Análisis Two Point Campus: SEGA nos anima a echar la matrícula en su alocada Universidad

Cuando se lanzó en 2018 Two Point Hospital, SEGA pretendía recoger el testigo del mítico Theme Hospital y llevarlo a otro nivel. De la mano de Two Point Studios, la compañía nipona volvió a poner de moda aquella temática, y vaya que si lo hizo. Two Point Hospital fue todo un éxito, llegando como ya sabéis a Xbox Game Pass. Y de nuevo, la historia se repite.

Tras un regreso por todo lo alto, el siguiente paso sería expandir la experiencia, pulirla aún más y ofrecer más contenido con la misma calidad. ¿Y qué mejor forma de hacerlo que aplicando todo lo bueno del primer juego a un alocado Campus de estudiantes? Así es, Two Point Campus parte con todo lo bueno de Two Point Hospital, manteniendo el espíritu pero con un universo totalmente renovado.

¡Ah! y lo tienes de lanzamiento en Xbox Game Pass. Así que si aún no has echado tu matrícula, creo que este análisis te hará decidirte por completo.

Un Campus con muy «buen rollo»

Si ya has jugado al gran Two Point Hospital, reconocerás al instante multitud de similitudes entre este y la nueva experiencia universitaria de SEGA. Una de las más notorias es el tono simpático que se mantiene en todo momento. Todo en Two Point Campus funciona desde el humor. Algo que se percibe desde los propios tutoriales, en los que incluso los más expertos en la materia no se toman en serio nuestra intención de crear un campus de ensueño, o directamente se ríen de los alumnos.

Durante la partida también oiremos al locutor de la radio del campus, que además de adelantarnos la próxima canción, hará comentarios y chistes con el característico humor de la saga Two Point. ¡Hasta en la megafonía del campus! más de una vez he oído eso de «se recuerda a los alumnos que si estáis aquí es porque queréis».

Todo esto, sumado a un apartado visual que mantiene lo visto en Two Point Hospital, establece una ambientación muy atractiva. También hay nuevos detalles muy divertidos, como las plagas que asolan el césped del campus, o la repentina lluvia de ranas, eventos que traerán de cabeza a nuestros bedeles. Por supuesto, también se han implementado nuevas animaciones acorde a las labores de los estudiantes y trabajadores del campus; además de descansar y divertirse en su tiempo libre, es de lo más gratificante admirar cómo los personajes se aplican en las diferentes actividades de clase, fabricando un robot, aplicando nuevas recetas de cocina o elaborando sus trabajos en la biblioteca.

Two Point County nos invita a crear los mejores campus del condado

Para aquellos interesados que no han probado el género y dudan en hacerlo, voy a dejar clara una cosa: esto es un auténtico come horas. Durante este análisis, me ha sucedido más de una vez aquello de «termino con esto y me voy a dormir», y tras decirlo, pasarse otra hora volando. Es otro de los grandes puntos a favor que tienen Two Point Campus y su predecesor.

Para mantenernos entretenidos durante largas sesiones de juego, lo nuevo de Two Point Studios nos trae toneladas de contenido. Y todo está bien hilado y planteado, como sucedía con nuestra aventura en los hospitales. Centrándonos en las diferentes carreras para los estudiantes, cada campus nos ofrecerá de inicio impartir unas titulaciones concretas para empezar en los campus que vamos desbloqueando.

En Two Point Campus comenzaremos construyendo el campus de Freshleigh Meadows, una localidad tranquila en la que no se nos exigirá demasiado. Y como en Hospital, el planteamiento se repite; empezar con un primer mapa, llegar al nivel mínimo que el juego nos plantea para desbloquear otro, y así sucesivamente. Una vez tengamos todos los campus desbloqueados, así como los principales contenidos, podremos ir aplicándolos al resto. De esta forma, nos desligamos por completo de la línea trazada por el propio juego, comprando nuevas parcelas y expandiéndonos en cada ubicación.

A Freshleigh Meadows le seguirán Piazza Lanatra, la Universidad de Mitton y otros tantos. Por supuesto, cada Campus tendrá un entorno propio bien diferenciado. Por ejemplo, Piazza Lanatra es como su nombre indica, una zona céntrica adoquinada, donde comenzaremos a impartir la titulación de Gastronomía. En el caso de Freshleigh Meadows, al comienzo de nuestra primera partida, impartiremos la titulación de «Cienciografía». Aunque una vez cumplidos los objetivos, es posible expandirse tanto en la oferta de titulaciones como en terreno.

En Two Point Campus tendrás que cubrir las necesidades de todos los alumnos

Como es lógico, el centro de cualquier campus son sus alumnos, y en este caso no podía ser menos. Sin embargo, no solo debemos tener en cuenta a los estudiantes, también conviene tener contentos al resto de empleados que lo mantienen a pleno rendimiento. Digamos que existen una serie de «mínimos requisitos» que debemos cumplir siempre para mantener contentos a empleados y alumnos.

Algunos elementos indispensables son comunes, como el aula, los baños o las duchas, pero otros son exclusivamente para alumnos o personal del campus.

Docentes, auxiliares y bedeles

Hay varias salas interesantes e indispensables para nuestro personal. Una de las que sacaremos más partido será la de formación, que permite añadir nuevas habilidades a estos personajes. Por ejemplo, es posible especializar a un profesor en clases particulares, en investigación o cualquier otra en función de las titulaciones que se imparten en el campus en cuestión.

Los bedeles también tienen su miga, y es que igualmente pueden adquirir ciertas habilidades según la ubicación. Al sucederse algunos eventos de lo más surrealistas, deben adaptarse a ellos para combatirlos. Uno de los más graciosos es el que tiene lugar en Noblestead, donde unos tipos vestidos de caballero medieval (como los alumnos) atacarán el campus ocasionalmente.

Por su parte, los auxiliares serán los que se encarguen de la biblioteca, la enfermería, los puestos de comida, la asociación de estudiantes… De igual forma podrán seguir formándose para adaptarse a las diferentes tareas. En definitiva, todos los empleados del campus sumarán para levar a cabo el proceso que el propio juego define como «educa, formación, expándete». Lo que se nos intenta transmitir con ello, es que debemos mantener el equilibrio entre la mejor plantilla de trabajadores, buenas instalaciones, mantener felices a los alumnos, y por supuesto, ampliar aún más el campus.

Ah, y no olvidéis de construirle una sala de descanso al personal. Aunque no tendréis gran cosa desbloqueada en un principio, un sofá bien cómodo, una máquina recreativa y unos dardos pueden ser más que suficiente para ayudarles a recuperar la energía que necesitan.

Alumnos

A pesar de la importante labor del personal de cada campus, son los estudiantes los que una vez iniciado el curso, dan vida a nuestras instalaciones. Como cabe esperar, el principal atractivo son las salas dedicadas a las diversas titulaciones. En nuestro primer campus de Freshleigh Meadows, comenzaremos centrándonos en la Cienciografía y los elementos principales que esta necesita para que los estudiantes adquieran los conocimientos. Posteriormente iremos ahondando en el resto de titulaciones.

Lo bueno es que además de las salas principales, ciertas titulaciones requerirán otros objetos adicionales o nuevas instalaciones complementarias. A medida que los estudiantes pasen de curso y aumenten su nivel, las iremos necesitando. En el caso de la Gastronomía para que os hagáis una idea, existen por separado la especialización en comida salada y también en comidas dulces.

En Noblestead, debido a su cultura caballeresca anclada desde hace setecientos años, los alumnos irán disfrazados de caballero medieval. La única titulación posible es la de caballería, y con este motivo, se celebrarán justas y enseñaremos a los alumnos a combatir con la espada o la ballesta. Suena a todo menos a una universidad convencional, pero… ¿Quién quiere aprender cosas aburridas?

Pero bueno, no todo va a ser estudiar, en Two Point Campus también hay lugar para la diversión. Mantener contentos a los alumnos será fundamental para el rendimiento y el atractivo del campus. Entre lo más importante, destaca la asociación de estudiantes, donde podrán divertirse con conciertos, tomarse un «refrigerio» o jugar unas partidas al futbolín. De igual manera tendrán la sala de ocio, la residencia donde alojarse, clubes a los que apuntarse… ¡incluso podremos organizar eventos propios!

Visitas inesperadas

En pleno crecimiento del campus, tendremos que estar pendientes a nuevos mensajes que puedan llegar a nuestro «buzón» del correo. Y es que además del vaivén de los estudiantes y el personal, algunos visitantes nos avisarán previamente para ver las instalaciones y ofrecernos una recompensa a cambio. El ejemplo más claro es el de los inspectores, que tendrán en cuenta la limpieza o la calidad de las instalaciones.

Por otra parte tenemos las jornadas de puertas abiertas, que permitirán captar nuevos alumnos en función de lo atractivo que les resulte el campus. Y eso no es todo, las marcas ficticias del juego relacionadas con bebidas o comida rápida a lo «Cheesy Gobblins», también nos ofrecerán una visita a cambio de unos jugosos honorarios. Todo sea por aumentar las ventas.

Una jugabilidad de lo más pulida

Two Point Studios ya tenía una fórmula perfecta con Two Point Hospital, y ya se sabe que si algo funciona… Esta vez cambian la temática, las animaciones, las instalaciones o los personajes, pero manteniendo el mismo espíritu. Las mecánicas son realmente las mismas a la hora de crear las diferentes salas por casillas. Y más de lo mismo cuando distribuimos los accesorios de las mismas, o simplemente decoramos el campus.

Tanto el dinero como los Kudos siguen siendo vitales a la hora de gestionar el campus. Cada mapa nos permite empezar con una cantidad concreta de dinero, pero al mismo tiempo, iremos consiguiendo Kudos según los objetivos cumplidos. Aprobar un mínimo de alumnos, obtener el reconocimiento de los inspectores, satisfacer las peticiones de los estudiantes, todo ello nos reportará Kudos. Gracias a esta otra «moneda» se podrán desbloquear nuevos objetos.

Nuevamente contaremos con premios al finalizar el año, permitiéndonos sumar Kudos por cada premio otorgado. Dependiendo de cuanto fomentemos la investigación, mejoremos las instalaciones, el buen porcentaje de aprobados, el éxito de los clubes y un largo etc, obtendremos unos premios u otros. Se tendrán en cuenta las graduaciones, los expulsados, los que continúan, los abandonos, suspensos y la nota media. Cada premio sumará una media de 10 Kudos a nuestra cuenta.

Antes de dar comienzo al curso, el juego permite añadir nuevas titulaciones o mejorar las que ya se imparten. Para ello contaremos con los puntos de titulación, que aumentan cada año según el progreso del campus. Esto supone modificar los requisitos del próximo curso, además de esperar un aumento de alumnos y de las cuotas de matrícula.

La interacción con los menús sigue siendo fluida y bastante sencilla, similar a lo visto en Two Point Hospital. También se mantiene el puntero en pantalla, con el que será bastante sencillo seleccionar los personajes o estancias de las instalaciones. Por poner algún pero, he de decir que en un par de ocasiones a la hora de modificar las salas para agrandarlas, se ha bloqueado dicha opción, teniendo que reiniciar el juego. También he encontrado algún que otro bug sin mayor importancia, remedios que seguramente lleguen mediante actualización previa al lanzamiento.

De la emisora a la megafonía

Todo en Two Point Campus está cuidado al más mínimo detalle. Se nota el mimo en cada uno de sus apartados, y el sonoro da buena cuenta de ello. Más de uno podría pensar erróneamente que el sonido no es tan importante en un juego de gestión como este, sin embargo, la experiencia gana muchos enteros gracias a ello.

En primer lugar, la banda sonora ameniza las partidas con melodías pegadizas, y que a su vez no resultan molestas o repetitivas. Siguiendo el humor tan característico que emplea Two Point Studios, la megafonía hará acto de presencia a menudo para soltar algún chiste y recordar sus obligaciones a los alumnos. O puede que solo lo haga por diversión para mofarse de ellos.

Pero si hay algo que mola de verdad, es observar el campus más de cerca y oír a los personajes y los eventos que tienen lugar en las diferentes salas. Un concierto, las fiestas, las clases o los chascarrillos de los personajes dan vida al entorno, gracias en parte a los efectos sonoros combinados con las geniales animaciones.

Echa ya tu matrícula

En Two Point Campus encontrarás todo lo que necesitas para hacer de cada Universidad el lugar perfecto para los estudios de los alumnos. La oferta de titulaciones es enorme, a lo que hay que sumar el progreso y los desbloqueables, que permitirán mejorar las instalaciones.

Con lo nuevo de Two Point Studios, SEGA reafirma el buen estado de forma en el que se encuentra un estudio que ya ha logrado consolidarse con creces. La base jugable es fantástica, y poco o nada necesitan corregir, dejando de lado algún que otro fallo propio de lanzamiento. Al igual que Two Point Hospital, el resultado es un juego cargado de contenido, y que brindará a los jugadores horas y horas de diversión. Un imprescindible más de este año, que para alegría de los usuarios de Xbox, llega de lanzamiento a Game Pass.

Two Point Campus

8.8

Gráficos

8.0/10

Jugabilidad

9.5/10

Sonido

9.0/10

Pro.

  • La jugabilidad sigue siendo tan buena como en su predecesor
  • El apartado sonoro mantiene el tipo en todo momento
  • Hay una variedad enorme de titulaciones y contenidos para añadir a nuestros campus
  • El juego anima a mejorar constantemente nuestro campus, convirtiéndose en un come horas

Contra.

  • En dos ocasiones la partida se bloqueó en uno de los menús, algo a solventar con su lanzamiento

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

He viajado a mundos que jamás creeríais, acabado con enemigos que escapan a todo misticismo. He sentido mi pulso acelerarse con cada batalla, y el suspiro de quien sabe que tendrá que volver a levantarse. Siempre hay un villano esperando y una aventura a la vuelta de la esquina.

Entradas relacionadas