Probamos Balan Wonderworld, el nuevo plataformas de Square Enix

Hoy os voy a hablar de un título que, poco a poco, ha ido acaparando mi atención a lo largo del tiempo. Quizá muchos hayáis seguido este Balan Wonderworld desde los primeros compases de su desarrollo, pero en mi caso, lo fui descubriendo gracias a la publicidad de la propia Square Enix en redes sociales.

Medios como Twitter o Instagram, acaban siendo un escaparate perfecto para videojuegos que, en un principio, pasarían más desapercibidos. Ahora, aprovechando la Demo gratuita que pone a nuestra disposición Square Enix, me he aventurado a probarlo. Os contaré mis impresiones de la forma más directa posible en un vistazo general a lo largo de este artículo.

Un plataformas contenido pero muy disfrutable

Lo primero que me gustaría abarcar, es el apartado técnico del videojuego. Y me gustaría hacerlo para aclarar que esta no es una producción de grandes proporciones como pudiera ser un Final Fantasy o un Marvels Avengers. Personalmente no tenía ningún tipo de expectativa acerca de este Balan Wonderworld. En lo poco que conocía, lucía muy vistoso, con escenarios muy coloridos y un planteamiento general que recuerda a lo que fue en su día un Super Mario 64. Y lo cierto es que bebe mucho de este tipo de videojuegos en varios aspectos.

Tampoco esperéis un portento gráfico. Pese a estar Square Enix detrás, el juego presenta en todo momento unos escenarios y ambientaciones muy buenas, pero que no exprimirán lo más mínimo nuestros sistemas. Eso sí, cada fase o capítulo es muy diferente, aglutinándose en actos con ambientaciones muy variadas.

Por otra parte, el funcionamiento general de esta demo ha sido muy satisfactorio, aunque he sufrido tres parones a lo largo de la misma. Algo normal teniendo en cuenta que el juego aún se está puliendo para su lanzamiento, que será el 26 de marzo de 2021.

Las cinemáticas son geniales, con un nivel que está muy por encima del apartado gráfico del gameplay. Sin embargo, ambos apartados casan genial, y todo ello está aderezado por una banda sonora magnífica, compuesta por Ryo Yamazaki. Balan nos invita desde un principio a un mundo de ensueño y fantasía, que en parte, me ha recordado al de «Alicia en el País de las Maravillas». Un buen exponente de ello, es presenciar como algunos mapeados se van curvando y adaptando a medida que los recorremos.

Balan Wonderworld es divertido y accesible para todos

Este es uno de esos títulos que podría denominarse para todos los públicos. Y es que, pese a su aspecto cartoon, las plataformas de Balan Wonderworld son divertidas para cualquier tipo de usuario. Por lo que he probado, no parece que vaya a ser un juego demasiado innovador en su género, pero consigue un lore muy atractivo. Hay mecánicas ya conocidas de sobra por todos los fans de los plataformas, aunque algunas se implementan de una forma original e inteligente. La cámara por su parte, funciona decentemente pese a que a veces hace de las suyas.

Una vez escojamos a nuestro personaje, que puede ser masculino o femenino, contaremos con la función básica de «saltar». Sin embargo, los escenarios nos irán proporcionando nuevas habilidades en forma de trajes desbloqueables, que a su vez hacen la función de nuestras «vidas» durante la aventura. Para activarlos, antes deberemos adquirir llaves repartidas por el mapa, las cuales permiten adquirir dichos trajes para nuestro protagonista. Este es uno de los aspectos más interesantes, pues habrá que aprender a usarlos en el momento indicado.

Otro de los puntos fuertes de Balan Wonderworld, es la búsqueda de coleccionables, pues hay muchos repartidos, y algunos aportan nuevos retos ocultos. Un ejemplo son las estatuillas de Balan, o incluso el hecho de encontrarle a él en algún punto del mapeado. Esto nos dará acceso a otros minijuegos, lo que aporta más variedad a la experiencia. Muchos de estos coleccionables (las gotas) servirán también para alimentar a esas pequeñas criaturas que nos acompañan en todo momento, los denominados Tims.

Hay que aclarar que, aunque hay enemigos y jefes finales, el reto que me he encontrado en este Balan Wonderworld es tremendamente asequible. De hecho, la dificultad, al menos en la demo, es muy baja, como si se diese más importancia a la exploración y búsqueda de secretos. Los puzles tampoco son ni mucho menos elaborados, pero como digo, esto es una demo. Habrá que esperar al juego completo, y es que hay funciones que tampoco están disponibles en la demostración, como por ejemplo el modo foto.

Sin perderle la pista

Tras probar esta extensa demo (más de una hora de juego) he podido sacar algunas conclusiones interesantes. Con los años, he aprendido mucho de esta industria, y experimentar con nuevas aventuras de menor magnitud te hace descubrir muy buenos videojuegos. Con Balan Wonderworld no tenía grandes expectativas, de hecho, no tenía ninguna en particular. Aun así, he visto un plataformas divertido y con potencial.

No sé si el producto final logrará sorprender o contendrá grandes sorpresas a lo largo de sus episodios, pero con lo ya visto, me parece una propuesta muy interesante. Los amantes de los plataformas en 3D pueden esperar una simpática aventura sin excesiva dificultad, al menos por lo visto hasta ahora. Habrá que esperar a su lanzamiento, pero Balan Wonderworld apunta a ser un juego continuista en su género, sin restar eso sí lo más mínimo.

Si quieres conocer más sobre Balan Wonderworld, sigue atento a nuestra web, donde encontrarás noticias de este y otros tantos videojuegos.

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

He viajado a mundos que jamás creeríais, acabado con enemigos que escapan a todo misticismo. He sentido mi pulso acelerarse con cada batalla, y el suspiro de quien sabe que tendrá que volver a levantarse. Siempre hay un villano esperando, una aventura a la vuelta de la esquina. Por eso nunca he dejado de vivir, porque sigo jugando.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario