Análisis de The Last Campfire

Cuando crees que es imposible hacer un juego bonito y entretenido, tres integrantes de “Hello Games”, creadores de “No Man´s Sky”, se juntan para dar luz a un proyecto simple pero precioso: The Last Campfire. La obra no está exenta de “problemillas” y aunque dicho así, suene mal, es algo que no es ni mucho menos pasable.

En Área Xbox disfrutamos de analizar Indies de este tipo y más cuando solo tres personas lo han desarrollado.

Un estilo artístico que se sale de lo frecuente pero no brilla todo lo que debería en su conjunto aunque hace cosas muy bonitas por separado. Música y sonido van cogidos de la mano y te acompañan durante el transcurso de la historia, que siendo simple narra con suficiente acierto lo que hemos de hacer.

La soledad es un tema permanente

Puzles que se antojan fáciles para aquellos mas avezados en este tipo de juegos clásicos. Pero si la persona que está a manos del personaje no ha tocado nunca un juego de este estilo le pondrá las cosas algo difíciles.

Ember es el personaje en cuestión que encarnaremos, perdida mientras navega por la pérdida de su timón llegará hasta un sitio donde nunca debió llegar. Almas errantes perdidas por la soledad y la tristeza que gracias a Ember serán recuperadas.

La premisa de este juego es la simpleza, simpleza que viene dada por un inventario escueto y caminos directos hacia donde debemos llegar. No supondrá a nadie un desafío desde primera mano para llegar hasta el final.

La voz que narra los textos es preciosa en un perfecto Ingles de Oxford, pero no molesta al oído, es de esos juegos que se agradece jugarlos con auriculares.

Lo curioso de todo es que tendremos habilitado desde un principio el modo explorador. Es el que nos permitirá acceder al juego sin tener que resolver los puzles del juego y el modo “historia”. En este modo deberemos ir liberando de su pesar a las otras “criaturas” repartidas por el juego.

The last campfire no destaca por lo narrativo o por su dificultad. Si en algo puede destacar es en ser un juego de simple mecánica que no suponga un desafío.

Todo esto siendo una experiencia visual y de sonido.

Sin duda no quedaremos indiferentes en lo visual.

¿Qué aporta The Last Campfire?

Para ser un juego simple no deja de ser bello gráficamente, en algunos momentos visuales del desarrollo del juego los tonos están muy bien escogidos y para ser un juego donde se expresa tristeza por estar en un “submundo” si que la luz deja ver notas bellas.

Un gran problema tiene y no sabemos si lo arreglarán en futuros parches, pero nos consta que en otras plataformas lo sufren y son las bajadas de fps, se acusan demasiado y no entendemos por que, al ser un entorno simple, tal vez haya algo que no esté bien optimizado.

Escueto pero completo, las zonas donde se desarrollan tienen su melodía única, pero en cambio los puzles tendrán melodías repetitivas. Pero repetimos: no es un alarde de banda sonora.

Por otro lado, en el apartado jugable encontramos apenas dos botones y tu imaginación, son las cosas necesarias para resolver puzles de los que por cierto no te tomaran mas de 10/15 minutos, es un juego rápido y corto, con 5/6 horas de juego. Nada exigente y donde se carece de barra salud u otro tipo de ítems para superarlo.

La conclusión es que es difícil decir que un juego es estupendo cuando parece que no hemos dicho nada bueno de él, de hecho, hemos recalcado muchas cosas malas, pero si es verdad que al precio que está y seguro tendrá algún descuento próximamente es bueno darle una oportunidad.

Estamos en Opencritic donde puedes encontrar este y otros de nuestro análisisOtros análisis que pueden interesarte en nuestra web.

The Last Campfire

14,99
6.5

GRAFICOS

6.0/10

JUGABILIDAD

7.0/10

SONIDO

6.5/10

Pro.

  • Historia simple pero que llena.
  • Calidad precio redonda.
  • Puzles bien creados.

Contra.

  • Bajada de Frames constantes.
  • A veces demasiado simple.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario