Análisis: Tails of Iron

En el análisis de hoy os presentamos Tails of Iron, un título de aventura rol en 2D, con unos combates cuya exigencia se inspira en los títulos soulslike. La desarrolladora de este título es la compañía británica Odd Bug Studio y producido por United Label. Desde aquí agradecer al distribuidor Meridiem Games la cesión del código para realizar nuestro análisis. El título salió el pasado día 17 de septiembre de 2021 y se encuentra disponible para Xbox One, Xbox Series X/S y en todo el resto de plataformas. Este análisis ha sido realizado desde una Xbox Series X.

Ratas contra ranas y un reino que reconstruir

En Tails of Iron tomaremos el control de Redgi, un príncipe rata, el cual deberá mantener el linaje victorioso de su padre Rattus I, el Salvador. El rey Rattus se encargó de unificar los reinos de las ratas en un único gobierno y expulsó al malvado Verruga Verde del reino de las ranas. El reino prosperó durante su gobierno. Los cultivos y familias prosperaban a medida que aumentaba la Fortaleza Carmesí del pueblo de Cola Larga.

Llegó un momento en el que el rey Rattus no se veía capaz de continuar defendiendo su reino. Algunos de los aldeanos comenzaban a oler algo extraño en el aire. Verruga Verde había regresado. Su destino, la Fortaleza Carmesí. Arrasaba a su paso todo lo que encontraba. El rey Rattus no se veía capaz de hacerle frente, de modo que entregó su corona a Redgi, nuestro joven príncipe. Él será el elegido para defender la Fortaleza Carmesí y volver a expulsar del reino a Verruga Verde y su ejército de ranas.

Tras esta introducción tomaremos el control de Redgi. Continúa la introducción de la historia con un tutorial sobre el manejo del personaje, formas de combate, preparar armamento y recobrar la salud. Una vez preparado nuestro príncipe, acudiremos al coliseo, donde el rey Rattus nombrará al hermano mayor de Redgi como líder de la comitiva encargada de luchar contra Verruga Verde. Redgi se enfrentará a su hermano Denis para demostrar su valía. Tras ganar a su hermano, aparece en el coliseo Verruga Verde acompañado de su ejército de ranas. El rey Rattus morirá a manos de Verruga Verde y destruirá la Fortaleza Carmesí, acabando con la vida de la mayoría de aldeanos.

Aquí es donde empieza nuestra aventura. Redgi deberá tomar el trono de su padre y reconstruir el reino para, de ese modo, poder vengarse de Verruga Verde y expulsarlo de nuevo.

Del fracaso harás tu aprendizaje

Como hemos dicho anteriormente, en Tails of Iron estamos frente a un juego de aventuras en 2D, con pinceladas de RPG y cuyo combate se encuentra inspirado en juegos soulslike. Al poco de movernos por las distintas salas o zonas del juego nos puede venir a la mente otros títulos como Hollow Knight.

El combate dispone de unas mecánicas muy sencillas. Nuestro protagonista podrá atacar de forma sencilla, realizar un ataque cargado, esquivar, rodar, bloquear o , como buen soulslike, realizar un parry. A parte de estas mecánicas habituales para este género, podremos elegir tres tipos de armas durante el combate. Tendremos disponible el arma a una sola mano, con la que podremos hacer uso de nuestro escudo. El arma a doble mano, con un ataque más pesado pero donde sacrificaremos el uso del escudo. Y por último el ataque a distancia, donde dispondremos en un primer momento de un arco, pero posteriormente dispondremos de otros dos tipos de arma a distancia. No se mencionan para evitar spoilers.

Una parte importante también del combate es nuestro equipamiento. La protección será básica. Un casco, una armadura y un escudo. Cada una de ellas las podremos elegir entre tres tamaños o pesos: desde ligera, media o pesada. Su elección dependerá de nuestro estilo de juego o de la necesidad que exija el siguiente combate.

Los enemigos también tendrán una mecánica de combate habitual. La mayoría de estos ataques se nos muestran en unos indicadores sobre el enemigo. En primer lugar tenemos los ataques básicos, los cuales no tienen ningún tipo de indicador. Si observamos una señal con unas líneas blancas significará que el enemigo va a realizar un ataque a distancia que podremos bloquear. Si estas líneas son rojas, no bastará un bloqueo para defendernos y deberemos esquivar el ataque. También puede aparecer unas líneas oblicuas de color amarillo, lo que significará que podremos bloquear el ataque pero deberemos realizar un parry si no queremos sufrir ningún tipo de daño. Por último, tenemos un indicador que es un circulo de color rojo. Esta señal indica que el enemigo va a realizar un ataque del que deberemos huir rodando.

A pesar de que las mecánicas de combate son bastante básicas, tanto nuestras como las de nuestros enemigos, se exigirá al jugador reflejos y atención para evitar sufrir un ataque. Esto es especialmente importante contra los jefazos, ya que con un par de golpes estaremos fulminados. Para lograr alzarnos con la victoria, deberemos de estudiar los movimientos del enemigo. Cada uno de ellos realiza una serie de ataques similares o incluso una cadencia de ellos que podremos memorizar para atacar en el momento más preciso. A veces será conveniente esperar para atacar, a pesar de parecer una situación ideal, ya que si no lo hacemos acabaremos besando el suelo.

Juego con tintes de RPG

Tailes of Iron es en base un juego de aventuras RPG. Su apartado más rolero se encuentra en la posibilidad que tenemos de mejorar nuestro personaje, equipamiento y armaduras. Elegir las características que más nos convengan de nuestro armamento o equipamiento, según zona o combate en el que nos encontremos, o la realización de misiones secundarias, son otros de los apartados más roleros.

La mejora de habilidades de nuestro protagonista Redgi será únicamente la de aumentar su barra de salud. No existen otras habilidades extraordinarias a las mecánicas de combate antes mencionadas. Para aumentar esta barra de salud, deberemos acudir al cocinero de nuestro reino y entregarle una serie de ingredientes. Una vez reunidos estos ingredientes nos elaborará un plato especial, el cual nos aumenta un tramo de la barra de vida.

El zumo de bicho será un elemento básico en el juego. Gracias al zumo de bicho podremos recuperar nuestra salud. Llevaremos con nosotros una botella de este zumo, que se irá agotando a medida que vayamos bebiendo para recuperar la vida. Esta botella la podremos rellenar al acabar con ciertos enemigos de tipo bicho o también en unos barriles repletos de zumo de bicho que se encuentran distribuidos por algunas de las salas del mapa.

Al igual que otros juegos del género soulslike, el apartado del guardado de la partida puede influir en algunos puntos. En este Tails of Iron no hemos encontrado gran dificultad en este sentido, no teniendo que recorrer gran parte del mapa y sorteando enemigos más básicos para llegar a la sala de un jefe y acabar mordiendo el polvo, para de nuevo repetir la ruta y combate. Por suerte, no llegaremos a sentir esta desesperación, ya que la mayoría de combates principales disponen de un punto de guardado muy cercano a la sala del jefe. Estos puntos de guardado recuerdan bastante a los de Hollow Knight, pues deberemos sentarnos unos bancos, indicados con un farol azul, y la partida se habrá guardado.

El otro trabajador importante de nuestro reino será el herrero. Esta rata nos pedirá «diseños«, los cuales transformará de forma aleatoria en armadura o armamento. A lo largo de nuestra aventura podremos conseguir o comprar estos «diseños» que nos permitirá entregárselos al herrero para ganar más armadura y armamentos. A pesar de esta función, durante nuestras exploraciones por el mapa será cuando podamos encontrar más armaduras y armamentos, incluso alguno de ellos en momentos anteriores a un enfrentamiento importante y que será necesario equipárselos para poder combatir mejor.

Tanto las armaduras como el armamento que llevemos equipados tendrán un peso y una resistencia estimados. Todo se nos mostrará de forma gráfica en el menú principal de nuestro personaje. Si un elemento nos aumenta de peso o reduce nuestra resistencia, la barra se coloreará en rojo la zona afectada. Si en lugar de eso, reduce el peso o aumenta la resistencia, la barra se coloreará de verde. En algunas ocasiones deberemos buscar el equilibrio perfecto según nuestro gusto o necesidad. Si queremos movernos de forma rápida y realizar muchos ataques seguidos, podremos reducir nuestro peso al mínimo. Por el contrario, si queremos realizar ataques pesados, deberemos sacrificar nuestra agilidad y rapidez.

Un elemento no comentado hasta el momento es el del veneno. Encontraremos en el mapa una serie de bolsas llenas de veneno, el cual introduciremos en hasta tres botes que tendremos disponibles. Con este veneno rociaremos nuestra arma principal para inferir al enemigo un daño extra al estar infectado.

La exploración del juego la realizaremos por los mapas de las distintas zonas que visitaremos. Tendremos un total de seis zonas para visitar, cada una de ellas con una dificultad o exigencias diferentes. Estos mapas podrían recordar al visto en títulos como Hollow Knight, sin embargo su exploración es un tanto distinta. En todo momento veremos la distribución de las salas ocultas y se nos mostrará con indicadores el lugar donde encontrar las misiones principales y secundarias.

Por lo que respecta a las misiones secundarias, las hay de distintos tipos. Encontraremos misiones por medio de encargos en unos tablones en el punto principal de cada una de las seis zonas. Estos encargos suelen consistir en eliminar a los bichos de una plaga que está incordiando a algunos de nuestros hermanos rata, o acabar con algún enemigo más exigente que está matando a nuestros aldeanos. También encontraremos tablones de combate. El objetivo de estas misiones secundarias es la de enfrentarnos a un enemigo principal y acabar con él. Por último, hay misiones secundarias que encontraremos de forma aleatoria por el mapa al hablar con nuestros aldeanos. Normalmente conseguiremos algún objeto que nos permitirá aumentar nuestra salud o acceder a una nueva zona del mapa.

El objetivo de las misiones secundarias es la de ganarnos unas monedas, las cuales serán completamente necesarias para reconstruir nuestro reino, que es el objetivo principal de nuestro protagonista.

A modo de «extra«, en el menú en forma de libro encontraremos un subapartado con este mismo nombre, donde se encuentran las llamadas «medallas«, que no es otra cosa que los diferentes logros que podremos conseguir en el juego. Alcanzar todos estos logros estará disponible para aquellos jugadores más habilidosos y exigentes.

Enemigos básicos, jefes y jefazos

La variedad de enemigos es la esperada. A pesar de que el juego se centra en la lucha entre ratas contra ranas, encontraremos distribuidos por el mapa otros enemigos como larvas, mosquitos y topos. Cada uno de ellos estarán repartidos en sus distintas zonas, pero alguno de los enemigos los podremos encontrar compartiendo algunas salas. La exigencia de cada uno de ellos es muy diversa. Con el tiempo llegaremos a aprender los movimientos de los distintos enemigos básicos y su forma de hacerles frente sin tener que recurrir al uso de mucho zumo de bicho. Si no prestamos atención, hasta la larva más normal del mapa podrá hacernos añicos.

Siguiendo la trama narrativa de la aventura, nos encontraremos una serie de combates contra algunos jefes. Algunos de ellos son jefes más normales, con una exigencia más elevada que los enemigos básicos, pero que, de igual modo que éstos, con aprendernos sus movimientos podremos acabar con ellos.

Un renglón por encima encontraremos a los jefazos. Podrían considerarse como los enemigos principales de cada una de las zonas. Estos combates están normalmente repartidos en tres momentos. En cada uno de estos momentos el jefazo se comportará de una forma diferente y cambiará su estilo de combate. Esto provocará que acabaremos muertos muchas más veces de las que desearíamos.

Morir no será un drama, ya que habremos conocido más a nuestro enemigo. Nos volveremos a enfrentar a él y caeremos de nuevo. Así sucesivamente hasta que entendamos por completo a nuestro enemigo y acabemos con él. Para estos jefes y jefazos tendremos que pulsar el botón del stick derecho para hacer una ejecución y acabar de forma épica el combate. Todo al más puro estilo souls.

Algunos de estos jefazos se encuentra ocultos en el mapa. Su enfrentamiento no es necesario para finalizar la historia principal. Si bien, para conseguir todos los logros del juego deberemos acabar con ellos. Su exigencia es mayor que la de todos los otros enemigos vistos en el juego.

Apartado técnico, gráficos y música

A nivel técnico este Tails of Iron no es exigente con el hardware, debido a su mecánica de juego o elementos en movimiento en pantalla. Gracias a esto, consigue una gran fluidez en los movimientos de nuestro personaje y enemigos. Para un título de este género es algo importante a considerar, ya que en muchas ocasiones dependeremos de la agilidad de nuestras manos con los botones para lograr esquivar o atacar en un momento concreto.

Su estilo artístico es de gráficos dibujados a mano. Con unas escenas repletas de detalles y con un gusto artístico impecable. Estaremos manejando a nuestro protagonista por seis zonas perfectamente ambientadas y tendremos la sensación de estarnos moviendo por un cuento de dibujos.

La música no es un punto destacable del juego, si bien, siempre nos pondrá en situación según el momento de la historia en el que nos encontremos.

Este Tiles of Iron no tiene ningún tipo de diálogo por parte de los personajes. En su lugar, se nos mostrarán unas nubes de diálogos en los que, en forma de dibujos sencillos, nos explicarán el siguiente punto a seguir. Para desentrañar los detalles de la aventura de nuestro héroe roedor, escucharemos una voz en off del narrador de la historia. Esta voz será conocida por muchos y es que el actor de doblaje es Doug Cockle, voz de Geralt de Rivia en la saga The Witcher.

Conclusiones y opinión personal

Tails of Iron me ha sorprendido muy gratamente. Para todos los jugadores más exigentes y en especial para los amantes del género souls, este título saciará su gusto a la vez que les sorprenderá. Tiene todos los elementos que pudieran agradar a jugadores exigentes, pero también ofrece una posibilidad a los menos adentrados en este género, ya que su exigencia se centra únicamente en los combates principales y no tanto en la exploración. Para todos los jugadores, sentirán una gran motivación al ver que han podido superar a ese jefazo que tantas veces nos ha matado y que pueden seguir avanzando en la historia, mejorando su equipamiento y estar preparados para el siguiente jefazo.

Gráficamente es una delicia ver un juego con este estilo artístico, en el que se puede ver mucho amor y trabajo por parte de los desarrolladores de Odd Bug Studios. No he tenido ningún tipo de fallo o bug a lo largo de todo el título, lo cual hace ver también el buen trabajo de este estudio británico.

Por lo que respecta a la exploración, me hubiera faltado un poco más de variedad. Sentir la necesidad de tener que adentrarme en un punto desconocido del mapa sin saber qué me voy a encontrar en la siguiente sala. El juego peca de seguir la misión principal y las secundarias a modo de rail, sin opción o necesidad de separarse de la trama principal para explorar el mapa y mejorar armamento o armaduras. Sin embargo, tampoco tendría que considerarse un punto del todo negativo, ya que la ambición de este Tails of Iron es muy clara y no pretende llegar a una extensión similar a la de otros títulos de gran calado del mismo género.

Según los desarrolladores, Tails of Iron tiene una duración estimada de unas 10-12 horas para los jugadores habituados al genero soulslike. Para aquellos jugadores con menos experiencia o que quieran conseguir todos los logros del juego, su duración se puede extender unas cuantas horas más. En mi caso, la historia principal del juego me ha llevado un total de 8h y 36 minutos en completarla, quedándome pendiente conseguir algunos de los logros más exigentes.

Para descubrir más análisis similares sobre otros juegos disponibles para nuestras consolas Xbox, te invitamos a que visites nuestra página Área Xbox.

24,99€
8.1

GRÁFICOS

8.7/10

JUGABILIDAD

8.2/10

SONIDO

7.3/10

Pro.

  • Exigente sin exceso
  • Fluido y agradecido gráficamente
  • Apto para los nuevos en el género

Contra.

  • La duración podría extenderse más
  • Exploración limitada

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Apasionado de los videojuegos desde que tengo uso de razón. Cualquier excusa es buena para sacar un rato y echar un vicio. Siempre pensando en verde.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario