Análisis Chained Echoes, una pequeña obra maestra del JRPG

Chained Echoes

Chained Echoes es el proyecto en solitario de Mathias Linda, que ha dedicado más de siete años a sacar adelante su trabajo, arrancando de verdad en 2019 con una exitosa campaña de Kickstarter. En éste título Linda ha querido plasmar como eran los JRPG en la época de los 16 bits, y no solo lo ha conseguido con creces, si no que nos ofrece una fórmula que funciona a las mil maravillas.

Una historia clásica de los JRPG

Chained Echoes nos lleva al mundo de Valandis, un universo de fantasía medieval con algún toque steampunk, como son las armaduras mecanizadas que veremos durante el juego. La trama se sitúa en una época de paz tras siglos de guerras entre las tres facciones que pueblan Valandis. Esta paz no durará mucho, pues para los intereses de algunos la guerra es algo que debe perpetuarse.

De esta manera, durante las primeras horas de juego vamos saltando de unos personajes a otros, todos protagonistas de algún modo en éste conflicto. Los personajes están muy bien definidos, cada uno teniendo una personalidad muy marcada, así como sus habilidades, pero con un toque bastante original, pues hay razas y clases de todo tipo.

Pasadas las primeras horas, llegamos al punto donde todos estos personajes se unen en un grupo con un objetivo común. Aún así, el juego no deja de presentarnos personajes y localizaciones nuevas a un ritmo endiablado. Puede ser un poco confuso al inicio, pero una vez pasado el primer tramo estaremos atrapados sin remedio en este universo y empatizando con todos sus protagonistas.

Chained Echoes, un JRPG clásico actualizado

La trama es bastante buena para engancharnos de lleno en este título, pero su jugabilidad y mecánicas son de lo mejor que se ha visto últimamente en el genero. De verdad, sin exagerar. Chained Echoes consigue evolucionar varios aspectos de los JRPG clásicos como el ritmo del juego, equilibrio entre exploración y combate, y las propias mecánicas de combate en sí.

Lo primero que llama la atención es la velocidad a la que se mueven los personajes por el escenario, lo que le da un dinamismo a la exploración que pocas veces encontramos en este tipo de propuestas. Por otro lado, los encuentros con enemigos están «scriptados», es decir, no hay combates aleatorios. Al recorrer ciertos escenarios por donde nos lleva la historia aparecerán estos grupos de enemigos, así que olvidaros de sesiones de «farmeo» para subir niveles y poder enfrentaros a ese jefe que se nos atraganta.

Aquí los puntos para subir de nivel, llamados Grimoire Shards, se nos otorgan según exigencias del guión, normalmente tras terminar un combate contra un boss o una larga misión. Otro aspecto a tener en cuenta es que al terminar un combate, se recupera la «vida» y el «maná» al completo, así como los compañeros que hayan muerto en ese combate resucitarán. Esto hace que cada combate tengamos que exprimir al máximo las habilidades de cada personaje para salir airosos, explotando las técnicas de cada uno. Para que esto funcione, el juego hace uso del llamado sistema Overdrive.

Chained Echoes

Sistema de combate Overdrive

Todo el combate de Chained Echoes se basa en el sistema Overdrive, que se representa con una barra de tres colores (amarillo, verde y rojo) y un indicador de progreso en la esquina superior izquierda de nuestras pantallas. Por cada acción que realizamos con nuestro grupo, el indicador va subiendo o bajando a lo largo de la barra. Este sistema hace que tengamos que pensar muy bien nuestro siguiente movimiento. Dependiendo de la acción que realicemos y en el momento que la realicemos, el indicador puede subir o bajar, aportando un toque estratégico con mucho peso en los combates.

La idea principal es que éste indicador se quede en la parte de color verde, ya que nuestros ataques serán más potentes. Si el indicador llega a la parte roja, estaremos en problemas, ya que nuestros ataques pierden efectividad y los ataques enemigos se potencian. Aparte de este sistema, encontramos elementos muy típicos de JRPG, los combates por turnos, debilidades a ciertos elementos o efectos negativos o positivos que podemos o nos pueden provocar, y movimientos «ultra».

Un aspecto visual y sonoro que encandilan

Estamos ante un título que indudablemente entra por los ojos. El pixel-art del que hace gala Chained Echoes esta directamente inspirado en los JRPG de los 16 bits, pero con un lavado de cara muy acertado para adaptarlo a los tiempo actuales. Escenarios grandes y personajes de gran tamaño, animaciones y efectos bien diferenciados para cada habilidad de combate, los retratos de los personajes durante las conversaciones, o la fluidez con la que todo se mueve. El mimo que Mathias Linda le ha puesto a su obra se nota en cada píxel en pantalla.

Por otra parte, el título cuenta con una banda sonora realmente a la altura de los grandes del JRPG clásico. Ya sea explorando escenarios, en combate, en una conversación dramática, todos los temas tienen ese encanto de los JRPG clásicos, con melodías que se nos quedan grabadas incluso después de dejar el mando. Una vez más resulta difícil de creer que este título lo haya desarrollado una única persona. A pesar de no tener voces, el resto de efectos sonoros permanece a la misma altura, rayando el sobresaliente.

Chained Echoes, conclusiones finales

Chained Echoes es una verdadera y grata sorpresa para este final de año. Un título que coge todo lo que hacía buenos a los JRPG de la época de 16 bits y le da un lavado de cara en todos sus aspectos para adaptarlo al público actual. Hay muchas cosas que enamoran del título, su sistema de combate, el ritmo y lo equilibrado que está en todos sus aspectos. Su apartado visual y sonoro también son buenos de por sí, pero juntamos todos estos aspectos tenemos ante nosotros una pequeña obra maestra de artesanía. Su duración tampoco se queda atrás, ya que podemos irnos hasta las treinta o cuarenta horas si nos lo proponemos. Como punto negativo, y bastante reseñable, es que el juego no está traducido al castellano, un hándicap bastante importante para algunos jugadores.

Chained Echoes puede gustar a cualquier jugador que le de una oportunidad, pero los fans del JRPG clásico tienen aquí una visita de obligado cumplimiento. El título salió a la venta el 8 de diciembre a un precio de 24,99€ para Xbox Series X/S, Xbox One, PC, PS4, PS5 y Switch. Eso sí, no olvidéis que si sois suscriptores de Gamepass lo podéis probar ya mismo, cosa que os invito a que hagáis desde ya. Si quieres leer más análisis como éste, no dejes de visitar nuestra web, Área Xbox.

Chained Echoes

9.2

Gráficos

9.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Sonido

9.5/10

Pro.

  • Trama y personajes a la altura de los grandes JRPG
  • Ritmo y sistema de combate
  • Banda sonora con muchísimo encanto

Contra.

  • No está traducido al castellano.

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Madrileño residente en Vallecas. Amante de los gatos, la fantasía y la ciencia ficción. Me cuesta no jugar a todo lo que se me pone delante.

Entradas relacionadas