Paradise Lost, libro interactivo

paradise lost area xbox

Paradise Lost, el nuevo juego de PolyAmorous y All in! Games, nos presenta una ucronía donde los Nazis no perdieron la guerra y crearon su propio «paraiso perdido». Deberemos llevar a nuestra protagonista Szymon a través de un bunker subterráneo para descubrir la historia de su única posesión una vieja foto de su madre recientemente fallecida junto a un hombre. Acompañadnos en este análisis para descubrir si merece o no la pena descubrir su historia.

paradise lost area xbox

Una aventura gráfica sencilla

La historia de Paradise Lost, como ya comentábamos, empieza con nuestra protagonista Szymon entrando en un Búnker subterráneo para descubrir la verdad sobre su pasado. Al poco de comenzar la aventura «conoceremos» a Ewa, personaje que nos ayudará a avanzar y nos guiará a lo largo de la aventura. Poco más os podemos contar de la historia, ya que la duración es bastante ajustada, en apenas 5 horas podremos completarlo.

El apartado jugable lo podemos resumir en una palabra: Exploración. Lo único que podremos hacer a lo largo de la aventura es explorar, pulsar botones y leer textos. Y aquí radica el primer fallo del juego, ya que no tendremos puzzles o ninguna otra mecánica de aventura gráfica, no llega ni a esa complejidad. Nuestra única acción, permitidme que lo remarque, es movernos y pulsar el botón «A», asemejándose la experiencia más a un libro interactivo que a un verdadero videojuego.

paradise lost area xbox

Un apartado técnico que solo cumple

En el aspecto gráfico el videojuego únicamente llega al aprobado. Aunque algunos escenarios y el diseño artístico están bien, muchas veces nos que es demasiado oscuro por los que es difícil movernos. Además el juego apenas tiene opciones de configuración, ni siquiera el brillo, por lo que no sé definitivamente si es un problema de mi televisor o del juego. Por último la música en la mayor parte del juego no existe, y solo en algunos momentos hay una leve melodía, que no acompaña del todo mal.

Terminando lo referente al apartado técnico, en el videojuego me he encontrado todos los tipos de BUGs posibles: ralentizaciones, cuelgues, parpadeos gráficos, caerse a través del escenario, texturas que no cargan… Es cierto que no han sido muy numerosos, pero uno especialmente me ha supuesto un problema: los errores de localización. Para un juego que basa casi exclusivamente en leer, me he encontrado una buena cantidad de textos que estaban total o parcialmente sin traducir.

Historia interesante pero insuficiente

Después de todo lo expuesto, el videojuego únicamente es interesante si nos lo resulta su historia. Algunos puntos me han resultado bastante interesantes. Si sois fans de obras como El hombre en el Castillo es posible que os atraiga, aún así no puedo terminar de recomendarlo tampoco en esto, porque en algunos momentos la historia me ha resultado tan lenta que era soporífera.

Concluyendo Paradise Lost más que un videojuego es una novela interactiva, por la que iremos avanzando en línea recta, y donde nuestras decisiones no repercuten. Bueno casi ninguna, porque para rematar el juego tiene varios finales, pero deberemos volver a empezarlo si queremos elegir uno diferente. Una vez completado el juego, que solo tiene una ranura de guardado, nos devuelve al principio borrando la partida. Aunque apenas me llevó 5 horas completarlo, ni por la historia, ni por los logros personalmente me lo volvería a jugar.

Paradise Lost

14.99
3.7

Gráficos

5.0/10

Jugabilidad

3.0/10

Sonido

3.0/10

Pro.

  • Historia algo interesante
  • Duración ajustada

Contra.

  • Múltiples errores técnicos
  • Totalmente lineal
  • Es más libro que videojuego

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Con alma de Seguero no puedo evitar jugar a todo aquello que tenga zombies, supervivencia o ciencia ficción. Nunca salgo de casa sin mi toalla.

Entradas relacionadas

Un comentario sobre «Paradise Lost, libro interactivo»

  1. […] así, y al contrario que otros juegos que he tenido la mala suerte de analizar G&G me ha dejado con ganas de seguir jugando, y lo haré mientras me dure la paciencia. Es […]

Deja tu comentario