello quiero decir que me recuerda a la generación de 32bits (Sega Saturn y Playstation). El estilo visual del mapeado es agradable y pausado, intentando transmitir calma.

Se puede destacar que hay ciertos elementos con los que podemos chocarnos los cuales rompen la calma que transmite la experiencia en general, haciéndonos volver a un punto anterior del escenario.

SONIDO

Este apartado es meramente anecdótico, ya que aunque su banda sonora cumple con lo que vemos en pantalla y con el propósito de transmitir calma, los efectos sonoros son prácticamente nulos.

JUGABILIDAD

En Aery tenemos el control de un pequeño pájaro tridimensional, el cual manejamos en pleno vuelo para avanzar con el objetivo de encontrar y recolectar esferas. Dicho control se siente muy robótico y el juego no consiste en más allá de lo ya contado, por lo que se hace muy soso y repetitivo.

La única dificultad añadida en el apartado jugable es cuando en algunos mapeados aparece una neblina que impide ver hacia donde dirigirnos. Por otro lado, cabe mencionar la existencia de una pequeña historia desbloqueable con frases sobre nuestro pájaro y apariciones de algunos eventos.

DURACIÓN

Es un juego, que si no te cansa en su transcurso, puede llegar a pasarse en 2 ó 3 horas.

CONCLUSIÓN

Mapeados demasiado básicos, controles muy robóticos y limitados, se tiene la sensación todo el rato de que le faltan más mecánicas jugables, más cosas que hacer. No se me ocurre ninguna premisa para poder recomendar este título.

Aery

6.99€
3.8

GRÁFICOS

5.0/10

SONIDO

4.0/10

JUGABILIDAD

3.0/10

DURACIÓN

3.0/10

Pro.

  • Recordar los gráficos de 32bits

Contra.

  • Mecánicas de juego demasiado simple
  • Muy repetitivo
  • Control algo tosco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *