Análisis Narita Boy, un inolvidable viaje retrofuturista

Narita Boy es toda una sorpresa en este 2021 parco de lanzamientos. Los barceloneses de Studio Koba, han creado un maravilloso universo con clara inspiración retro y con una fantástica historia que lo mueve todo. Cada apartado de Narita Boy desprende una sensación de finura y buen hacer de la que uno se va convenciendo según avanza por el título. Sus asombrosos escenarios, las animaciones, sin dejar de lado su excelente banda sonora o la historia que quiere contar. El título te va atrapando en su estética retro futurista, en un viaje por el Reino Digital en un formato clásico de «viaje del héroe»,en un universo muy rico en matices.

La historia del Reino Digital y su Creador

El juego empieza con una madre echándole la bronca a su chaval por pasarse el día con la «maquinita», la consola Narita One. Mientras, en el Reino Digital, que pertenece al videojuego Narita Boy para la Narita One, HIM, una IA maligna, se ha apoderado de un ejercito de «Stallions», los enemigos del juego. Su poder traspasa de la pantalla a la realidad, y consigue robar las memorias del Creador, el Creador en realidad es el programador del título, al que los seres del Reino Digital adoran como un dios.

Esto nos lleva a una noche en la que el anteriormente mencionado chaval es absorbido por la pantalla de su Narita One. Es el elegido para empuñar la Tecno-Espada y salvar el Reino Digital. El objetivo principal es recuperar las memorias del creador, repartidas a lo largo del juego. Estas memorias nos mostrarán la vida y el pasado del programador del título, en unas íntimas escenas que tocan mucho lo personal.

Por otro lado, tenemos la historia del Reino Digital y de Narita Boy, el héroe que ha venido a salvar las tres casas del Tricroma. El Reino Digital esconde una historia interesante y rica en detalles, y recuerda a las mejores historias de fantasía heroica. Un viaje del héroe que nos llevará a descubrir los maravillosos lugares y personajes de este reino construido dentro de un videojuego por el Creador, y que se funde con la realidad cuando descubrimos sus memorias.

Exploración y combate en un universo absorbente


Narita Boy mezcla sabiamente una exploración plataformera, en la que resolveremos puzzles, con fases de acción pura y dura. Recorreremos los distintos parajes del Reino Digital, que nos dejarán boquiabiertos por su diseño. Siendo un juego de scroll lateral, la cámara juega con el zoom continuamente para mostrarnos toda la riqueza de los parajes que visitamos.

En estos escenarios, iremos resolviendo distintos puzzles que casi siempre se basan en obtener «Tecno-Llaves», derrotar a algún enemigo o encontrar a algún personaje. Mientras exploramos, tendremos encuentros con grupos de enemigos, transformándose el escenario entonces en una «arena» de la que no podremos salir hasta que no derrotemos a todos.

Hay mucha variedad de enemigos, cada uno con sus propios patrones muy bien diferenciados, y de todo tipo (voladores, con armadura…). Incluso habrá muchos jefes finales, los generales de HIM, que nos dejan unos combates muy épicos e inspirados. Para enfrentarnos a todos estos enemigos, contamos con la Tecno-Espada, que conseguiremos durante las primeras fases del juego.

El combate está enfocado al cuerpo a cuerpo, aunque nuestra espada cuenta con recursos como la escopeta o el rayo para controlar enemigos a larga distancia. Para ejecutarlos tendremos que tener suficiente «munición», que se recarga pasados unos segundos tras hacer un disparo.

El poder del Tricroma

Profundicemos un poco más en el sistema de combate. Hay ciertos movimientos para la Tecno-Espada que vamos desbloqueando según avanzamos explorando el entorno. Estas habilidades tienen funciones muy concretas y nos serán muy útiles contra según qué tipo de enemigo. Por ejemplo, hay un movimiento especial que sirve para romper defensas, otro para saltar más alto, el imprescindible «dash» para esquivar….Las tres casas del poder del Tricroma son La Casa Amarilla, La Casa Azul y por último La Casa Roja. Obtendremos el poder del fuego fatuo de cada una de las casas, lo que también influye en el sistema de combate.

Hay ciertos enemigos que también tienen un fuego fatuo sobre sus cabezas, amarillo, azul o rojo, como los haces del Tricroma. Para ser efectivos contra ellos tendremos que equipar a Narita Boy con el fuego fatuo del mismo color del enemigo. Hay arenas en las que aparecerán enemigos normales, enemigos «azules», «rojos» o «amarillos» combinados, lo que hará que tengamos que plantear cierta estrategia en el combate. Hablando de los enemigos, estos se nos presentan (floppy disc mediante) de manera progresiva a lo largo del juego, al igual que las habilidades o movimientos nuevos.

También contaremos con la ayuda de los tres «colegas»(sí, el juego los llama así) de las tres casas del Tricroma. Una vez los rescatemos, podrán fusionarse con nuestro «código» y podremos invocarlos para que nos echen una mano en los combates. Esto se representa mediante unas barras horizontales divididas en segmentos, con los colores del Tricroma, que se agotan según los usemos, y se recargan golpeando enemigos. Aparte de para invocar a los colegas del Tricroma, pulsando «Y» rellenaremos parte de la barra de vida a cambio de un segmento de la barra de colores.

Todos estos sistemas trabajan en conjunto, y una vez con el mando en las manos todo funciona como un reloj. No nos costará aprender todos estos movimientos y habilidades ya que se van desbloqueando progresivamente según avanzamos por el Reino Digital. Podremos disfrutar desde el primer momento de unos combates rápidos y contundentes, a la par que estratégicos y exigentes.

Narita Boy, lo visual y sonoro: un conjunto redondo

Narita Boy tiene una jugabilidad a prueba de bombas, y también es muy atractivo en su apartado visual y sonoro. No, no es un triple AAA que aprovecha todas las capacidades técnicas de las nuevas máquinas, pero por supuesto, no le hace falta para ser una maravilla en este aspecto. Su pixel-art en movimiento es un placer para la vista, con animaciones muy vistosas y diferenciadas tanto para Narita Boy como para todos los enemigos del juego.

Los escenarios tienen una carga narrativa y artística que nos dejarán clavados al asiento, el juego de colores, neones, sintetizadores y demás aspectos que beben de lo retro-ochentero, de la ciencia ficción y de la fantasía, forman un conjunto redondo en este aspecto. Además, el juego viene por defecto con un filtro «CRT» como si estuviéramos jugando en un televisor de tubo, bastante conseguido y todo un guiño al pasado.

En cuanto a su banda sonora, los sintetizadores, los graves, los coros electrónicos y el sonido «new wave» está ahí, pero siempre en un tono de fantasía épica y de videojuego añejo. Hay mucho mimo en todo el título, pero su banda sonora es especialmente destacable.

Por último decir que no faltan detalles negativos o mejorables. El inicio es bastante abrumador, por un lenguaje puede resultar difícil de entender. La repetición de escenarios es constante, ya que hay mucho «backtracking», y el control del salto podía haberse pulido un poco más. De igual manera, al combatir no sabemos que tipo de golpe hace más daño al enemigo al carecer de barra de vida visible, lo que hubiera sido de ayuda. Vista la calidad del título en general estos detalles restan un poco, pero estamos ante un título muy bien trabajado.

Conclusiones finales Narita Boy

Vamos a ser rotundos, Narita Boy nos parece un must-play en toda regla. El estudio catalán Studio Koba ha hecho un fantástico trabajo en cuanto a apartado visual, sonoro y de construcción de universos. Un plataformas de exploración y combate de unas diez horas aproximadamente de duración, y que guarda muchas sorpresas para quién se adentre en su universo.

A pesar de ciertos pequeños detalles negativos, desde Área Xbox os recomendamos encarecidamente que juguéis Narita Boy por todo lo dicho en este análisis. Si tenéis GamePass es un regalazo en nuestras Xbox por parte de Microsoft y Team17, editora del título. No dejéis de visitarnos para más análisis como éste, y estar al tanto de todas las noticias y actualidad del universo Xbox.

8.3

Gráficos

8.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Sonido

9.0/10

Pro.

  • Un pixel art muy vistoso
  • La historia del Reino Digital y del Creador
  • Una banda sonora espectacular

Contra.

  • Demasiada repetición de escenarios
  • Control de salto poco preciso
  • Su lenguaje es abrumador

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Madrileño y de Carabanchel. Amante de los gatos, la fantasía y la ciencia ficción. Me cuesta no jugar a todo lo que se me pone delante.

Entradas relacionadas

Un comentario sobre «Análisis Narita Boy, un inolvidable viaje retrofuturista»

  1. […] es una entrevista que no os podéis perder. Finalmente, aprovechamos para recordaros que tenemos aquí nuestro análisis de Narita […]

Deja tu comentario