Análisis de Astérix & Obélix XXL: Romastered

Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste, todavía y como siempre, al invasor.

Así comienza cualquier historieta de Astérix y Obélix, los protagonistas de los cómics creados por René Goscinny y Albert Uderzo en 1959. A día de hoy siguen coleando en la cultura popular a través de representaciones tanto en cine como dibujos animados o, en nuestro caso, videojuegos.

De nuevo Astérix y Obélix, ¡por Tutatis!

La obra que hoy nos ocupa es Astérix & Obélix XXL: Romastered, la remasterización del clásico que salió en 2003. Se trata de una de las grandes aventuras en 3D que dejó muy buen sabor de boca a los jugadores de aquella época y que hoy retorna con notables mejoras gráficas y jugables. ¿Queréis saber más? ¡Acompañadnos!

Astérix & Obélix XXL: Romastered (¿veis el chiste?) es una aventura de acción, puzzles y plataformas en 3D de la vieja escuela y, como veremos, esto tiene su lado bueno y su lado no tan bueno. Por lo general, ha resultado ser una buena remasterización. El lavado de cara le ha sentado tan bien al  juego que hasta se podría decir que estamos ante una aventura de la actual generación. Bueno, una aventura modesta.  Los modelados gráficos se han pulido y se han añadido mayor número de polígonos para suavizar las figuras. La paleta de colores se ha aumentado para conseguir darle más relieve y profundidad al título y se ha aumentado la cantidad de efectos de luz y sombreados. También se han añadido y mejorado las animaciones de los personajes haciendo que los movimientos resulten algo más naturales. 

El botón de modo Retro es el auténtico protagonista

Todo luce realmente bien para tratarse de un juego de hace más de 16 años. ¿No te lo crees? No hay problema. Si hay un añadido que destaque por encima de todos en este título es su botón de “volver al pasado instantáneamente”. Con sólo pulsar el botón RB pasaremos de forma inmediata de la versión remasterizada a la versión original, de formato cuadrado en 4:3 con sus barras negras en los laterales. Parece magia pero el resultado es tan curioso que, si eres amante de los videojuegos, estarás dándole al botón en cada esquina que cruces para ver cómo han modernizado tal objeto o tal escenario. Podremos ver cómo en determinada pradera de texturas planas en la versión original han metido mayor cantidad de matorrales, flores e incluso animales que no existían antes.

Esto no cumple una función simplemente estética o nostálgica sino que los desarrolladores lo han implementado directamente en las mecánicas de juego de ciertas fases. Por ejemplo, han incluido en esta nueva versión algunos minijuegos. Entre estos encontramos las típicas fases contrarreloj (opcionales) dónde tendremos que recoger cierta cantidad de objetos distribuidos por la pantalla en el menor tiempo posible. Pues bien, algunos objetos aparecen de forma intangible y sólo podrás recogerlos si pasas rápidamente al modo retro y viceversa. Me ha parecido algo muy curioso y muy acertado. 

Aquí podemos apreciar las diferencias entre las dos versiones.

Luce bien pero le faltan detalles por pulir

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Hemos encontrado varios fallos gráficos que, si bien no perjudican en lo jugable, afean la estética del título. Los escenarios no son demasiado grandes ni pretenciosos pero el popping es notable. Muchos elementos del escenario se presentan de repente ante los ojos del jugador mientras vamos caminando y puede resultar bastante molesto. Podría entenderse que, al respetarse el mismo código de programación, han persistido los mismos errores que adolecían las máquinas del pasado debido a su limitada memoria. Como digo, no es una cosa que vaya a desfavorecernos en absoluto pero, tratándose de una remasterización hecha en 2020, podrían haberlo solucionado de algún modo. 

Una cosa curiosa es que existen numerosos fallos de los efectos de luz en la versión remastered que no aparecen en la versión original. Esto se produce, sobretodo, cuando cambiamos a una zona con diferente iluminación. De repente, damos dos pasos y la imagen se oscurece o se aclara de forma muy brusca, sin ningún tipo de transición. No obstante, si lo hacemos desde la versión retro no notaremos estos cambios, normalmente.  

También existen otros fallos gráficos puntuales como encontrarnos un pájaro posado sobre una rama invisible cuando en la versión retro está claramente detallada la rama o jabalíes que aparecen y desaparecen como si se tratase de un título de fantasmas. 

Jugabilidad clásica y sonido muy mejorable

Nos hubiera encantado que los desarrolladores hubiesen implementado para esta edición alguna forma de poder jugar en cooperativo al título. No obstante, debido a su propia naturaleza y a que utiliza el código original entendemos que no tenía mucho sentido. Por lo tanto, seguiremos alternando entre Astérix y Obélix en determinados momentos del juego (no cuando queramos) y librando en solitario combates multitudinarios contra romanos, vikingos y otras tribus. Los enemigos son bastante numerosos (ya se encontraban en la versión original) y los enfrentamientos son lo suficientemente ágiles como para resultar entretenidos y, en dificultades más elevadas, suponer un auténtico reto. Por cierto, en esta Romastered han incluido un nuevo nivel de dificultad para los luchadores más aguerridos. 

Si hay algo que no ha acabado de convencernos del todo es el apartado sonoro. Es verdad que la versión original no era especialmente brillante en este tema pero aquí han desaprovechado la ocasión de ofrecer algo realmente bueno. Si hablamos del doblaje (totalmente en castellano), han tenido el detalle de conservar las voces originales. Esto gustará a los más melancólicos pero, siendo sinceros, el doblaje era bastante mediocre y aquí se mantiene. La interpretación del espía romano que nos acompaña durante toda la aventura es horrible y te saca muchas veces del contexto.

Se puede apreciar que tanto la música como los efectos sonoros están más pulidos pero la calidad sigue siendo cuestionable. De hecho, algunos efectos de impactos llegan a petardear tanto que resulta hasta molesto y la música en ocasiones desaparece, sin más. No es equiparable el trato que ha sufrido el sonido y el especial mimo con el que se ha tratado el apartado gráfico. 

Para nostálgicos y fans de Astérix y Obélix

Microids y OSome Studio nos traen de vuelta una buena aventura plataformera cargada de acción y nostalgia que será muy disfrutable por los fans y por aquellos jugadores que gozaron en su día el título original. Para el resto, creo que se quedará en un simple lance entretenido, con una jugabilidad añeja aunque funcional. Se trata de una más que decente remasterización con la inclusión de numerosas mejoras gráficas y jugables pero que no propone nada nuevo que no hayamos visto en otros títulos del género, y más si conoces las entregas 2 y 3, puesto que las mecánicas de estos son superiores a las de este Astérix & Obélix XXL: Romastered

Aquí tenéis el título en movimiento. Recordad que si os ha gustado este análisis podéis encontrar muchos más en AreaXbox.

Astérix & Obélix XXL: Romastered

39,99 €
7.2

JUGABILIDAD

7.5/10

GRÁFICOS

7.5/10

SONIDO

6.5/10

Pro.

  • Las novedades son bastante interesantes
  • La jugabilidad es variada y está a un buen nivel
  • El botón Retro es un añadido magnífico

Contra.

  • Se sigue sintiendo demasiado clásico
  • El sonido, pese a no ser malo, deja mucho que desear
  • Algunos bugs gráficos y plataformas ortopédicas

Entradas relacionadas

Deja tu comentario