Análisis mando Nacon MG-X.

Dos meses de prueba nos ha dado para mucho con este mando oficial de la marca NACON y sinceramente, hemos de decir y más de cara a las fiestas, que es el regalo perfecto para aprovecharlo junto al servicio en la nube que nos ofrece Xbox Game Pass Ultimate.

Y es que no es para menos, NACON ha sacado un producto sobresaliente, que además de ser oficial para el sistema Android, es de lo más cómodo que nos hemos encontrado tras probar varias opciones y desde luego no concebimos la mejor manera de jugar a los juegos que disponemos en la nube de Microsoft.

Batería integrada con autonomía de hasta 20 horas.

Con una batería integrada de hasta 20 horas de uso según con el juego que hagamos uso y su conector USB-C nos encontramos con un dispositivo que nos permitirá allá donde estemos de disfrutar de la experiencia portátil de XBOX. No es para menos ya que aunque no dispongamos de conexión para auriculares, a día de hoy no es imprescindible porque con cualquier auricular Bluetooth obtendremos una experiencia estupenda en todos los aspectos. El tiempo de carga es de aproximadamente 2h con una capacidad de 600mA.

Sobre su conectividad Bluetooth recalcar que es la estándar para cualquier dispositivo actual siendo esta la 4.2 y os aseguramos que hemos probado todos los juegos frenéticos del catálogo que disponemos para ver si obteníamos algún tipo de problema de input lag y sinceramente nos ha sido imposible encontrarle un «pero» a la conectividad del mando.

 Muchos observareis en sistemas parecidos que hacen uso de conector físico con el terminal móvil y creeréis que el sistema Bluetooth dará problemas, pero a la larga se agradece este tipo de conectividad ya que sufrirá menos tanto el móvil en su conector como el dispositivo al intentar y sacar el móvil de él, queda resuelto de una manera limpia y cómoda al no tener que estar preocupados de posible roturas futuras o problemas de contactos. En ese sentido creemos que gana NACON MG-X sin desmerecer otros sistemas.

Comodidad y agarre en cualquier lugar y posición.

En cuanto al tacto y agarre del soporte se nos hace muy como en cualquier postura, y no os vayáis por la tangente, hemos probado a jugar en el sofá, mientras esperábamos el metro e incluso en la cama durante ese pequeño rato antes de dormir, y de verdad que en nuestras manos se ha sentido cómodo y bien sujeto sin sudoración ya que el material no es pesado permitiendo un buen agarre con su textura en la parte trasera. No es un plástico desagradable que nos encontramos en productos de calidad dudosa, para nada, el material es estupendo y se nota en los acabados y uniones del mando.

Tanto la parte interior del mando como parte del exterior tenemos una textura de agarre que le viene de maravillas permitiendo esa fricción necesaria en el caso del interior para que el móvil no se deslice por la verticalidad y en el exterior para nuestras manos haciendo preciso el agarre del control.

Controles a la altura.

 La disposición de los botones, cruceta y sticks son los mismo que encontraremos en cualquier mando de la casa de Microsoft, con unos sticks asimétricos que no son de la dureza acostumbrada en los periféricos de sobremesa pero que sinceramente tampoco es algo destacable, aunque creíamos que debíamos hacerlo saber, al igual que los botones superiores y frontales que son de recorrido corto pero que cumplen con nota su función. Lo que si hemos disfrutado mucho ha sido su cruceta que nos ha recordado a nuestra infancia donde los controles tenían una cruceta y 3 o 4 botones como máximo. En este caso la cruceta cumple increíblemente bien y de hecho hemos usado más que el stick para movernos en según qué juegos. botón «select, start y guia» también hacen acto de presencia.

 En definitiva todos los controles cumplen con su cometido teniendo en cuenta que, aun siendo un producto oficial, sus limitaciones por tamaño hacen que los recorridos o pulsaciones nos chirríen un poco teniendo en cuenta que comparado a un mando tradicional y más de última hornada de XBOX es como comparar un huevo con una castaña, en nada se parecen pero en ambos casos, los de los manos, obtendremos una experiencia magnifica para jugar.

Dos indicadores leds nos informaran del estado de la batería en un caso y de la conexión bluetooth en otro, poco más que decir sobre ello.

 La compatibilidad del mando de NACON con el móvil es un punto a favor ya que aunque esté orientado a su uso con el servicio de Microsoft podremos también usarlo en otras aplicaciones o juegos que sean compatibles de la tienda de Google lo que es un punto a favor para darle más usos que para jugar en la plataforma de XBOX.

Comodidad y sencillez.

 A estas alturas decir que su sistema de montaje o instalación es de lo más sencillo, basta con abrir hacia los extremos el dispositivo para poner el móvil de hasta 6,7″ de tamaño y pulsar el botón inferior de sincronización para empezar a jugar, es algo que nos ha gustado y por eso hicimos referencia a que no tenga el conector USB-C para alojarlo en el móvil, porque nos permite quitar y poner con facilidad y rapidez el móvil para según ocasiones, que puede parecer una tontería pero para nosotros es un acierto y NACON ha sabido resolverlo muy bien.

No hemos hablado de sus dimensiones 185 × 94 × 35 mm sin terminal insertado, pero si os aseguramos que unido a su reducido peso será todo un placer usarlo sin cansarnos en ningún momento.

Te recordamos que también tenemos por aquí un análisis del mando Nacon Revolution X.

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Friki a tiempo parcial, padre y marido a tiempo completo. Disfruto con mis hobbies. Cinefilo, melomano y videojugador desde hace más de 30 años. Gt: thanatosxbox

Entradas relacionadas

Deja tu comentario