Análisis Chernobylite; visitamos la Pripyat más oscura

Últimamente está muy de moda Chernóbyl, especialmente en los videojuegos. Si sois de esos a los que les interesa la trágica historia sucedida alrededor de su central nuclear y en la ciudad de Pripyat, me temo que este juego os va a interesar. La fantástica serie «Chernóbyl» también ha llevado el tema a la actualidad, y ahora al fin podemos sumergirnos en su universo. Chernobylite nos pone en la piel de Igor, un científico poco dado a las armas, que volverá a la zona de exclusión de Chernóbyl en busca de su pareja. Pero la empresa no será nada fácil, y llevar a cabo semejante plan, supondrá enfrentarse a multitud de peligros.

Chernobylite es un título que combina supervivencia y gestión con momentos de sigilo, acción e incluso terror. Tendremos que explorar un páramo radiactivo y formar nuestro propio equipo para llevar a cabo nuestro plan. Un plan arriesgado, pero que para nuestro protagonista Igor valdrá la pena. De nosotros depende su bienestar y el destino de quienes le rodea. Ahora por fin lo disfrutamos en consolas de nueva y anterior generación. Acompáñame en esta aventura radioactiva y descubre los más oscuros secretos de Chernóbyl. No pierdas de vista tu contador Geiger, ¡empezamos!

Luces y sombras en su apartado técnico

El videojuego de The Farm 51 se estrenó primero en PC, cosechando un importante apoyo por parte de los usuarios. Este es un título que recuerda claramente al clásico S.T.A.L.K.E.R., cuya próxima entrega llegará en 2022 a Series X/S. Sin embargo, se trata de una propuesta que bien podría denominarse AA por sus características. Lo cierto es que Chernobylite nos invita a visitar Chernóbyl y sus alrededores con un apartado gráfico bastante decente, pero que pierde en la old-gen. Sus bosques y edificaciones abandonadas presentan unos escenarios geniales, pero con ciertos matices.

La ambientación es muy buena, pero el problema surge en el potencial del propio hardware. Las Xbox One (sobre todo S y «FAT») simplemente no pueden con ello, independientemente de que el juego esté más o menos pulido. Y no me malinterpretéis, este juego no tiene las cotas de un Red Dead Redemption, pero tampoco es un desastre. Toda la vegetación está constantemente en movimiento, y el nivel de detalle, siendo correcto en exteriores, aumenta dentro de los edificios. Decir también, que sin ser un mundo abierto como tal, cuenta con zonas abiertas de gran tamaño.

Las características que os comentaba anteriormente hacen que la experiencia en estos sistemas sea mucho peor. Los rascones son constantes, con alguna ralentización puntual, y con sobresaltos que bien pueden fastidiar nuestro sigilo o la acción en un tiroteo. También hay un efecto granulado excesivamente alto en zonas oscuras o de noche. Y por si fuera poco, al menos en mi caso, he sufrido un grave problema con mi partida. Tras haber completado algunas misiones y conseguir varios recursos, inicié nuevamente el juego para seguir adelante, pero este decidió llevarme de nuevo a la cinemática introductoria. No sé si este problema ha sucedido en otros sistemas, pero desde luego es algo que los desarrolladores deberían atajar cuanto antes.

Chernobylite a nivel jugable: Supervivencia y Acción

Al meterme de lleno en Chernobylite, fui descubriendo en muy poco tiempo que su apartado jugable es más profundo de lo que parece en un principio. Este no es un videojuego de corte «narrativo», ni tampoco invita a pegar tiros como un loco. Hay una historia sí, y también hay momentos para la acción, pero diría que no son ni mucho menos lo más importante. El objetivo de Chernobylite va por otros derroteros, y creo que lo mejor para entenderlo, es dividir su jugabilidad en dos apartados; supervivencia y acción.

Supervivencia

Aquí es donde reside el principal interés del juego, el cual consiste en hacer que tanto Igor como sus acompañantes resistan en las duras condiciones de Chernóbyl. El componente de supervivencia es vital para lograr nuestro objetivo, salvar a la esposa de Igor. Para ello, el crafteo es lo primero que tendremos que tener en cuenta. A lo largo y ancho de Chernóbyl encontraremos diferentes recursos en forma de alimentos, plantas, piezas mecánicas y mucho más. Con dichos recursos, podremos crear otras herramientas, que a su vez permitirán la creación de objetos con los que sobrevivir. Por poner un ejemplo, para obtener medicinas será necesario crear una hoguera con un cazo, y así se nos permitirá crear un ungüento de curación o con otro tipo de ventajas.

Dependiendo de dónde nos encontremos, si dentro o fuera del refugio, podremos crear unas herramientas u otras. Centrándome en esta estancia del juego, debéis saber que su relevancia es máxima para cumplir el objetivo de Igor. En este refugio, donde estaremos siempre a salvo, se encuentra el centro de operaciones. Una pizarra muestra lo que será el plan final para salvar a la esposa de Igor, y para que tenga éxito, habrá que rellenar los huecos pendientes. Esto se hace saliendo al exterior y cumpliendo las misiones que nos plantea el juego. Obtener recursos, convencer a otros personajes para que nos ayuden, explorar zonas, cada misión plantea un objetivo, aunque también habrá libertad de movimiento.

En cuanto al refugio en sí, y teniendo en cuenta que habrá que reclutar a nuevos personajes, el juego nos obliga a que poco a poco se convierta en un lugar más acogedor. Con las piezas y recursos, podremos construir camas, mesas de trabajo, generadores de energía, y así con varios elementos que harán del refugio un lugar mejor para sobrevivir. Esto sirve también para controlar los medidores de nuestros reclutas, pues si no están cómodos o pasan hambre, pueden llegar a abandonarnos.

Acción

Vuelvo a recordaros que Chernobylite no es precisamente un juego que se apoye principalmente en su gunplay. Y es que su acción, que evidentemente existe, no se desarrolla de esta manera en todo momento. Las armas nos servirán claro está, y habrá situaciones en las que sí o sí haremos uso de ellas, ya sea porque el juego lo impone o porque nos hayan detectado los enemigos. Si bien los alrededores y la propia central están muy vigilados, el sigilo será nuestra principal baza en buena parte de las misiones. Además, la precisión y cadencia con las armas es algo a lo que tendremos que ir adaptándonos poco a poco, ya que como digo no es uno de sus fuertes.

Os pondré el ejemplo de una de las primeras misiones que llevé a cabo. Encomendé una misión a mi compañero, con la idea de que trajese suministros médicos al refugio. Por mi parte, opté por explorar una zona con el objetivo de robar un cargamento de alimentos. A medida que me acercaba al objetivo iban apareciendo enemigos, y aunque eran muy pocos, estos se movían, de forma que debía adaptarme para ocultarme en la maleza y atacarles en el momento adecuado. Existe la mecánica clásica para realizar una ejecución sigilosa por la espalda, y es así como fui acabando con todos ellos.

Tras llegar a cada objetivo, el juego da la opción de seguir explorando o bien regresar al refugio mediante el generador de portales. Este generador con forma de pistola, es un aparato que crearemos al inicio del juego, y que nos permite volver en todo momento a nuestro refugio. Funciona con Chernobilita, un extraño mineral radioactivo generado a raíz del accidente de la central, y al que el juego debe su nombre. Con ello, el generador produce agujeros de gusano estables por los que Igor podrá viajar.

En Chernobylite tendremos que decidir constantemente

La narrativa juega un papel importante en el devenir de Igor. Aunque el componente jugable de Chernobylite es el gran protagonista, The Farm 51 demuestra a lo largo de la aventura que tienen algo que contar. Y es que en esta historia, nos sumergimos en un mundo a medio camino entre lo real y lo sobrenatural, con tintes de terror que nos darán más de un sobresalto. En este sentido, se entienden las comparaciones con S.T.A.L.K.E.R., pues tienen varias características en común.

Los estragos del accidente en Chernóbyl nos harán movernos entre enemigos cotidianos, pero también enfrentarnos a otros de lo más terroríficos. Y es que la radioactividad de la Chernobilita ha causado enormes estragos, algunos de ellos más graves de lo que creemos. No es casualidad que existan artilugios tan surrealistas como el generador de portales. Pero más allá del propio universo del juego, habrá decisiones que tomar a medida que pasemos horas y horas por Chernóbyl.

Incluso antes de encontrar el que sería nuestro refugio, tuve que cruzarme con algún que otro… S.T.A.L.K.E.R. (sí como en el otro videojuego). Estos «acechadores» o vigilantes de Chernóbyl serán otro de los incordios, y en más de una ocasión habrá que enfrentarlos o huir de ellos. Como ya comentaba anteriormente, lo mejor es pasar desapercibido. En una situación que se daba al inicio del juego, dos vigilantes armados me detectaron, y automáticamente se activó un cuadro de diálogo con varias opciones. Escoger sabiamente nuestras palabras es clave para sobrevivir, también para mantener a salvo a nuestros compañeros.

En el refugio o a la hora de explorar volveremos a vernos en esta tesitura. Decide quién realiza esta misión, qué recursos necesitas o a cuales das prioridad, qué mejorar del refugio. Chernobylite es también eso, decidir, y decidir bien si queremos seguir vivos. Es al fín y a cabo un título de supervivencia, acompañado por otras muchas características.

Sonido y traducción; mejor en ruso

Que no se me malinterprete, no digo que juguéis a Chernobylite con todo traducido al ruso, pero el doblaje desde luego que es innegociable. Un juego como este, en el lugar en el que se desarrolla la trama, merece la pena jugarlo así. La otra opción es el doblaje al inglés, pero puestos a elegir, creo que es un plus contar con las voces en ruso. La traducción al castellano también mantiene un buen nivel. Los textos, cuadros de diálogo y los menús están correctamente traducidos a nuestro idioma. No tendréis ningún tipo de problema en este sentido.

Si el doblaje en ruso está a la altura, la ambientación general también cuenta con un apartado sonoro muy bueno. Hay detalles mejorables por supuesto, pero no olvidemos que estamos ante un título independiente. La música de la banda sonora es genial, y generalmente sabe entrar cuando debe, y no hacerlo cuando toca. Podemos movernos a través de las cloacas de la central en pleno silencio, con una tensión más que palpable, y también sobrecogernos con una melodía que da escalofríos. Sin duda, es otro punto fuerte de la aventura, que aporta muchísimo a esos momentos clave de la trama.

¿Merece la pena la compra de Chernobylite?

Esta es la pregunta que todos os estaréis haciendo a estas alturas. Siendo justos con el juego, y teniendo en cuenta que es un indie, tiene una base muy buena. De hecho, me encanta todo su universo, con grandes escenarios que explorar y elementos sobrenaturales que otorgan un toque más terrorífico. Jugablemente, también cuenta con mecánicas muy interesantes, sobre todo orientadas a la supervivencia. El crafteo es fundamental para crear nuevas herramientas y comodidades en nuestro refugio, así como la gestión de nuestro grupo.

Con todo esto, hay que aclarar que el buen hacer del estudio se ve empañado por varios «contras», sobre todo un problema grave que os comentaba al inicio del análisis. En mi caso, el juego no conservó mi primera partida, la cual tenía bastante avanzada, con recursos y objetos importantes ya creados en mi refugio. Intenté cuanto pude, pero no hubo forma de recuperar esa partida, por lo que tuve que empezar de cero. Este es el principal motivo por el que he rebajado tanto la nota en el apartado de jugabilidad, que pese a tener cosas muy buenas, ha de corregir este fallo cuanto antes.

A nivel gráfico, el juego presenta un apartado artístico… cómo decirlo, escueto/discreto, pero que a su vez es más que suficiente. Los exteriores son mas genéricos, mientras que al entrar en los edificios y movernos por interiores, la cosa mejora bastante a nivel de detalle. Eso sí, no esperéis un gunplay super pulido, pues tampoco es lo que persigue Chernobylite. Aquí tienen más peso los diálogos, la exploración y las decisiones que tomemos, que sumados a la emotiva aventura de Igor, dan lugar a un producto lo suficientemente atractivo. De vosotros depende dar el paso, pero teniendo en cuenta siempre que trae consigo algunos problemas a solucionar. Y recuerda, si te ha gustado este análisis encontrarás más en Área Xbox.

Chernobylite

5.3

Gráficos

6.0/10

Jugabilidad

3.0/10

Sonido

6.8/10

Pro.

  • Una ambientación bien trabajada
  • Buen doblaje al ruso con una excelente traducción al castellano
  • Numerosos elementos de supervivencia

Contra.

  • Técnicamente muy inferior en consolas old-gen
  • Problemas con la partida guardada, obligando a empezar de cero
  • No esperéis un gunplay demasiado profundo

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

He viajado a mundos que jamás creeríais, acabado con enemigos que escapan a todo misticismo. He sentido mi pulso acelerarse con cada batalla, y el suspiro de quien sabe que tendrá que volver a levantarse. Siempre hay un villano esperando y una aventura a la vuelta de la esquina.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario