Análisis de Democracy 4: El poder en tus manos

Democracy 4 es el nuevo juego desarrollado por Positech Games y distribuido por Auroch Digital. Dos años después de su salida en Steam, finalmente podemos disfrutar de la cuarta entrega de la saga en nuestras consolas. Desde Área Xbox queremos dar las gracias a Auroch Digital por proporcionarnos una copia digital del juego.

Democracy 4 parte de una premisa sencilla. Dar al jugador la posibilidad de gobernar un país con las limitaciones económicas o sociales de cada uno de ellos. Desde Estados Unidos a Japón pasando por España o Canadá. El abanico de países y culturas que podemos elegir es una buena pero reducida muestra para el jugador.

En función del país que elijamos, afrontaremos un nivel de dificultad. Japón o España son de los países con mayor dificultad de juego. Mientras que Canadá o Estados Unidos son “fáciles” de manejar. La dificultad de cada país se muestra antes de seleccionarlo, así como distintos valores como el PIB, la criminalidad o el desempleo.

El juego perfecto para los cuñaos

El sueño de muchos cuñados españoles y sobremesas de comidas familiares no es otro que el de arreglar el país. Pues gracias a Democracy 4 esto es posible. A los mandos del país que elijamos deberemos jugar con diferentes tipos de medidas de gobierno. Ya sea modificando los impuestos o los gastos de gobierno o lanzando nuevas medidas. Para poder tomar estas decisiones es necesario tener “Poder Político”, que se consigue cada turno proveniente de nuestro Consejo de Ministros.

Con este poder cada turno tendremos disponibles una serie de decisiones en base a ello. Estas decisiones pueden ser de Asuntos Exteriores, Economía, Hacienda, etc. Y en función de ellas, determinados sectores de la población estarán contentos y otros no. Esto se aplica también a nuestros ministros, ya que tienen también sus preferencias personales.

Conforme vayamos tomando decisiones que no sean de su agrado, su lealtad bajará reduciendo el poder político por turno que nos proporcionan, esto hace más difícil poder sacar adelante nuevas medidas o modificar las existentes. Aquí es donde entra en juego el primer consejo que nos da el juego nada más empezar, y es que no podemos tener a todo el mundo contento. Una base muy importante a tener en cuenta no solo aquí, si no en nuestro día a día.

No solo debemos prestar atención a las medidas de gobierno. También a la seguridad del país ya que habrá grupos extremistas de todo tipo que pueden provocar dolores de cabeza. En función del país con el que juguemos, habrá determinadas medidas permitidas por la legislación del juego. En este apartado podrá regularse la tenencia de armas, el nivel al que se arma la policía, el requerimiento de documentos de identidad, etc.

Este apartado es importante no descuidarlo, o os puede pasar como en una de mis partidas donde un grupo extremista religioso cometió un magnicidio contra el presidente del gobierno (contra el jugador) poniendo fin a la partida antes de tiempo.

Todo lo que toquemos a lo largo del juego, tiene impacto sobre los grupos de votantes. Ya que la prohibición de las armas de fuego por ejemplo, retira el apoyo de los “patriotas”. Aumentar la red de carreteras aumenta el gasto público pero reduce el desempleo y contenta a los “automovilistas” y enfada a los ecologistas. Otras medidas fiscales en beneficio de unos u otros enfadará a un sector y contentará a otro. Este juego nos enseña en todo momento a buscar un equilibrio en nuestras decisiones.

Dilemas que afrontar, decisiones que tomar

Aún con todo lo mencionado anteriormente, cada vez que pasamos de turno se nos lleva a una pestaña donde vemos noticias relacionadas con nuestro país de una manera u otra. Si hemos tomado determinadas medidas, veremos que perdemos atractivo para la inversión extranjera o que hay riesgo de que cierto sector entre en huelga. Al clicar en estas noticias podemos ver los colectivos afectados y las medidas involucradas. Esto permite modificarlas para solventar estas situaciones negativas y ayudar a la prosperidad del país.

Junto a este tipo de medidas, surgirán decisiones que no podremos evitar. Como condenar actos de dictadores extranjeros, actos de protesta en otros países o situaciones que se presenten en nuestra propia nación. Cada una de ellas tendrá un impacto tanto en los grupos de votantes como en el desempleo, la sanidad, etc. todo en función del tipo de tesitura que nos presente el juego.

Un apartado técnico no protagonista

Como se ha podido ver a lo largo de todo el análisis, todo el foco del juego se centra en la acción, en el juego, en la toma de decisiones. Para ello, Positech Games ha conseguido optimizar la interfaz de juego de PC a consolas para su manejo con mando. El movimiento a través de todos los menús del juego es sencillo. Aunque es bastante común olvidarnos de revisar ciertos apartados cruciales para no perder el rumbo del país. Más allá de esto, la banda sonora del juego es bastante pegadiza y agradable. Lo que ayuda a concentrarnos en la acción y en llevar al país que elijamos y mejorar su situación.

En conclusión, Democracy 4…

Democracy 4 nos presenta un juego donde lo importante es la toma de decisiones y la búsqueda del equilibrio para poder mejorar el país que “gobernemos”, todo ello a través de una interfaz de juego y una banda sonora que hace más ameno el deber de gobernar para el pueblo. Democracy 4 se encuentra disponible para PS5, PS4, Xbox Series, Xbox One, Nintendo Switch y PC. Como siempre, si queréis conocer más análisis como éste no olvidéis pasaros por vuestra casa, aquí en Área Xbox.

Democracy 4

7.5

Nota

7.5/10

Pro.

  • Nos permite "conocer" cómo gestionar un país
  • Buen abanico de países para jugar
  • Buena adaptación de PC a consola

Contra.

  • El acceso a ciertos menús es más complicado que en su versión de PC

Acerca del autor

Estudiante. Amante de los videojuegos, motorsport, pop-rock y Brandon Sanderson. Fan de Star Wars, juegos de estrategia y cuaquier frikada.

Entradas relacionadas