Análisis de Wasteland 3

El regreso de Wasteland es algo quizás algunos estaban esperando, aunque seguramente su comunidad no es la más numerosa. Y esto no lo digo solo porque sea un juego de nicho, sino sobre todo, porque es una saga que ha estado perdida en el tiempo con tres entregas muy separadas entre sí. El primer Wasteland salió en 1988 y salió para los ordenadores de la época por Interplay, como se llamaba el primer estudio de Brian Fargo, que luego de desarrollar otras juegos legendarios como el primer Fallout o Baldur’s Gate, cerraría por problemas de dinero

Después de ser un éxito para la crítica, Wasteland como nombre desapareció del mapa, porque EA eran los dueños de la marca. De esta disputa, salió un sucesor de Wasteland publicado en 1990 por EA titulado Fountain Dreams, que no involucraba a ningún miembro creativo del primer Wasteland. El otro sucesor fue Fallout, que, como ya dije, fue desarrollado por Brian Fargo y su equipo. Este sucesor tuvo que esperar hasta 1997 para ver la luz, diez años después de la salida del juego original.

Wasteland 1
El inicio de la saga

Un gran camino

Tuvieron que pasar 17 años más, en 2014, para que saliera Wasteland 2. Luego de muchas peripecias, y giros del destino, Interplay se transformó en inXile Entertaiment. Gozó de buen nombre, y una buena recepción dentro de su público específico. Pero de nuevo tuvo que pasar mucho tiempo para que viéramos su tercera parte. Y es que parece que Wasteland es una saga destinado a estar perdido en el tiempo. Wasteland 3 estaba programado inicialmente para salir en 2018, pero, como no es raro ya en esta industria, se retrasó varias veces hasta que por fin saldrá el 28 de Agosto de este mismo año.

Wasteland 2: Director's Cut | Nintendo Switch | Juegos | Nintendo

Lo que ha pasado en la mitad de todo esto es que inXile forma parte ahora de los XGS. Sin embargo, este proyecto ya estaba en desarrollo antes de la adquisición de Microsoft y por eso ha sido conservado como un título multiplaforma. Aunque, gracias a Phil Spencer (o Dios de Xbox, si queréis llamarlo correctamente), llegará día 1 a el XGP.

Luego de esta larga introducción, comenzaremos el análisis. Pero antes debemos agradecer a Koch Media por darnos acceso de manera anticipada al juego. Vale la pena aclarar que este juego se jugó en una Xbox One X.

Un Wasteland completo, pero no vive del pasado

La primera pregunta que te habrás hecho al saber de este lanzamiento es si realmente es necesario haber jugado a algún Wasteland anterior para entrarle a este. Y la verdad sería verdaderamente lamentable que yo tuviera acá que decirles que sí. No porque los anteriores juegos no sean grandes juegos. Incluso, están disponibles en Game Pass. Más bien es porque este no es una saga que se haya mantenido continuamente actualizada. De hecho, probablemente mucha gente no había oído hablar de ella. Por eso se hace muy interesante que este juego sea completamente accesible sin haber jugado los anteriores.

Ahora bien, eres un veterano de la saga, y además has jugado los Fallout. Bueno, pues no te encontrarás decepcionado para nada con lo que hay en el juego. Pues Wasteland 3 es un Wasteland hecho y derecho. Esto quiere decir que realmente en mi experiencia Wasteland 3 no viene a renovar la saga llevándola a terrenos desconocidos. De hecho, se siente más bien que apuesta por lo que podría considerarse que es la identidad de la saga, en cada uno de sus elementos. Aunque no sin modernizarlos. El resultado es que tienes un Wasteland que hace lo que sabe hacer y lo hace bien.

Una buena entrada a la franquicia

Eso sí, te advertimos que tiene varias referencias y homenajes a los juegos anteriores, como es típico por parte de este equipo de desarrolladores. Estas referencias pasarán como si nada si no conoces los juegos, y te darán mucho gusto si eres el fan al que están destinadas.

¿Nunca has jugado un Wasteland y no sabes en qué consiste esa identidad? Pues básicamente se trata de un RPG con elementos tácticos y de estrategia en su combate. Es, sin duda, un juego rudo, que te prueba por cada lado que puede, con un sistema de mecánicas interconectadas bastante complejo en el que puedes sumergirte de lleno y el que te va a costar aprender a dominar. Wasteland 3 es sin duda un juego duro que te va a costar pero que también va a ser muy gratificante dominarlo.

Un RPG para quienes les gustan los retos

Imagínate esa película de vaqueros en la que te muestran ese mundo crudo y cruel donde no hay lugar para el honor o la bondad, sino para el más rápido y más fuerte. Bueno, ahora añádele un apocalípsis nuclear, y lo que queda después de eso es el mundo Wasteland. Pero Wasteland 3 no es un juego rudo por la temática (solamente), sino por lo complejas que pueden llegar a ser sus mecánicas. Desde que inicias el juego ya se te presenta el juego con toda su complejidad. El sistema de personalización de tu personajes es bastante abrumador, aunque sin duda mucho más amigable que el de Wasteland 2, toda vez que te da pistas sobre lo que debes saber según lo que te interesa.

Una vez eliges el aspecto físico, que valga la pena decir es bastante limitado, empieza lo que realmente importa para inXile. Tenemos que aclarar que ya en esta primera fase escogeremos el tipo de arma de nuestro personaje, lo que le dará bonificadores en la segunda parte. Así que elegir bien es fundamental. La segunda fase está orientada a la construcción de nuestro personaje, desde los atributos, que están relacionados totalmente con el arma que llevamos (y el combate que hemos preferido), como con las habilidades, también referidas a lo mismo.

Elige tu escuadrón

Wasteland 3, como sus predecesores, es un juego en el que debes pensar en tu escuadrón completo. Porque no puedes tenerlo todo en un personaje. Y la verdad es que todo es importante. Así que mientras tienes un personaje de ataque cuerpo a cuerpo, también posiblemente debes considerar tener un francotirador en tu equipo, y, por supuesto, el de las armas pesadas, el que maneja los explosivos, el de fusiles de asalto. Bueno, aquí puedes elegir. Donde posiblemente no vas a poder elegir es en el tema de habilidades, pues te conviene tener un mecánico, un abrepuertas, y un lameculos (estos como básicos).

De las cosas que más me han gustado de Wasteland 3 es sin duda como todo tiene su utilidad y todo te lleva por caminos distintos. Pero sobre todo, lo difícil de saber cuándo realmente estás tomando una buena decisión. Y es que este tema de las decisiones tienen acá un peso determinante en la definición de lo que debe ser un RPG. Sin seguir demasiado este argumento, diré que este juego es una experiencia ruda pero al mismo tiempo fantástica. El componente táctico está tan bien planteado que a pesar de su dificultad, se te hace adictivo. Y lo digo yo tranquilamente que siempre he preferido los juegos de acción en tiempo real.

La libertad implica responsabilidad, y no estoy citando a Spiderman

Algo que hace parte de Wasteland como saga es su libertad. Empiezas el juego, te introduces en este mundo y conoces estas personas. Pero luego el juego no se queda en esto, sino que empieza a plantearte que tomes decisiones sobre múltiples situaciones, todas ellas demasiado complejas como para saber realmente qué es lo bueno y qué es lo malo. Tus aliados y tus enemigos no suelen ser gente muy buena, ninguno de los dos. Y eso te pone en un terreno de moralidad bastante ambiguo. Porque claro, este es el mundo de Yermo, las tierras posapocalípticas en donde reina el más fuerte.

Entonces tendrás que escuchar muchas propuestas, misiones que van de una manera pero pueden ser totalmente de otra. Apoyos de unos y de otros. Para una persona como yo que le gusta hacer todas las misiones, pronto se da cuenta que aquí en algunos casos no es posible, por el simple hecho de que tendrás misiones que se contraponen. El tema de las facciones y los apoyos es sin duda uno de los temas a tener en cuenta. Si has jugado Fallout o The Outer Worlds, sabes bien de que estoy hablando. Pero Wasteland 3 no está copiando, sino que sigue el modelo que ellos mismo crearon en el pasado.

El caso es que en temas de libertad, Wasteland 3 es una muestra de lo que deben ser los RPG. Contando con unas buenas habilidades, puedes resolver conflictos más allá de la batalla. Pero además, puedes ganar una batalla de muchas maneras. En términos de aliados y de misiones, se vale todo, desde hacer hasta mentir. Esto es lo que hace de este título una experiencia profunda dentro de los RPG.

No es una obra de arte, pero es sólido como una roca

No creo que alguien que haya jugando los Wasteland anteriores espere de este juego un portento gráfico. Pero para quienes no lo han jugado, lo puedo decir desde ya: no lo encontrarán. Ahora bien, este es, un juego que luce maravillosamente bien, aunque con sus desperfectos y sus tosquedades. Entre otras cosas, sus animaciones de conversación, o varias de las interacciones del personaje con elementos del mundo. Están hechas desde la perspectiva de lo funcional. Y ya está.

En cuanto a todo lo demás, te encuentras con unas ciudades con diseños bastante bien logrados, sin dejar de ser minimalistas, espacios llenos de detalles, pero siempre con la filosofía de la simpleza. Es como esa apuesta por hacerlo lindo y simple a la vez. Y la verdad es que está muy bien logrado. Las armas, armaduras, los equipos en general, están todos muy bien logrados. Como también lo están enemigos. Y es que en términos de arte y concepto poca queja podría tener.

Un carisma especial

Wasteland 3 es un juego con identidad que sabe lo que hace y lo hace bien. Enemigos como payasos dementes, o aliados como el ejercito de monstruos, todos llenos de carisma. Y eso se nota desde como se ven hasta como suenan. El diseño de niveles, zonas de combate, de bases y demás sin ser demasiado variado, está todo muy bien conseguido y logran tener, cada espacio, su identidad.

Payasos asesinos en Wasteland 3
Vas a volver a temer a los payasos

Se aprecia mucho que el desplazamiento por el mundo no sea una ficha como en Wasteland 2, sino que vayas en un tanque de guerra, que además es personalizable (visual y mecánicamente)

En cuanto al sonido, diré aquí que el juego no solo no decepciona sino que destaca. Tiene un gran diseño sonoro, y tanto en temas de efectos, como en términos de musicalización está muy bien logrado. La actuación de voces de todos los personajes, los secundarios incluidos, se siente maravillosamente bien. Con esto logra darte esa sensación de inmersión que tanto le hace falta a muchos otros juegos.

De historias vivimos los amantes de los RPG

Un buen RPG es un juego con una gran historia respaldada en buenas mecánicas. Un buen juego es ante todo jugabilidad, y en ese sentido creo que Wasteland 3 no decepciona. En términos de historia, debo decirlo, pasa lo mismo. Wasteland 3 es esta clase de juego que te cuenta una historia en cada misión que tienes, y cada historia es además rica en detalles e interesante.

Hay que maravillarse uno con el hecho de que un juego que tiene vista cenital (que puede quedar muy cerca de los personajes), logre tener esa capacidad para contar historias tan bien elaborada como lo tiene este. Y eso lo logra por sus diálogos, que están siempre muy bien elaborados, llenos de personalidad, carisma, y buenas historias.

Cada conversaciones que tienes, además, puede ser diferente según lo que elijas, según tu fama y reputación, y según tus skills (lameculos, resistencia, entre otros). Puedes intimidar, persuadir o engañar. Y todo esto te llevará por caminos nuevos y distintos.

A todo esto, se le debe sumar la posibilidad de vivir esta aventura en cooperativo con un amigo. Debemos decir que en un juego como este es posible pensar que la experiencia se viese de algún modo afectada, pero nada de eso. Al igual que otros juegos como la saga Divinity Original Sin, estamos ante un título que nos invita a jugar con un compañero. Nos invita a tomar decisiones en conjunto, a combatir y en muchas ocasiones a morir. Sin duda, un añadido de lujo.

Pero no todo es bueno: cuando sabes hacer juegos pero no menús

No vamos a hablar solo de bugs aquí. Que debo decir que este juego tiene muchos, y algunos son bastante molestos. Sin que te arruinen el juego. Pero dejo los busg para más abajo. Quiero hablar de los defectos que tienen que ver con el diseño, y que no van a cambiar con un parche de lanzamiento.

Una de las peores cosas que tiene Wasteland 3 son sus tiempos de carga. Cada vez que cambias de una zona a otra debes pasar por una pantalla de carga, y cada pantalla de carga puede durar tanto como para incomodarte con la espera. Hay misiones que te hacen pasar por hasta 3 pantallas de carga en un plazo absurdo de 7 minutos. Eso no está bien.

Impresiones Wasteland 3 - Superviviencia en tierras inhóspitas de ...
Un pequeño respiro

También tenemos la gestión del menú, que es sin duda una de las peores que he visto: tanto para clasificar los elementos, como para comparar armas y armaduras entre sí. Esto último es que básicamente no funciona bien. Aunque no sabría si podría clasificarlo como bug.

En general, Wasteland 3 puede llegar a ser bastante contra intuitivo en muchas cosas que le juegan en contra. Pero sin duda lo peor que tiene la versión antes de lanzamiento son los bugs. Aún así, la compañía ha asegurado que contaremos con un parche de lanzamiento que arreglará muchos de estos errores, como por ejemplo que los enemigos se queden atascados.

Un juego enorme

Es mucho lo que he escrito hasta ahora, y sin embargo Wasteland 3 es un juego tan complejo que se queda mucho por fuera. Poco he dicho por ejemplo sobre la composición de tu squad: en el que puedes tener hasta 4 personajes (rangers) creados por ti, 2 más que serán contratados por ti o conseguidos, y animales o personas rescatadas. Tampoco hemos hablado demasiado del sistema de progresión, que además de las posibilidades de mejora del personaje a partir del nivel ganado, están las de mejora de la base (que tenemos una base, y vamos mejorándola) como también de nuestro vehículo en el mundo.

Creo que de las principales deudas en este análisis son las relacionadas con el combate. De esto vale la pena decir varias cosas, una de ellas tiene que ver con lo bien planteado con están sus mecánicas con sus opciones. La verdad es que se siente realmente como un juego de estrategia por turnos. Y eso hace que cada combate sea un momento distinto para probar tus habilidades. Cada personaje con sus características, cada enemigo con las suyas, las coberturas, las habilidades especiales. Cada cosa que hay en el combate es indispensable y hacen que se sienta demasiado bien.

A modo de conclusión

Y como estas cosas, se quedan muchas otras por fuera. Lo cierto es que Wasteland 3 no es un juego fácil de abarcar ni de resumir. Pero sí es un juego en el que sin duda vas a pasar un buen rato. Sigue sin ser un juego para todo el mundo, pero creo que es más accesible que su predecesor. Visualmente no es una maravilla, pero está muy bien, y sonoramente es una joya. Sus mecánicas y sistemas de juego lo hacen una experiencia densa en la que vas a pasar tantas horas que podrías olvidarte de los otros juegos que tienes pendientes.

En fin, creo que Wasteland 3 es un juego que debes jugar. Tanto si eres fan de los RPG como si no, tanto si te gustan los combates por turnos como si prefieres la acción en tiempo real. Lo que ofrece este título es una experiencia completa. Si te ha gustado este análisis, te recordamos que tienes muchos más justo aquí.

Wasteland 3

59,99 €
8.7

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.5/10

Jugabilidad

9.5/10

Pro.

  • Es un RPG profundo y complejo
  • Libertad real en decisiones y opciones de juego
  • Historia intensa y profunda en cada personaje
  • Grandiosa jugabilidad y combates

Contra.

  • Tiempos de carga muy largos y constantes
  • Problemas en el diseño de gestión del menú
  • Muchos bugs que deben ser reparados en un parche de salida.

2 Respuestas a “Análisis de Wasteland 3”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *