Análisis de The Survivalist

The Survivalist es la nueva producción de Team17. El estudio británico, siempre se ha caracterizado por realizar juegos bastante originales dentro del mercado. Desde la popular saga Worms hasta títulos tan descabellados como es el caso de Going Under. Esta hoja de ruta hace que un servidor siempre esté pendiente de los futuros lanzamientos de la compañía.

Y es aquí donde entra The Survivalist, un juego que se aleja en cierto modo de lo visto hasta ahora dentro del equipo, aunque mantiene su sentido del humor intacto. Este nuevo juego se lanza como un spin off de la saga The Escapist, aunque claro con una premisa muy diferente. En The Survivalist, como su propio nombre indica, nuestro objetivo principal será sobrevivir en un archipiélago al que acabamos de naufragar.

En este conjunto de islas, tendremos que buscar comida, craftear objetos y crearnos una vía de escape. Esto último es un hecho diferencial con respecto a otros juegos del género, aquí no nos limitaremos a sobrevivir por que sí, tendremos un cometido final. Bueno no os contamos más, si os gusta esta premisa, no podéis perderos el siguiente análisis.

La llegada a la isla

Desde el primer momento que nos sentamos a jugar a The Survivalist, nos daremos cuenta de que rápidamente nos lanzan de lleno en su pequeño mundo de islas. Pero no debéis preocuparos, a pesar de que apareceremos en la orilla de una playa con nuestra maltrecha barca, en muy poco tiempo tendremos herramientas para dar nuestros primeros pasos. En este sentido, tengo que decir que The Survivalist es un juego más amigable con el jugador. A diferencia de otros títulos como Don’t Starve, el comienzo no es tan letal.

De hecho, la mayor preocupación que tendremos en estos comienzos es la comida. Aun así, a poco que exploremos los alrededores de la isla, encontraremos multitud de bayas, algunos cocos e incluso conejos. Otro punto diferencial es que la comida no se pudre. De esta forma podremos recopilar todo tipo de alimentos sin miedo a que desaparezcan de nuestro inventario cuando más lo necesitemos.

Por otro lado, en The Survivalist encontramos un sistema de crafteo diferente al usual. No nos malinterpretéis, craftear en sí, es como en muchos otros juegos, obtengo recursos, selecciono la receta y voilà. Lo que sí que es un poco diferente es cómo se desbloquean las siguientes recetas. Su árbol de crafteo va añadiendo nuevas recetas a medida que completamos otras previas. De esta forma para conseguir por ejemplo una cama mejor, tendremos que hacer la básica primero.

Una ruta de escape

Con lo descrito anteriormente, puedes pensar que el juego no se sale del esquema del típico survival, pero la realidad es que intenta labrar su propio camino. La clave para hacer esto, es que en The Survivalist, lo que se busca es que explores la isla y que encuentres las claves para salir de ella. Digo isla, pero la realidad es que contamos con un pequeño archipiélago generado de manera aleatoria, contando con diferentes biomas.

Cabe destacar, que cada bioma luce realmente bien gracias al cuidadísimo apartado gráfico en 2D del juego. Destacamos por encima de todo lo bien que luce el agua en las costas de cada isla. Igualmente, ya que entramos en detalles técnicos, tenemos que mencionar que el juego cuenta con una traducción perfecta al castellano. Además su apartado sonoro tiene un aire retro que liga a la perfección con este estilo artístico.

Recapitulando un poco, la idea en The Survivalist es encontrar las diferentes localizaciones que se encuentran repartidas por el mapeado. En ellas, conseguiremos ciertos objetos que nos permitirán alcanzar un galeón con el que hacernos a la mar. Es en este punto donde verdaderamente brilla The Survivalist. La búsqueda de estos puntos de interés nos obliga a adentrarnos en los diferentes biomas, y es ahí donde encontraremos los verdaderos peligros. Desde tigres y tiburones, hasta orcos y esqueletos, hay una buena variedad de enemigos y debemos estar preparados.

En busca del tesoro

Durante la aventura, encontraremos dos tipos de localizaciones de interés muy bien diferenciadas. Por un lado tendremos las mazmorras, con un toque bastante clásico, donde sólo tendremos que acabar con los enemigos que las protegen y hallaremos un tesoro al final.

Por otro lado, tenemos los laberintos, aunque para poder adentrarnos en ellos necesitaremos una llave o no podremos entrar. Una vez dentro, los laberintos actúan como puzzles relativamente elaborados, teniendo que pisar plataformas o realizar gestos en diferentes puntos.

A todo esto, se le suman una serie de miniquest que aportan cierta variedad. A lo largo de nuestras expediciones será común que encontremos botellas con un mensaje, o más bien con un mapa del tesoro. Encontrar estos tesoros nos aportarán recompensas muy útiles y nos ayudarán a progresar rápidamente.

A parte de lo anterior, también podremos encontrar diarios que nos ayudarán a entender más acerca de estas islas y otros naufragios que han terminado en sus costas.

¿Necesitas ayuda?

Finalizar la aventura, puede resultar una ardua tarea si sólo contamos con las manos de nuestro personaje, no sólo por los tiempos de farmeo, sino por los enemigos que nos esperan en las mazmorras y otros lugares del mapeado. Es por ello que el juego nos propone jugar con hasta 3 amigos más. En este sentido, debo decir que su cooperativo es un gran aliciente y se siente muy bien implementado.

Pero bueno, ¿Qué pasa si quiero jugar solo? No te preocupes, también puedes buscar ayuda por ti mismo. Y es que, una de las mecánicas más originales del juego reside en poder domar monos y enseñarles a hacer ciertas acciones. Con un sistema muy simple de aprendizaje vicario, donde el jugador hace una acción y el monete aprende, podremos hacer auténticas virguerías para facilitarnos el trabajo.

Podremos hacer cosas tan simples como que un mono comience a talar todos los árboles que vea, o bien podemos hacer sistemas más complejos donde mientras un mono tala, otro está llevando todo este material a los cofres cercanos. En este sentido hay muchas posibilidades.

Contar con un buen grupo de monos es indispensable para que nuestros tiempos de crafteo disminuyan considerablemente. Ya que mientras ellos están realizando las recetas en la forja por ejemplo, nosotros podemos dedicarnos a recolectar comida o incluso irnos de expedición. Realmente, me ha parecido un sistema bastante interesante y en cierta manera intuitivo.

En definitiva The Survivalist …

Este nuevo lanzamiento del equipo de Team17, ha logrado engañarme en cierto modo. Esto no es algo malo, pero de primeras esperaba encontrarme ante una aventura clásica de supervivencia, donde el crafteo y el farmeo fuesen los objetivos principales. Pero la realidad es que el juego, para mi sorpresa, se sale de este esquema y añade muchas mecánicas que lo convierten en una propuesta muy interesante dentro del género.

No obstante, si bien es cierto, que echo en falta un punto más de profundidad en sus mecánicas, principalmente en el crafteo. Creo que los recursos de las islas podrían ser más variados y podrían haber aportado más recetas con las que mantener al jugador enganchado. No obstante, este juego sacrifica esto, para dar al jugador un objetivo claro; buscar la forma de escapar.

En definitiva, estamos ante un juego que quiere diferenciarse del marco general de este tipo de juegos. Aportándonos muchas horas de diversión, más aún si nos animamos a jugarlo en compañía de unos amigos. Si os ha gustado este análisis, os recordamos que tenemos muchos más justo aquí.

The Survivalist

24,99€
7.8

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Pro.

  • Un soplo de aire fresco
  • Artísticamente es una maravilla
  • Apartado sonoro con un gran aire retro
  • Las mecánicas con los monos son muy originales

Contra.

  • Quizás le falte un punto de profundidad
  • Los veteranos del género echarán en falta algunas mecánicas de supervivencia

Entradas relacionadas

Deja tu comentario