Análisis de Saints Row: The Third Remastered

Si alguien ha tenido ya una experiencia con esta saga sabe qué le puede esperar con este juego. La descripción más apropiada del juego es sin duda la de un GTA pero de serie B. Y esto con perdón de los fans. Porque hay en eso una comparación que puede resultar injusta para unos, pero para otros muy clara. Saints Row: The Third Remastered no es un juego nuevo, y por eso nada de lo que se hablará de este juego será una sorpresa. Pero, y esto lo voy a decir desde el primer párrafo, la verdad es que cualquier juego que tenga en su título la etiqueta de «Remastered» tiene mucho que aprender de este juego. Y lo digo para bien. Es un gran trabajo el que ha hecho Volition.

He puesto varios comentarios fuertes en el primer párrafo. Y quiero explicarlos en detalle. Pero creo que para eso tenemos un análisis por delante. Por ahora me gustaría decir desde ya que si eres fan de la locura, la acción sin argumento, y todo tipo de escenarios absurdos este será el juego que querrás. Es un juego viejo vuelto a la vida, con costuras pero con grandes sorpresas.

La pregunta de si realmente vale la pena un remaster de un juego viejo es sin duda la pregunta fundamental de este análisis. Esto nos lleva a un debate vigente sobre cómo se definen y diferencian tanto el Remaster como el Remake. Para solucionar cualquier debate, entenderemos que un Remaster es un juego viejo al que se le ha dado una mano de maquillaje para que se vea mucho mejor que el original. Y un Remake quiere decir la reimaginación de un juego con el resultado de un juego que se basa en el anterior pero es totalmente nuevo. Claro, hay puntos medios, pues todo buen remaster tiene una que otra modificación en términos técnicos. Pero no llega a hacer lo que hice el Remake.

De paso, aclarar que este análisis se hace con código que nos proporcionó Koch Media para Xbox One, y se jugó en una Xbox One X.

Image

GTA de Serie B

Decir serie B puede sonar a hablar de algo barato. Pero realmente ese no es el punto de esta categoría. La serie B habla de un placer estético muy particular, el placer por lo absurdo y desmedido, por la sangre o los aliens o monstruos. Bueno, pues Saints Row: The Third Remastered te ofrece todo esto junto. Esto explica la parte de Serie B.

Lo de GTA se explica con el hecho de que si has jugado cualquier GTA desde su tercera entrega, no vas a dejar de pensar que este juego es increiblemente parecido en muchas de sus mecánicas. El hecho de encontrarte en una ciudad en donde eres un maleante-pandillero, ya te habla de algo parecido. Que puedas robar los carros, atropellar gente, ver prostitutas, en la calle, eso sin duda suena familiar. El diseño del mapa. El uso del móvil. Prácticamente ninguna de sus mecánicas básicas es algo que no se haya visto en un juego de GTA antes del 2011 (GTA III, Vice City, San Andreas y IV, con todos los intermedios).

¿Por qué entonces vale la pena jugar un Saints Row y no un GTA? Porque aunque tiene mecánicas similares en ese mundo abierto que te ofrece, tiene su propio estilo y te ofrece una experiencia diferente a los GTA. Saints Row The Third fue el primer juego de la saga que en su momento mostró su propia personalidad. Algo que en el 4 fue llevado a un límite bastante radical: aliens que te abducen y para salir del control de su mente (tipo Matrix) debes ir al pasado y pelear contra los enemigos icónicos del pasado. Pero además tienes algo así como super poderes.

Ser serie B quiere decir libertad para incluir dentro de tu juego elementos tan diversos como absurdos. Por ejemplo, filmar una película donde eres la estrella, pero la película es un serie B de aliens. O participar en un programa de TV que consiste en pasar obstáculos mientras le disparas a hombres disfrazados de conejos con dildos gigantes en sus manos. Ese dildo será una de las armas cuerpo a cuerpo que podrás usar en tu juego. Esa es la esencia de la serie B y de Saints Row: The Third Remastered.

Lo que todo un remaster debería ser

Ya expuse mi postura sobre lo que es un remaster y un remake. Aquí vale la pena avisar que si me preguntan, un remaster no es un juego que valga la pena comprar al menos de que seas un fan acérrimo. Seguramente lo mejor que podría pasar es lo que hizo Microsoft esta generación ofreciendo versiones enhanced, y por tanto remasterizaciones gratuitas.

Por qué no me parece que un remaster sea una buena compra, porque básicamente se trata de un juego viejo que sigue siendo viejo aunque luzca más o menos mejor. Lo que lo hace sentir viejo será justamente las mecánicas, en el control, en las animaciones, y otras cosas más. También su humor y sus personajes pertenecen al pasado. Ya explicaremos con detalle aspectos de jugabilidad que no terminan de cuajar en el presente.

Pero entonces, ¿por qué este remaster sirve de norma para cualquier juego que quiera tener esa etiqueta en su nombre? Superando el problema anterior, hay que decirlo, Saints Row The Third Remastered se ve la mayoría de las veces impecable. El trabajo que tiene este juego a nivel visual es más que admirable. Obviamente no todo está al mismo nivel de detalle y mejoría. Pero esto es pedir demasiado a un juego de mundo abierto como este. Pocos juegos remasterizados ofrecen algo como este juego. Otro buen ejemplo sería el trabajo hecho por 343 Industries con Halo.

Image

Es básicamente disparar a multitudes una y otra vez

Este es un juego de mundo abierto, y con eso viene el hecho de que además de unas misiones principales hay una multitud de actividades por hacer. La tarea principal consiste en restablecer el nombre de los Saints como la pandilla de las pandillas, y recuperar el poder que tenían antes de la traición (no es spoiler, el juego comienza con esto, y no podría hacerse spoiler de un juego de 9 años).

Las actividades secundarias son variadas: robar autos, matar personas específicas, encontrar puntos de fotografía. Pero hay un elemento en común que tienen todas las misiones (o la mayoría al menos), que además de ser nocturnas, involucran matar a multitud de enemigos que aparecen en grandes oleadas.

Esto claro no es algo negativo por sí mismo. De hecho, puede ser muy divertido matar una gran cantidad de enemigos que llegan y no dejan de llegar, y los puedes destrozar con un arsenal bastante variado de armas. El problema real es que llega a hacerse repetitivo muy pronto. Y llegas a sentir que todo lo que haces en este juego es disparar y disparar. Muchos juegos se tratan de esto, ¿por qué es un problema en este? Porque es un juego de larga duración, y eso quiere decir que le hace falta eso especial que lo mantenga a uno enganchado.

Tal vez en 2011 esto pudo ser algo mucho más atractivo. Pero en 2020 llega este tipo de mecánicas ya se han quemado totalmente y uno espera de un juego de larga duración algo mucho más elaborado.

Image

La historia no es lo que cuenta

El guion de este juego no es lo que importa. Tanto porque no tiene sentido la mayoría de las veces, como porque tampoco se trata de esta. Se trata de la acción. Y de esta tiene toneladas. De las primeras misiones que tienes que hacer, hay una parte en la que caes en paracaidas en la cima de un rascacielos y luego matas a todo el mundo para quedarte con la base. Pero no termina ahí, luego hay una persecución de helicópero que termina con un asedio a una fábrica llena de pandilleros armados. Y vas solo.

Como esta misión, hay muchas más. Todas rebosan de acción, multitudes, disparos y muchas secuencias diferentes en las que hay muchas maneras de hacer lo mismo que le dan una cierta variedad al gameplay. Aunque, como ya dije, no la suficiente como para que no se sienta repetitivo. Y este será el problema principal del juego, más allá del hecho de que se sienta viejo e incómodo de jugar en algunas cuestiones.

Pero la diversión no se queda en sus acción demencial. También tiene un gran sistema de personalización tanto de nuestro personaje, como de nuestra pandilla y los vehículos que usan. Esto, aunque no agrega demasiado a la jugabilidad, lo hace ser mucho más interesante. Mi avatar era un samurai astronauta con maquillaje del Fantasma.

Por otro lado esta el tema de los vehículos alocados que podemos sacar de nuestros garajes, que comprenden desde carros con forma de osos, hasta naves futuristas. Todo esto, sin duda, le agrega personalidad y diversión al juego. Sobre todo si quieres pasarte horas y horas solamente andando por la ciudad y destruyendo todo.

Image

Conclusión

Hay mucho que se queda por fuera en este análisis pero es un juego muy extenso y de verdad es bastante difícil abarcarlo en sus pequeños detalles. Algo que no podemos quedarnos sin mencionar es su sistema cooperativo online, que sin duda es interesante. Entras a partidas de personas que las tengan en públicas, o dejas la tuya en pública y alguien entra. Con esta persona puedes hacer misiones, o solamente andar por ahí. Si juegas con un amigo, esto será bastante más divertido.

También la mecánica de ejercer dominio y generar ingresos mediante la compra de negocios por la ciudad es algo positivo, aunque pudo ser algo mucho más significativo. Y por último, algo que sin duda no puede omitirse acá, son los enemigos. Que tengas una banda de hombre con trajes de lucha libre cuyo lider es un hombre gigante llamado Killbane. O que encuentres estos gigantes clones. O en general la variedad de enemigos, cada uno con sus trajes y sus particularidades, esto sin duda le dan un toque especial al juego.

Creo que lo que más me incomodó fue el control, principalmente para el cambio de armas. No es lo suficientemente tosco para ser malo, pero hoy en día hay mucho mejores. También es cierto que el movimiento del personaje es algo que queda a deber, como las animaciones en general. Pero estas cosas no logran incomodar lo suficiente. El punto es que aunque muchas veces lo pasé bien, no pude dejar de sentir que estaba jugando a juego viejo, y que eso quería decir que no me llenaba totalmente.

Está claro que esto es lo obvio. Es un juego viejo mejorado estéticamente. Así que lo que veo es que Saint Row es un juego para fans de la saga. Los fans lo van a agradecer, sin duda, porque lo que te ofrecen aquí como remaster es un gran trabajo. Pero para jugadores de hoy, no lo veo tan accesible. A menos que te guste la acción pura y dura.

Otros análisis que te pueden interesar los puedes encontrar aquí.

Estamos en Opencritic donde puedes encontrar este y otros de nuestro análisis. Otros análisis que pueden interesarte en nuestra web.

Saints Row: The Third Remastered

40€
7.7

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Pro.

  • Un Remaster como pocos en calidad visual
  • Acción y diversión aseguradas
  • Humor serie B para los amantes del género
  • Un gran homenaje a la saga. Compra obligada para fans

Contra.

  • Repetitivo en el diseño de misiones. No ofrece gran variedad.
  • Se siente viejo desde que lo comienzas
  • Mecánicas que no logran llenar un juego tan extenso

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

Entradas relacionadas

Un comentario sobre «Análisis de Saints Row: The Third Remastered»

  1. […] títulos del género han tratado de acercarse, aunque siempre con un toque distintivo. Juegos como Saints Row, que pese a su mundo abierto, añaden una serie de elementos y un tono más surrealista. Sin […]

Deja tu comentario