Análisis: Before We Leave

Before We Leave

¿Te gustan los juegos de estrategia y gestión sin ningún tipo de presión? Before We Leave, es tu juego, un City Builder indie desarrollado por Balancing Monkey Games y distribuido por Team 17.

En Before We leave tendremos que construir ciudades sin violencia, ambientado en un futuro apocalíptico algo diferente a lo que estamos acostumbrado en los videos juegos. Vamos a tener un mundo más colorido de lo esperado, ya que después de tantos años sin humanos rondando, parece que la vida vuelve a surgir poco a poco.

En nuestro rinconcito del universo tendremos que desarrollar y evolucionar a los «Compas» mientras reconstruimos y redescubrimos nuestra civilización. Ya que exploraremos nuevos territorios, y planetas.

La historia

A lo largo de muchas generaciones, nuestros compas han permanecido bajo tierra. Parece que durante todo este tiempo han ido perdiendo todo el conocimiento que tenían en la época y cuando salen del bunker se encuentran con los conocimientos básicos de vida, construcción y cultivo (Nos vamos a hartar de comer patatas).

Tendremos que reconstruir la civilización perdida. Acoger, enseñar y evolucionar a los compas, descubrir tecnología antigua para colonizar otros continentes y planetas.

Conforme pase el tiempo y vayamos evolucionando tendremos que ir desbloqueando puntos de investigación de diferentes tipos, pero eso lo iréis descubriendo conforme vayáis avanzando a lo largo del juego.

Tendréis que tener cuidado ya que hay que tener complacidos y felices a los compas para que rindan en la colonia. Tendremos que darles de comer, de beber, respetar sus horas de descanso, y todo irá viento en popa. Bueno, al menos al principio ya que luego irán apareciendo una serie de «seres», algunos legendarios o ancestrales que nos dificultarán un poco nuestras tareas.

El mundo apocalíptico precioso

Algo que realmente sorprende en Before We Leave, es que siempre tenemos en mente que después de una debacle o de una gran desgracia, esta todo destruido, y se vería fatal. Podríamos pensar que todo estaría oscuro, quizás frio u hostil, y nada más alejado de la realidad que nos quieren enseñar en el juego, sacando un apartado gráfico precioso y de ensueño.

El juego nos muestra un micro universo super acogedor que después de tantos años de ausencia humana, se ha convertido en un lugar muy colorido, lleno de vida y muy agradable de ver. Todo esto hace que tengamos una experiencia super relajada ya que visualmente el juego transmite tranquilidad, al menos al principio.

Vemos un planeta casi virgen, quitando algunos restos de civilización que será crucial para la evolución del juego. Before We Leave nos deleita con una gama de colores muy amplia, ya que podemos observar con bastante detalle la naturaleza, montañas, acantilados, mares y hasta el propio universo, y todo esto en un ciclo de día y noche que hace un contraste de colores, realmente envidiable.

En definitiva, estamos ante un juego Indie que se ve increíblemente bien, y con unos detalles visuales muy bien cuidados, todo un deleite para los ojos y con una personalidad aplastante.

Un sonido fusión muy acorde

La música o ambientación que nos ofrece Before We Leave es uno de los aspectos más fuertes del juego. Tiene una banda sonora que nos acompaña a lo largo de todo el juego.

El juego nos ofrece un total de 36 canciones que han sido compuestas y producidas por el galardonado Compositor Benedict Nichols. Es una música fusión relajante que nos trae desde guitarras, que son capaces de calmar a nuestros compas, hasta la música folclórica más alegre capaz de poner a trabajar hasta al más vago de los compas. El acompañamiento perfecto para ver pasar el tiempo.

Un detalle muy cuidadoso a resaltar de la parte sonora es que la música nos acompaña hasta que llega la noche, y en ese momento el juego nos hace sentir un remanso de paz y tranquilidad como si estuviéramos observando las estrellas a plena noche en medio del campo, o en la playa, donde más os guste.

Una mezcla de jugabilidad cuando menos interesante

En Before We Leave estamos ante un juego de construcción de civilizaciones. La estructura hexagonal que reflejan los mapas, puede recordarnos algo a Civilization, pero solo eso, ya que a diferencia de la mayoría de juegos de esta características, nos ofrece un sistema pacífico. Pero cuidado, que conforme evoluciones a lo largo del juego aparecerán algunas criaturas que harán de las suyas.

Nuestra misión principal será volver a poner en pie a la sociedad. Creando las diferentes edificaciones y explotando al máximo los recursos que podemos ir sacando de cada isla como son minerales, madera, agua, comida, etc. Empezamos con una isla, luego pasamos a otras islas, hasta que terminamos con la colonización de un sistema solar completo, si algún animal ancestral no nos lo fastidia antes. Pero no os preocupéis, que no tendremos unidades de combate pero si edificio que os ayudarán a sobrevivir.

Al comenzar el juego todo parecerá muy sencillito, pero pasados unos minutos, se nos abrirá una cantidad de opciones que puede llegar a abrumarte o a asustarte y más si no estás acostumbrado al genero. Todo se irá complicando una vez que tengáis varias islas colonizadas. Falta de recursos, compas tristes o hambrientos, puntos de investigación insuficientes, una cantidad de problemas y dificultades importantes a tener en cuenta.

Con la cruceta, nos iremos moviendo por el mapa y los menus. Con la X abriremos un menú gigante de construcción, la opción de destruir, y la de creación de carreteras, algo que será fundamental para el funcionamiento de la colonia. Y con el Lb y el Rb cuando tengamos varios sitios colonizados, podremos pasar automáticamente de una isla a otra.

De la misma forma que tendremos un control manual de cuatro velocidades, en la que podremos ampliar o disminuir dependiendo de nuestras necesidades. (1/2, mitad de lo normal. x1, velocidad real. x2, doble de velocidad y velocidad x4)

Dos puntos importantes a reseñar en cuanto a la jugabilidad. El juego es totalmente disfrutable en la Xbox Series X que es donde he podido probarlo, y será la costumbre de jugar a este tipo de juegos con teclado y ratón, pero jugarlo con mando se hace realmente complicado, un poco tosco, y en ocasiones he tenido bloqueo de la cruceta sin saber porque, que hacer, ni que estas haciendo. Y el otro punto que si me ha encantado a la vez que sorprendido es el sistema de investigación en forma de árbol lateral en el que necesitas desbloquear unas cosas, para poder desbloquear las siguientes.

Modos de juego

Como modos principales de juego tenemos dos. El tutorial, que es básicamente eso, un tutorial, pero si es muy recomendable si tenéis un rato hacerlo, porque hay una cantidad innumerable de opciones que os vendría bien conocer mientras os va introduciendo poco a poco en la dinámica del juego.

Luego tenemos el modo historia, que realmente no tiene misiones o historia alguna. Se trata de construir y evolucionar sin más, que parece poco pero no lo es. Es un modo de construcción libre en el que antes de empezar dicho modo podemos elegir ciertos parámetros como por ejemplo el numero de planetas, la devolución de materiales a la hora de destruir alguna construcción, y mucho más que tendréis que ir descubriendo vosotros mismos, todo esto harán variar la dificultad a la que nos enfrentaremos.

Los mapas se generan de manera aleatoria, y vamos a tener que ir consiguiendo un buen equilibro entre recursos, población y exploración, que al principio no parecerá muy complicado, pero creedme… !LO SERÁ!

La estructura que tenga nuestra colonia será fundamental a la hora de sacarle productividad, ya que tendremos que tener caminos creados para todos los edificios, y cuidado con la contaminación y las nubes tóxicas que se desprenderán de algunos edificios repercutirán en los compas.

Todo esto, hará posible que descubramos edificios de otras generaciones, que tendremos que reparar y evolucionar para avanzar en la creación de nuestro propio universo.

Conclusión de Before We Leave

Que Before We Leave sea un juego pacífico o ausente de belicosidad, no implica que se trate de un juego al alcance de todos o que sea sencillo de afrontar. No deja de ser un juego de construcción y gestión de recursos, que aunque relajado, te va a plantear retos como la limitación de espacio.

El juego es muy interesante, sale el 23 de noviembre y si eres un amante de los City Builders, tienes una cita obligada. Aunque si no te gusta mucho el genero es una buena oportunidad para probarlo ya que viene de lanzamiento en Xbox Game Pass.

No quería terminar este análisis sin dar las gracias a Team 17 que ha hecho posible este análisis facilitándonos un código.

Recordad que podéis seguirnos en Área Xbox para mas análisis o para estar al tanto de todas las noticias referente al mundo Xbox. Y ahora os vamos a dejar con el tráiler de lanzamiento por si no conocíais Before We Leave. Disfrutad.

Before We Leave

17.99 €
7.3

Gráfico

8.5/10

Jugabilidad

5.5/10

Sonido

8.0/10

Pro.

  • Construcción relajada.
  • Combinación de zonas.
  • Sistema de evolución

Contra.

  • Controles con mando mejorables.
  • Caótico en ciertos momentos.
  • Frustración en ocasiones por falta de ayuda.

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Dando guerra en el mundo de los videojuegos desde la Atari.
Disfruto con cada lanzamiento, y me ilusiono como un niño.
Hecho mis ratos libres subiendo cositas a youtube e intetando conseguir el 100% de los juegos...!

Entradas relacionadas

Deja tu comentario