Análisis Twelve Minutes: ¡Qué largos pueden ser 12 minutos!

Twelve Minutes el juego creado por Luis Antonio y viene a sorprendernos, por su tremenda originalidad, de la mano de la editorial, Annapurna Interactive.

En Twelve Minutes, eres un personaje que acabas de llegar de vuelta a casa tras un día de trabajo. Tu pareja está esperándote en casa con tu postre favorito en la nevera y lo que parece ser una velada prometedora se convierte en una auténtica pesadilla. Al poco tiempo de llegar a casa, llaman a la puerta y resulta ser un policía que os esposa a tu mujer y a ti. Luego empieza a acusar a tu mujer de cosas que para ti no tienen absolutamente sentido alguno hasta que finalmente acabas estrangulado. Es aquí el momento en el que empieza un bucle infinito en el cual tienes que descubrir que está pasando…

En ese momento te ves obligado a repetir una y otra vez tu propio final. Y así hasta que descubras cuáles son las acciones correctas para ir avanzando en la investigación y poder liberarte del bucle en el que te encuentras.

Twelve Minutes: Un estilo de juego clásico

Twelve Minutes, es un thriller interactivo con un sistema de juego que se basa en el clásico estilo point and click al más puro estilo Monkey Island. Este sistema se caracteriza porque tenemos un cursor el cual se utiliza tanto para movernos como para interactuar con los objetos. Ya sean estos del apartamento o del propio inventario. Es aquí donde encontramos un problema importante. No es nada que nos impida jugar, pero sí que nos encontramos con la dificultad a la hora de jugarlo en mando, puesto que el juego esta principalmente pensado para jugarlo con ratón. Muchas veces cuando intentamos ir hacia un sitio o seleccionar un objeto con el mando, no se selecciona el adecuado. Cerramos una puerta en vez de pasar a través de ella, o sino, ¿cuántos de vosotros os habéis apuñalado por equivocación?.

Para utilizar cualquier objeto del inventario, solo debemos hacer clic sobre él y luego arrastrarlo hasta la persona u objeto que queramos para interaccionar con él. Encontrar diferentes objetos ocultos y probar acciones distintas a las ya realizadas, será fundamental para avanzar en Twelve Minutes.

La perspectiva visual del juego está centrada desde el eje óptico perpendicular al suelo, o también llamada vista cenital. Nuestra área de acción se limita al apartamento en el cual tenemos salón, baño y habitación. Si salimos del apartamento, el bucle se reinicia.

El juego te da una gran variedad de posibles interacciones, pero solo si realizas las correctas podrás ir avanzando en la historia para salir del bucle en el que te encuentras sometido. Las interacciones están medidas al milímetro, por lo que todas y cada una de ellas hacen algo. Aunque puede que, como he dicho antes, esa acción no sirva para nada en la historia y sea simplemente una interacción de relleno.

Historia de película

La historia es sorprendente, con algún que otro giro de guion que incluso en algún momento nos hace pensar que ya hemos podido terminar la historia. El juego te invita a realizar actos locos y en ocasiones salvajes. Todo esto habilitará nuevas interacciones y podrás escuchar nuevas conversaciones o reunir nuevas pistas adicionales. A su vez, esto casa perfectamente con el uso de los diálogos, los gestos y la ambientación musical y te hace meterte de lleno en el juego.

El reparto de Twelve Minutes, podría ser tranquilamente el de una película de Hollywood. Nos encontramos ante unas voces de cine, como son James McAvoy (Múltiple) como protagonista del juego; Daisy Ridley (Star Wars) como la mujer y Willem Dafoe (Spider-Man) como el policía que irrumpe insistentemente bucle tras bucle.

Los guiños al cine

Luis Antonio deja patente su intención de que esta producción se asemeje mucho a una obra cinematográfica. De hecho, si tenemos un bueno ojo cinéfilo veremos como muchos planos recuerdan a películas. Éste es el caso de El Resplandor, con la alfombra y el personaje implacable que irrumpe en el apartamento. Al igual que también encontramos referencia con la película Origen, ya que llegado un momento el personaje no sabe que es real y que no. También vemos una clara referencia a la película: Atrapado en el tiempo, que de hecho encontramos un logro que hace referencia a su título original (El día de la marmota).

Twelve minutes ha dado para muchos sentimientos o sensaciones, he sentido alegría, pena, empatía en ciertas ocasiones por los personajes, pero también personalmente he sentido bastante frustración. Al ser un juego de ensayo-error y no sentir el reforzamiento necesario cuando hacía una acción “correcta”, no sabes cuando estas haciendo algo bien. A su vez esto es algo que te mete más en el juego, ya que incluso te hace sentir el agobio y la frustración del propio protagonista. Cada vez que empieza un nuevo bucle, te hace querer volver al bucle e intentar cambiar un valor en la ecuación a ver si por fin has dado con la tecla y avanzas un poco. Pero si resulta que no ha sido la tecla correcta, la frustración se convierte en doble.

Apartado gráfico

Twelve minutes es un juego cuidado al milímetro, y podemos apreciarlo en cada uno de los objetos de las diferentes estancias que podemos encontrarnos en el apartamento. Pero cuando nos acercamos o incluso cuando intentamos mirar por la mirilla para ver como se acerca hacia nuestra casa el policía, vemos una carencia importante. Esto no tiene mayor relevancia por que el resto del juego se ve precioso y se nota que han tenido un mimo y un cuidado exquisitos.

Conclusión Twelve Minutes

Twelve minutes es una historia narrativa, no es un tipo de juego para todo el mundo, ya que es un sistema de juego al más puro estilo aventura grafica. Luis Antonio ha creado una historia que funciona a la perfección, una historia en la que cabe un sinfín de posibilidades. Aunque, algunas de esas posibilidades os adelanto que no vale para absolutamente nada. A mi me ha costado más o menos 5 horas, pero si bien puedes verte atascado en un bucle. Y, si no tocas los puntos exactos, puedes estar tranquilamente 20 horas repitiendo bucles y querer tirarte por la ventana del baño del pisito de Twelve minutes.

Para terminar, he de decir que Twelve Minutes es un juego imprescindible, estando de salida y ya disponible en el Xbox Game Pass, podría considerarse uno de los juegos revelación de 2021. Recordad seguirnos en Área Xbox si queréis leer más análisis y estar al día de la actualidad de todo lo referente con el mundo Xbox.

Twelve Minutes

24,99€
7.9

Gráficos

7.0/10

Jugabilidad

7.8/10

Sonido

9.0/10

Pro.

  • Historia de película.
  • Reparto de voz inmejorable.
  • Acciones diferentes e ingeniosas.
  • Varios finales posibles.

Contra.

  • Puede llegar a ser frustrante.
  • Los controles con mando dejan que desear.

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Dando guerra en el mundo de los videojuegos desde la Atari.
Disfruto con cada lanzamiento, y me ilusiono como un niño.
Hecho mis ratos libres subiendo cositas a youtube e intetando conseguir el 100% de los juegos...!

Entradas relacionadas

Deja tu comentario