Simplemente, gracias Xbox

En nuestro día a día, en nuestra burbuja actual, solemos dedicarnos a seguir la actualidad, todo lo nuevo, lo que se cuece en el mundo de los videojuegos. En este sentido, parece que todo vaya demasiado rápido. Un evento hoy y otro pasado mañana, un nuevo tráiler ilusionante y otros no tanto, anuncios que nos sorprenden, polémicas, mucho ruido. Pero no quisiera que se me malinterprete, no lo digo en el mal sentido. Más aún viniendo de Microsoft, creo que todos estaremos de acuerdo en que lo que se está consiguiendo es un auténtico hito. La industria del videojuego es y fue siempre grandiosa, con épocas doradas por supuesto. Pero si por algo hay que destacar la época actual, es por movimientos tan importantes como los que está llevando a cabo Xbox. Y esa, es la razón de ser de este artículo.

Rendimiento y fiabilidad al servicio del usuario de Xbox

Parece que fue ayer cuando Bill Gates presentaba al mundo la primera consola de Microsoft junto a Dwayne Johnson. En noviembre del 2001, la industria del videojuego estaba a punto de cambiar. Y es que además de convertirse en una digna rival de Playstation 2, la primera Xbox era una máquina de lo más completa en todos los sentidos. Su rendimiento era excelente, con un mando adelantado a su tiempo que ya apostaba por una disposición más elevada del analógico izquierdo. Pero más allá de la potencia, funciones, o la calidad de sus materiales, traía debajo del brazo un catálogo que acabó por afianzar el éxito de una marca que no dejaría de crecer hasta el momento.

En la segunda generación, con la Xbox 360, acabaría por explotar del todo el fenómeno Xbox. Y he de admitir que ahí, un servidor acabó por enamorarse de la marca (como otros tantos jugadores). Hay una frase que me gusta decir, y es que hay algunos juegos especiales, de esos que «solo con verlos la primera vez, sabes que tienes que jugarlos como sea». Eso es precisamente lo que me ocurrió a mi con Gears of War y Forza Motorsport 3.

Por primera vez desde que se creo la división Xbox, Microsoft tomaba ventaja con respecto a su competidor más directo, Playstation 3. La gran evolución con respecto a la consola original, y el hecho de redimirse con el dichoso problema de la luz roja, hizo que Xbox 360 se convirtiese en la máquina definitiva de la época. No contentos con eso, el impulso que Xbox dio a desarrolladores independientes, y un catálogo de lo más espectacular, pondrían el broche de oro para la segunda generación de Microsoft.

Un paso atrás

Con la llegada de Xbox One, el futuro para Microsoft en el mundo de los videojuegos comenzaba a truncarse. No fue el mejor nacimiento para su tercera videoconsola. Todo empezó con un precio que no convencía a los usuarios, y un accesorio (Kinect) que supuso más bien un contratiempo que una ventaja para los fans. A ello había que sumarle la eterna comparación (muchas veces injusta) con su competidora más directa, Playstation 4. Pero todo esto cambiaría más pronto que tarde gracias a una figura trascendental en esta historia, Phil Spencer. Con él comenzaría a forjarse una senda llena de éxitos para la marca, implementando el gran servicio que es el Game Pass, y trayéndonos tres nuevas consolas (One X, One S y All Digital) que, sin desmerecer a la primera One, darían nuevas opciones a los jugadores. Tras siete años al frente, solo podemos brindar por otros siete años más llenos de buenas noticias para los usuarios.

Un presente brillante y un futuro aún mejor

Para comprender lo que es Xbox a día de hoy y lo que puede ser en los próximos años, no basta con conocer sus primeros pasos. Por eso, he querido reservar este hueco del artículo para dedicarlo a Series X/S, pero también a otro apartado tan importante como lo es el del hardware; las nuevas incorporaciones en el área de los estudios. Lo uno no se entiende sin lo otro. Y es que si algo se ha propuesto Phil Spencer, es en crear todo un ecosistema repleto de incontables videojuegos. Al Game Pass (del que hablaremos más adelante) se irán sumando los futuros proyectos de estos estudios, quedando un catálogo absolutamente descomunal.

Si repasamos todas estas adquisiciones de Microsoft, encontramos una ristra de estudios repletos de talento, a los que recientemente se unían los de Zenimax. Sin hacer demasiado ruido, la maquinaria de Xbox echó a andar con nombres tan importantes como Rare o Mojang. A los Turn 10, Playground o The Coalition se unirían también Inxile, Obsidian, y el estudio que causaría mayor revuelo, Ninja Theory (Hellblade). Con todo ello, pudiera parecer que los de Redmond ya estaban más que satisfechos, pero nada más lejos de la realidad. La filosofía parecía clara, y en mi cabeza solo cabe esta frase al ponerme en la piel de los jefazos de Xbox; «¿por qué pagar una exclusividad temporal cuando podría ser mio?».

Las joyas de la corona

Finalmente llegamos al momento cumbre, la compra de Zenimax (Bethesda). La guinda del pastel estaba lista, y tras su anuncio, la industria del videojuego se tambaleó (en el buen sentido de la palabra). Tal fue la magnitud de la noticia, que algunos intentaron tildarlo de «monopolio» cuando en realidad también les beneficiaba a ellos. Qué atrevida es la ignorancia, ¿verdad?. Afortunadamente, Xbox ha logrado crear una constante sensación de euforia en sus fans, e incluso en aquellos que aún no forman parte de su ecosistema, me atrevería a decir. Ahora es como si todos los días tuviésemos algo que celebrar, hagámoslo. Pero con 23 estudios, incluyendo el «super estudio» de The Initiative, Microsoft seguirá apostando por agrandar la familia. Ya sabemos que se guardan alguna que otra sorpresa por anunciar.

No se me ocurre mejor forma de aprovechar todo este potencial que dar rienda suelta a una nueva generación como la que propone Xbox Series X/S. Las consolas más potente y pequeña respectivamente de la historia de la compañía. Pero además de eso, tenemos dos máquinas que se adaptan perfectamente al Game Pass, a Live Gold, y sacan el máximo provecho a la retrocompatibilidad y al Smart Delivery, dando un rendimiento de diez. Con estas características (entre muchas otras), si Xbox Series no es el sistema definitivo para jugar, poco le falta.

Xbox Game Pass, la última gran revolución en los videojuegos

A lo largo de la historia, hemos disfrutado de nuestra mayor pasión en diversos formatos, con idas y venidas de grandes compañías, y un sinfín de títulos que nos han marcado cada época. Siempre existió (y lo sigue haciendo) esa mágica liturgia de abrir la caja de nuestro juego favorito e introducirlo en nuestra máquina de turno. Desde los cartuchos, que a veces funcionaban a base de soplidos, hasta los discos Blu-ray o el formato digital. Este último se ha venido imponiendo en los últimos años, conviviendo eso sí, con el físico. Si nos remontamos unos pocos años atrás, la historia cobra mucho más sentido con Xbox Game Pass.

Pero, ¿es realmente el Game Pass el mejor servicio de la historia de los videojuegos?. Los números para Microsoft no dejan de crecer en todos los sentidos, y la cantidad de suscriptores de este servicio no iba a ser menos. Lo cierto es que, si me remonto a sus inicios, la cosa ha ido cambiando bastante en muy poco tiempo. Ya de por sí su oferta era de lo más atractiva, incluyendo todos los exclusivos de Xbox y un buen puñado de third´s party. Sin embargo, el crecimiento ha sido tan rápido como positivo, y ahora la oferta de su catálogo es infinitamente superior a cualquier cosa que se le asemeje. De hecho no hay nada que se le asemeje.

Un servicio espectacular

El bueno de Phil Spencer ha creado un monstruo, un monstruo del entretenimiento. Creo que muchos de los que tengáis una Xbox, estaréis de acuerdo conmigo en que no ha existido una etapa en la que juguemos tanto a videojuegos. Tal es la magnitud, que contando con el EA Play y ahora con todo el contenido de Zenimax, llego a un punto en el que mi niño interior se siente frustrado (en el mejor sentido de la palabra). Es ahí donde reside la magia de Xbox Game Pass, uno enciende la consola y no sabe por donde empezar. Quiero jugarlo todo, pero no tengo todo el tiempo del mundo. Y así cada vez que prendo mi consola.

Tampoco debemos obviar el impacto positivo en forma de ventas, tanto físicas como digitales. Otra de las claves del servicio, es que permite, no solo probar todos sus juegos al completo, sino que si te gustan, puedes acabarlos desde el Game Pass o bien adquirirlos con una rebaja. De hecho, recientemente publicamos en nuestra web la noticia de que los usuarios de Xbox Game Pass no solo juegan más a videojuegos, sino que se gastan más en ellos. ¿No es increíble?. Creo que por todo esto, por su buen funcionamiento, su facilidad de uso junto a xCloud y Gold, y un catálogo en constante crecimiento, hay que dar las gracias a Xbox. Jugar a juegos como Halo Infinite, Gears 5, los juegos de EA o lo nuevo de Bethesda desde el día 1 no tiene precio, pero es más asequible que nunca.

El mejor momento para ser usuario de Xbox

Tras este repaso de todo lo que es a día de hoy Xbox, y haciendo una breve reflexión de sus orígenes, creo que no queda más que cerrar este artículo tal y como reza su titular; gracias Xbox. Hay que agradecer el esfuerzo titánico de una compañía que, pese a no empezar con buen pie la pasada generación, supo reponerse de la mejor manera posible. Phil Spencer y el equipo que le rodea, han hecho posible lo imposible. Un ecosistema real, en el que jugadores de consola, PC o smartphones, pueden disfrutar de todo el catálogo que ofrece la brillante suscripción del Game Pass. En Xbox supieron verlo, y por el momento, no existe rival que se le acerque mínimamente a su servicio de suscripción. La inversión no pudo ser más grande y la oferta no puede ser más redonda.

El hardware era un punto que, desde la llegada del CEO, también empezó a trabajarse con mayor ahínco, y ya habéis visto el resultado. Las consolas más potentes de la historia no llegan para batirse en un duelo de cifras, sino para dar a sus jugadores la mejor experiencia posible. Funciones como el Quick Resume, la Velocity Architecture o el Smart Delivery, son solo una porción de lo mucho que pueden brindar las nuevas Xbox Series X/S. Funciones que, compaginadas con el Game Pass y el nuevo mando (más refinado aún) hacen del universo Xbox el mejor lugar para disfrutar de los videojuegos. Por todo esto, y por lo que está por llegar, gracias Xbox.

Si te ha gustado, síguenos en Área Xbox para encontrar más artículos como este, así como noticias relacionadas con Xbox y el mundo de los videojuegos.

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

He viajado a mundos que jamás creeríais, acabado con enemigos que escapan a todo misticismo. He sentido mi pulso acelerarse con cada batalla, y el suspiro de quien sabe que tendrá que volver a levantarse. Siempre hay un villano esperando, una aventura a la vuelta de la esquina. Por eso nunca he dejado de vivir, porque sigo jugando.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario