Análisis Othercide

Cada vez que me dan un código para analizar un videojuego, pienso en el género, en el estudio, si es más o menos conocido. Pienso si el juego será accesible para un público amplio o si por el contrario es más complejo de lo que esperaba. Othercide reúne algunos de estos absurdos prejuicios que suelo cometer (soy humano), y lo digo porque no soy precisamente fan de los títulos de estrategia. Las mecánicas suelen abrumarme, me siento perdido en videojuegos de este tipo, dónde además se emplea un lenguaje diferente para lo que en otro juego del mismo estilo sería más entendible. Nada más lejos de la realidad.

En Othercide, la trama es directa, y no se toma demasiadas florituras para ponernos en contexto. Lo que un principio puede parecer complicado, se vuelve sencillo cuando te pones a los mandos. El videojuego de Lightbulb Crew, es una danza de la muerte en la que comandaremos a las hijas de un temido guerrero. De ellas depende la humanidad, y nosotros le daremos forma a ese ejército para acabar con el sufrimiento y la muerte. Jefes finales y unos combates increíbles nos esperan en este título de estrategia al estilo Xcom.

Oscuro pero bonito a la vez

Este es un videojuego con personalidad propia, y gran parte de culpa la tiene el apartado visual. Lo primero que me vino a la cabeza fue el nombre de Sin City. Othercide me recuerda enormemente a la obra de Robert Rodríguez, y es que su ambientación es especialmente oscura. No es solo porque el título tenga una paleta de colores que se resumen entre el blanco y el negro con pinceladas rojizas. Hablamos de un entorno perdido en la inmensidad de la oscuridad, que solo puede otorgar la noche cerrada.

Durante las partidas, veremos unos escenarios llamativos pese al tono, con un efecto magnífico de la lluvia. Sobre estos espacios urbanos, nuestro ejército de hijas han de enfrentarse a numerosos enemigos en cada misión. Quizá el «tablero» sobre el que nos movemos se sienta algo falto de coberturas u otros elementos, pero es más que suficiente para disfrutar del juego. Por otra parte, el diseño de los personajes es extraordinario, y en el caso de las protagonistas, el estudio se ha esforzado por darles una apariencia muy personal a cada una de ellas. Los enemigos son variados, con una dificultad que irá en aumento.

En líneas generales, Othercide es un título con personalidad, que se desarrolla en un universo del estilo Darksouls, pero con una jugabilidad completamente diferente. A pesar de ser un título indie y contar con unos gráficos más bien discretos, resulta difícil encontrarle «peros» en mitad de una partida. Eso sí, podemos ponernos quisquillosos al acercar la cámara y prestar atención a cada detalle, pero lo cierto es que el juego lo disimula muy bien.

Sonido y textos

Este es un videojuego de gran calidad pese a su presupuesto. Pero eso no significa que todo sea de color de rosas. En lo referido a los textos y menús hay algún que otro «pero», llegando a influir incluso en la jugabilidad. Los menús en sí mismos cumplen con lo que viene a ser la accesibilidad, siendo bastante sencillo el paso de unos a otros. Lo que no me ha gustado tanto es en cómo se leen los nombres y subtítulos.

El juego llega traducido al castellano con un nivel fantástico, pero las voces no incluyen doblaje. A la hora de leer los subtítulos, estos aparecen con un tamaño demasiado pequeño, y cuesta horrores seguir el hilo cuando toca forzar la vista. El tamaño puede cambiarse, pero al contrario que antes, se vuelven demasiado grandes e invasivos en mitad de las partidas. A esto hay que sumarle que, en el caso de los menús, no es posible cambiar el tamaño de la fuente, y estos también se quedan muy cortos en cuanto al tamaño.

Los efectos sonoros son de lo mejor del juego, y hacen que cada ataque o golpe a los enemigos sean de lo más satisfactorios. Ya sea a distancia o cuerpo a cuerpo, la sensación es genial. Tampoco puedo olvidarme de la banda sonora, que va perfectamente acorde con la temática y ambientación de Othercide. En este apartado, poco o nada se le puede reprochar a sus creadores.

Una jugabilidad completa y divertida

Sin ser mi género favorito, he disfrutado con este Othercide. Y lo bueno es que, aun siendo un género en el que no me desenvuelvo demasiado bien, los tutoriales son numerosos y ayudan al jugador a ubicarse. En un principio puede parecer abrumador, pero todo se simplifica cuando empezamos nuestra primera partida. Al final, la base es la misma que otros títulos del género, con la diferencia de que emplea otros nombres para referirse a los mismos elementos.

Las cinemáticas no se extienden demasiado, y sirven meramente como hilo conductor para saber en todo momento el por qué hacemos lo que hacemos, sin robar demasiado protagonismo. Dentro del menú de la campaña, encontraremos una línea temporal que seguirá activa en cada partida. Esta nos indica el día en el que nos encontramos, y una vez iniciada una misión, nos permitirá tener cierto control sobre el entorno, o tener una idea de los movimientos de los enemigos. En la primera toma de contacto, puede que no nos sirva de mucha ayuda, pero será un factor determinante en el futuro.

Con respecto al combate, volvemos a unos escenarios que se convierten en cuadrículas por las que mover a nuestras guerreras (hijas). Eso sí, los entornos están creados de tal manera que no se sientan excesivamente simplones, ayudando así a la inmersión. Para ir desbloqueando nuevas misiones, deberemos avanzar en la línea temporal, y posteriormente podremos elegir entre varias con su correspondiente nivel de dificultad. Para enfrentarlas, el juego nos permite llevar un equipo de hijas, que dependerá de la propia misión, aunque generalmente llevaremos un máximo de tres. Dentro de la línea temporal, sabremos cuando enfrentarnos a los jefes finales, ya que estos se encuentran remarcados de forma diferente.

Gestión de las «hijas»

En Othercide hay que escoger sabiamente cada movimiento. Y es que nuestras guerreras no son inmortales, pues al morir, las habremos perdido casi definitivamente. En estos casos, debéis saber que es posible resucitarlas con algunas de las características que habían adquirido previamente, pero perderán sus equivalentes a ventajas. Podemos germinar nuestras propias hijas, siempre que tengamos la cantidad suficiente de «vitae», escogiendo entre tres clases; Maestra afilada, Guardiana de Almas y Portadora de escudo. Ah, y como dato curioso, también podemos escoger sus nombres.

La pestaña «cementerio» es la que nos permite acceder a las hijas caídas en combate. Para devolverlas a la vida, será necesario sacrificar otras hijas. Sí, una por otra. Pero dejando esto a un lado, una vez tengamos nuestro equipo al completo, cada hija irá subiendo de nivel a medida que completemos misiones (sinapsis). Y aunque no es posible curarlas, las habilidades que vayan adquiriendo pueden ser muy útiles en el futuro. Con cada nivel, se nos permite elegir entre dos nuevas habilidades. Como veréis en las imágenes, la información sobre sus características es de lo más completa.

El diseño de las hijas es genial, haciendo que cada una, siendo muy parecida a la otra, tengan sus diferencias principalmente en el pelo y las armas. Puede parecer algo simple y sin importancia, pero son detalles que gustan y que las hace únicas.

Conclusión

El videojuego de Lightbulb Crew es un título con personalidad propia, sin demasiadas pretensiones, que llega para aportar una nueva aventura a los fans de la estrategia y la acción. En cualquier caso, no estamos ante una superproducción, pero el buen hacer de los desarrolladores queda presente en un apartado artístico de lo más atractivo. Su ambientación a medio camino entre un Darksouls y los demonios de Devil May Cry, cautivará a más de uno con su aspecto bicolor.

En lo jugable, Othercide cumple con creces, y sumado al apartado técnico, creo que lo hace un juego redondo. Los combates, acompañados por una buena banda sonora, son complejos y requieren cierta calma para no errar en demasía. El poder revivir a nuestras guerreras también le da un punto diferenciador con respecto a otros juegos del género. Menos me ha gustado la apariencia de los subtítulos, que no cuentan con un termino medio a la hora de mostrarse en pantalla. Lo mismo sucede con los menús, que si bien son sencillos y accesibles, tampoco presentan un tamaño aceptable en sus textos. Si te ha gustado este análisis, os recordamos que tenemos muchos más justo aquí.

Othercide

39,99€
7

Gráficos

7.5/10

Sonido y textos

5.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Duración

7.5/10

Pro.

  • Un apartado artístico muy atractivo
  • Música y efectos sobresalientes
  • Muy divertido

Contra.

  • El tamaño de los textos y subtítulos
  • A veces se vuelve tedioso realizar los ataques

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *