Análisis Monster Energy Supercross 4

El deporte del motor es siempre un recurrente en el mundo de los videojuegos. Hay para todos los gustos, y algunos estudios han ido centrándose con el paso de los años en géneros concretos. El caso de Milestone es uno de ellos, pues el estudio italiano se ha especializado en el apartado de las dos ruedas. Entre títulos como MotoGP o Ride 4, de carácter similar, coexiste otra apuesta por las dos ruedas muy distinta; Monster Eenergy Supercross 4.

Las carreras más cotidianas en circuitos internacionalmente conocidos están bien, pero a veces sienta bien bajarse al barro y probar algo diferente. Esto es lo que ofrece lo nuevo de Milestone; una experiencia «moto cross» mejorada que busca agregar nuevos jugadores con su cuarta entrega.

Una apuesta sólida pero conservadora

Monster Energy Supercross 4 es, como reza en su título, la cuarta entrega de una saga ya veterana en su género. La compañía italiana está en un momento de forma excelente, y el hecho de seguir apostando por semejante franquicia así lo corrobora. Con la llegada reciente de RIDE 4, Milestone hizo una demostración de poderío técnico pocas veces visto en juegos de carreras y, como es el caso, de simulación. Sin embargo, hay que advertir que con esta nueva experiencia, la cosa cambia rotundamente.

Quizá por tratarse de un subgénero de nicho en los juegos de motociclismo, Monster Energy Supercross 4 se muestra con un apartado gráfico mucho más conservador. En líneas generales, el juego funciona correctamente a nivel técnico. Y aunque no me he cruzado en ningún momento con bugs o problemas graves, quizá suponga una decepción para quien espere un importante salto en este sentido.

Eso sí, el nivel en cuanto a diseño de las motos y la cantidad de equipos y pilotos disponibles es apabullante. Basta con utilizar el modo foto y acercarse a cualquier moto para apreciar todos sus detalles. Las Kawasaki, Honda o Suzuki entre otras, están fielmente reproducidas, algo que choca con las diversas pistas que ofrece el videojuego. Se echa en falta un mayor detalle en los escenarios y pistas, lo que denota que sin ser una producción pequeña, este es un título mucho más modesto que un RIDE.

¿La experiencia «Supercross» definitiva?

¿Y cómo es este Monster Energy Supercross 4 en términos jugables? Este punto es al final el más importante. En un juego como este, es primordial que las sensaciones a los mandos sean lo suficientemente divertidas y coherentes con el concepto en cuestión. Si en MotoGP o RIDE se tiende a un manejo más inclinado hacia la simulación, este Supercross 4 es todo lo contrario.

Hay detalles que recuerdan a otros juegos de Milestone como el propio RIDE. Un buen ejemplo es, por nombrar alguno, el manejo de los frenos o el control sobre la posición del piloto. Sin embargo, estas funciones pueden cambiarse y adaptarlas al gusto del jugador. Que nadie espere un simulador al uso.

Siendo muy claro, este es un juego puramente arcade. Como tal es muy disfrutable, pero no va a satisfacer ni mucho menos las demandas de alguien que busque una experiencia realista. Al mismo tiempo, no significa que sea un juego sencillo, y de hecho, en las dificultades más asequibles he sufrido para acabar en el podio. Es una cuestión de cogerle el punto a los saltos, controlar las frenadas, y dar gas en el momento adecuado para no irnos al suelo.

Modos de juego

Cuando decía anteriormente que Monster Energy Supercross 4 es un juego conservador en muchos aspectos, también me refería a sus modos de juego. Y no necesariamente tiene por qué ser negativo, viendo las horas y horas que ofrece de diversión.

Entre sus modos de juego, sigue destacando el modo Trayectoria, donde empezaremos de cero hasta convertirnos en dominadores absolutos de la competición corriendo con los mejores. Lo mejor, es que por primera vez se nos permite ascender desde Supercross Futures hasta las categorías de 250 y 450. Por otra parte, el modo Campeonato ofrece una serie de carreras consecutivas con un objetivo más directo desde el principio.

Un modo que me gusta especialmente, es el de Compuesto. Aquí se nos permite desplazarnos por las pistas libremente, sin tiempo ni rivales a los que enfrentarnos. Simplemente, consiste en explorar y practicar con nuestra moto. En Prueba, también podremos poner a prueba nuestras habilidades antes de iniciar el modo Trayectoria, tanto solos como con amigos. Si queremos correr cuanto antes, basta con escoger la moto, el circuito y la categoría, y listo.

En Crear he de reconocer que esperaba un editor de pistas más escueto. Este es otro modo muy atractivo en el que dar rienda suelta a nuestra imaginación, compartiendo los circuitos que hayamos recreado. En parte me ha recordado al de Dirt 5, aunque este último sí que me parece más completo.

¿Merece la pena esta cuarta entrega de Supercross?

La respuesta a la pregunta queda al final en manos del usuario. Los fans de la saga saben a qué atenerse, y es cierto que Milestone ha demostrado su buen hacer en los últimos años. La compañía italiana es habitualmente una garantía, ahora bien, el carácter continuista de Monster Energy Supercross es claramente notable. No he tenido la misma sensación de innovación que con RIDE 4.

Pese a que este no es un juego de simulación, su experiencia «moto cross» sigue siendo tan buena como siempre. Se ha seguido la misma línea que en entregas anteriores, y eso no es del todo negativo. Sin embargo, y teniendo ya a la nueva generación con nosotros, se echa en falta un mayor esfuerzo por innovar en el apartado técnico. Es correcto y su rendimiento es bueno, pero lo he notado algo desfasado.

El juego mantiene el contenido suficiente para pasar muchas horas de diversión a los mandos. Pero como decía, el usuario es el que debe valorar si la evolución con respecto a la entrega anterior es lo suficientemente convincente como para hacer el desembolso.

Monster Energy Supercross 4

69,99€
6.8

Gráficos

6.0/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Pro.

  • Una experiencia arcade muy divertida a la par que desafiante
  • Conserva suficientes modos de juego para jugar horas y horas
  • Fiel reproducción en los diseños de las motos

Contra.

  • Se echa en falta una mayor ambición en el apartado gráfico
  • El feedback entre el comportamiento de la moto y el jugador es mejorable

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

He viajado a mundos que jamás creeríais, acabado con enemigos que escapan a todo misticismo. He sentido mi pulso acelerarse con cada batalla, y el suspiro de quien sabe que tendrá que volver a levantarse. Siempre hay un villano esperando, una aventura a la vuelta de la esquina. Por eso nunca he dejado de vivir, porque sigo jugando.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario