Análisis de Hoggy 2: un juego de Puzzles simple pero divertido, y con Kids Mode muy bien pensado

Ratalaika Games lanzó junto con Raptisoft la segunda entrega de Hoggy, un divertido juego de plataforma lleno puzzlez, donde deberemos avanzar entre pequeños niveles recolectando llaves para poder avanzar. La premisa básica dice que somos una babosa en búsqueda de salvar a nuestra familia, secuestrada por el Hombre de la Luna. Fueron justamente los amigos de Ratalaika Games quienes estuvieron encargados de hacer la versión para a consolas del título.

Raptisoft es una pequeña desarrolladora de juegos que hasta al momento se ha dedicado al desarrollo para los sistemas de Apple, Windows y Android. Su primer juego premiado fue Hamsterball, donde el jugador basicamente debe competir en diferentes carreras dentro de una rueda. Se asociaron con PopCap para Chuzzle, que también recibió premios. Para luego dedicarse a solos al desarrollo de Hap Hazard, un juego de temática espacial en el que tienes que desactivar las bombas en cuarenta niveles en quince minutos.

Entre sus juegos para Ios están:

  • Hoggy
  • Mahjong Blitz
  • Get Lucky
  • Solomon’s Boneyard
  • Solomon’s Keep

De esta lista, Solomon’s Keep y Hoggy llegaron después a PC y Mac como plataformas base. El paso a consolas es sin duda el desarrollo necesario de su proceso creativo. Y Hoggy 2 es su carta de presentación en consolas . Y la verdad que si se busca un juego divertido, que plantea desafíos y además que incorpora un kids mode para los más pequeños de entre 5 a 6 años.

Gráficos

El apartado visual de Hoggy 2 va muy estandar, nada que sorprenda dentro de un juego de plataforma, pero tampoco parece que lo pretenda. Es un juego sencillo con escenarios lleno de colores y en varios aspectos bastante creativo.

El diseño de los personajes principales, Hoggy y Hogatha, está bien logrado para la propuesta general del juego. También lo es cada uno de los elementos con que ambientan sus niveles, los enemigos, obstáculos, lo que en general intenta ser muy variado, aunque termina siendo semejante. Algo que se ve bien son las animaciones de movimiento, explosiones, botones, el fuego. Además hay diversidad de enemigos y opciones, lo que lo hace visualmente entretenido.

En general, no tendremos decepciones si sabemos al tipo de juego que estamos jugando. Pero además, vale la pena decir, lo que nos ofrece visualmente nos proporcionará la diversión suficiente, sin que esto signifique que se hayan esforzado demasiado.

Sónido

La verdad es que la música en Hoggy 2 es bastante olvidable. No es un elemento que destaque, pero hay que agradecer mucho que no es tampoco uno que moleste. Está diseñada para que logremos ambientarnos en la búsqueda de nuestra familia raptada por el Hombre de la Luna.

Los efectos de sonido están bien, sostienen la jugabilidad. En el juego no haz voces y eso sí está totalmente en inglés, aunque los textos que tiene son muy pocos y aporta casi nada a la jugabilidad.

Jugabilidad

Hoggy 2 tiene tres modos de juego: el modo normal, un modo creador de niveles y un modo para niños. Vamos con lo común: es un juego de plataforma en el que encarnamos una babosa, y luego de que nos introducen el problema básico, que un alienígena llamado El Hombre de la Luna ha decidido raptar a nuestra familia y que tendremos que atravesar un largo camino, nos sitúan ante un escenario en donde deberemos ir escalando los niveles para poder subir (literalmente) hasta la Luna para rescatar a nuestra familia.

Tenemos un escenario en el que tendremos que desplazarnos para ingresar a los distintos niveles que tienen el curioso diseño de Jarrones en las que nos introducimos. En cada una de estas jarras tendremos que poder recolectar todas las frutas que hay allí resolviendo puzzles mediante unas mecánicas muy simples pero efectivas. Si logramos el objetivo nos darán una llave.

Entre los obstáculos que ofrece el juego hay una gran diversidad de enemigos cada uno con funciones distintas, cubos explosivos, cuadros que deberemos romper. Y también habrá una dotación limitada de elementos por nivel con los que deberemos resolver el puzzle. Digo limitados justamente porque la clave está en saber cómo resolver los obstáculos con los elementos propuestos. Y si fracasamos comenzar de nuevo.

Las mecánicas que usa son bastante básicas, solo utilizamos el stick y el botón A y Y. Hoggy solamente puede desplazarse hacia adelante y hacia atrás, sin poder cambiar de nivel de superficie. Para lograr desplazarnos por todo el nivel deberemos utilizar la capacidad del personaje de cambiar la gravedad. Si presionamos el botón A nos desplazaremos verticalmente hacia arriba o hacia abajo hasta la siguiente superficie cercana. Con estos controles deberemos contar para solucionar los problemas. A esto le sumamos los items que nos pueden convertir en una llama (si comemos un chile/japaleño) que quema todo, incluso las frutas que deberíamos comer, o cubo si comemos una nuez, con lo que podremos romper cosas o abatir enemigos, pero solo una vez por nuez. Un botón que se agradece en este juego es el de reinicio rápido de partida que se puede lograr presionando Y.

En general los niveles son bastante pequeños y se resuelven con habilidad en poco más de 5 minutos. Algunos niveles pueden ser más complejos o extensos que los otros. Estos tienen generalmente hasta dos check point que deberemos usar sabiamente. Puede pasar que activemos el check point después de haber gastado el item que necesitabamos para resolver el puzzle siguiente. Si eso pasa, deberemos reiniciar el nivel, lo que implica que debemos analizar todos los elementos que conforman el nivel, los enemigos, los botones, los cuadros de colores, los items, todo, con el fin de saber qué función pueden tener para ayudarnos a completar el nivel. Nada de lo que está puesto allí aparece por casualidad, esa es una premisa del juego.

El juego resulta bastante entretenido la primera hora, tal vez hora y media. La cosa es que tiene más de 220 niveles, que no todos son obligatorios para completar el juego, pero sí queremos irnos sin dejar cabo suelto, tendremos mucho trabajo por delante. Y esto puede convertirse en una tarea repetitiva y aburrida. Si este juego se toma más que como un entretenimiento casual para sesiones cortas, se puede convertir en algo bastante tedioso. Esto es importante que se tenga en cuenta, porque por su diseño y propuesta, no creo que tenga otra pretensión.

En cuanto a la dificultad que tiene, debemos decir que es progresiva, y que llega a convertirse en un verdadero reto en algunos niveles. Algo curioso, es que el juego logra en algunos niveles ofrecernos puzzles que resultan muy complicados de resolver solamente hasta que logramos entender que la solución es realmente la más simple. Esto habla muy bien de su diseño, lo hace parecer inteligente. En cuanto a jefes finales, la dificultad es bastante baja. Deberemos enfrentar varias veces al Hombre de la Luna antes de nuestra batalla final. Y para hacerlo, tendremos que pasar igualmente un nivel, pero este será al interior de su nave.

KIDS MODE. Además del modo Normal, el juego tiene un modo niños. La diferencia entre el modo normal y el modo para niños va más allá de la dificultad, es todo un diseño distinto de niveles, y de escenarios. Son menos niveles, estamos ante un escenario diferente, y también trae una progresión de dificultad muy diferente, adapatada para niños entre los 4 y los 7 años.

Este es uno de esos modos que sorprenden aunque al final se queda algo corto. Sorprende porque no es usual que los juegos piensen en los más chicos. Y la verdad es que está muy bien logrado el diseño de niveles que guía a los niños hacia la resolución de los niveles, impulsándolos a aprender mejor las mecánicas, los principios del juego, y la manera como deben sortear los obstáculos. El problema de este modo es que no logra ofrecer una experiencia suficientemente extensa: el juego lo pueden completar en más o menos 40 minutos, con todo y varias repeticiones por nivel. Y seguramente un niño que haya tenido contacto con videojuegos lo podrá terminar en mucho menos.

Con todo, el kids mode es para un niño pequeño es una gran experiencia de juego, y una muy buena introducción a los videojuegos. Les permite manejar el mando sin dificultades y los enseña a manejar la frustación mediante estimulos. Este es sin dudas la mejor opción que tiene el juego, aunque se echa de menos una mayor extensión. O al menos rejugabilidad, pero tampoco esto tiene. Un buen detalle es que se pueden tener varios archivos de guardado para kid mode y normal mode, e incluso varios por modo.

MODO DE CREACIÓN DE NIVELES. Además de jugar lo que el juego nos tiene preparado, el título nos ofrece un modo creador de niveles en donde contamos con todas las herramientas, diseños, obstáculos, personajes, enemigos, botones y demás para crear el nivel que queramos. ¿Cuál es el límite? Ninguno, de verdad. Tal vez nuestra creatividad. La herramienta está bien diseñada, se deja trabajar y es medianamente intuitiva. Aunque tiene quizás un problema menor con el menú, pues para acceder al basto catálogo de opciones tendremos que abrir un menú desplegable que nos habilitará solo una hilera de elementos. Si necesitamos otro elemento que no esté en la hilera habilitada, deberemos buscarlo y habilitar su hilera. Y así.

Es una lástima que una herramienta de diseño de niveles no venga con la posiblidad de interactuar con otros jugadores, dejar nuestros niveles y jugar niveles diseñados, muy al estilo de Mario Maker. Esta herramienta nos sirve para crear y guardar niveles que podremos jugar nosotros o amigos pero solamente de manera local. Y así pensada se hace un poco innecesaria, a menos claro, que disfrutes del diseño de niveles. Si es así, esta herramienta te va a encantar, sobre todo porque está bien lograda y viene incluida en el juego, que cuesta muy poco.

Otro elemento que se echa en falta en este modo es unas plantillas que sirvan de guía o un pequeño tutorial. Para hacer buen uso del modo de creación de niveles tendremos que haber jugado bastante el juego y haber comprendido sus lógicas, o probar y probar hasta que haga sentido el nivel que hagamos.

Duración

En temas de duración el juego peca de dos maneras. El modo normal puede extenderse los suficiente hasta volverse tedioso si uno pretende sentarse a jugar por largas sesiones. Aunque logra ofrecer una experiencia causal satisfactoria. El tiempo estimado de juego está entre 3-5 horas, que aunque es poco, en este tipo de títulos puede convertirse en algo dificil de masticar.

En el modo kids pasa lo contario, dura demasiado poco. Más o menos 40 minutos para un niño con poco conocimiento de videojuegos. Para uno avezado, seguramente no dará más de 15 minutos. Y además sin opción de rejugabilidad. Ni tampoco la opción de jugar el modo normal, que suele ya complicar los niveles lo suciente para que se haga un verdadero reto para un niño pequeño.

Conclusión

Lo primero, Hoggy 2 es un juego que cuesta 5 euros. Y por lo que cuesta lo que ofrece está más que bien. Como juego de plataformas ofrece diversidad de enemigos, situaciones, puzzles. Se vuelve repetitivo y tedioso para sesiones largas de juego, pero en sesiones cortas y casuales de juego es bastante divertido.

El kids mode, con todo y su corta duración, lo hace una compra casi que obligada si tienes hijos pequeños a los que desees introducir a los videojuegos, sus mecánicas, el manejo del control, y a aprender a superar dificultades utilizando su razonamiento.

En general, si disfrutas de juegos sencillos que reten tu cerebro, Hoggy 2 es una buena elección. Su adpatación a la consola está muy bien lograda, sin fallos que impidan terminarlo tranquilamente. También es una buena opción para aumentar los logros en nuestra Xbox One.

Nota final: 6.5

Follow me

Bastian Bux

Redactor / Creador de contenido at Area Xbox
Crecí como un niño nintendo. Ahora Xbox es mi hogar. Saco tiempo de donde no tengo para dedicarme a hablar de lo que me gusta. Gamertag: BuxTheRobot
Bastian Bux
Follow me

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *