Análisis Concept Destruction. «¿Carne de cartón?»

A menudo, los videojuegos de coches nos acostumbran a unos gráficos cada vez más apabullantes, alternarnando entre simulación y conducción arcade. En un extremo completamente opuesto, se encuentran títulos como el que hoy nos atañe. Hablamos de títulos alocados en los que lo último que hacemos es cumplir un mínimo de normas establecidas. Damos rienda suelta al niño que llevamos dentro, estrellándonos contra todo lo que pillemos por el camino. Eso es lo que propone Concept Destruction, una suerte de Destruction Derby pero con coches de cartón a la escala de lo que sería un juguete. A lo largo de sus circuitos, chocaremos una y otra vez con el resto de vehículos hasta que quede uno en pie. Pero cuidado, que no se deforme en exceso tu carrocería.

Gráficos

Este simpático juego de coches emplea un apartado visual de lo más particular. Como si de unos niños se tratara, jugaremos controlando unos vehículos de cartón provistos de un discreto cableado conectado a una pila. No puede negarse la originalidad de la obra de Ratalaika, que se ha convertido además en una de mis mejores experiencias de todos los que he jugado hasta la fecha. La compañía abarca géneros diversos, pero en este caso, se ha construido un juego cuya jugabilidad y ambientación dan lugar a una mezcla explosiva.

Los escenarios, al igual que los coches, son de cartón. Al mismo tiempo, hay otros elementos de por medio, como bolígrafos, lápices, un compás, etc. La magia reside precisamente en ello, en que el propio circuito es un tapete enorme ubicado en una mesa de escritorio. Nos hace sentir diminutos, mientras al fondo se divisan las ventanas, lámparas y demás objetos de la habitación.

A medida que se van destruyendo los coches, se van vislumbrando sus «entrañas». Un escueto sistema que permite su movimiento, con la pila como eje central. De igual forma, la interfaz se integra con unos diseños sencillos que imitan el papel, quedando bien integrada, siguiendo la línea de diseño del conjunto.

Sonido y textos

Como no podía ser de otra forma, en un juego tan alocado como este la banda sonora ha de seguir el mismo estilo. Para acompañar la sensación de acción y adrenalina, Concept Destruction se vale de una base de lo más metalera. Una música que no cesa durante la partida hasta que quede un último coche en pista. No está mal para dar un toque más gamberro, pero por contraparte, los efectos sonoros son más bien pobres. Un hecho, quizá favorecido en parte por el material predominante en los escenarios y los coches.

Los menús, poco abundantes, son de lo más sencillos, con los ajustes más comunes que se suelen encontrar. Sonido, dificultad, modos de juego, todo ello se distribuye de la mejor manera para facilitar un rápido acceso a nuestras partidas y opciones. Como podréis apreciar en las imágenes, el juego viene completamente en castellano. Un punto que no suele fallar en los títulos de Ratalaika, y que una vez más cumple con este apartado.

Jugabilidad

La conducción de Concept Destruction es lo arcade llevado a otro nivel. Su planteamiento desenfadado queda pantente desde un principio, y los controles se han reducido a la mínima expresión. Los gatillos, como de costumbre, son los botones más utilizados para el freno, marcha atrás y acelerador. Pero el toque distintivo lo marca la habilidad equivalente en otros juegos al turbo. Al inicio de cada partida, la pila de nuestro bólido cuenta con una carga de energía. De ella y de cómo la usemos, dependerá en buena medida nuestra victoria. A mayor uso de la batería para el turbo, más rápido se irá agotando.

A pesar de que el juego es divertido, se echa en falta alguna habilidad extra que aporte más a la experiencia. Aun así, los diferentes mapas disponibles son suficientes para evitar la monotonía. Hay un poco de todo, desde una plaza con catedral incluida hasta un estadio de fútbol americano, también de cartón por supuesto.

En el menú principal encontraremos los tres clásicos niveles de dificultad, que afectarán principalmente a la agresividad de nuestros rivales. A medida que aumente, se centrarán más en nosotros, mientras que en lo respectivo a los modos de juego, también encontraremos tres. Los principales, dos de ellos, consisten en el modo campeonato (el más destacado) y el multijugador. Unos modos en los que también podremos elegir entre diferentes modelos de coches, aunque la mayoría habrá que desbloquearlos mediante los puntos obtenidos con nuestras victorias.

Duración

No hay una duración estimada para este alocado título de coches. Uno de los grandes añadidos de los que se beneficia, es de su multijugador. Si bien el campeonato presenta varios retos con mapas diferentes y variaciones en los mismos, el modo individual también nos permite tomar un respiro a modo de práctica. Y como es lógico, el multijugador es perfecto para disfrutar en compañía de amigos o simplemente descargar adrenalina con otros jugadores. Por no hablar de que podremos ir desbloqueando nuevos vehículos. Con estos ingredientes, la vida del juego depende exclusivamente de nosotros, con un buen puñado de horas garantizadas.

Conclusión

Si buscáis una experiencia de coches similar a lo que es un clásico Destruction Derby, pero con una propuesta más desenfada, este puede ser vuestro juego. Es adictivo y sobre todo, es divertido. Solo o con amigos, la locura y la destrucción se apodera de la pista con coches de cartón en un universo en miniatura. El toque estratégico también es vital a la hora de sobrevivir, pues conservar nuestra pila nos permitirá llegar hasta el final de la partida.

Hay suficientes mapas y coches para pasarlo en grande, pero a medida que jugaba, me dio la sensación de que faltaba contenido. No es que más sea siempre mejor, pero quizá unas habilidades diferentes para los coches o pruebas de otro tipo le hubieran sentado de maravilla. Hablo de una percepción de vacío que se deja notar pasadas unas horas a los mandos. Por otra parte, la banda sonora te sumerge en el frenetismo de cada partida, pero se vuelve un tanto repetitiva. En definitiva, Concept Destruction es un título de lo más atractivo que, por un precio reducido, ofrece grandes dosis de diversión.

Si te ha gustado este análisis, no olvides echarle un ojo al resto.

Estamos en Opencritic donde puedes encontrar este y otros de nuestro análisis. Otros análisis que pueden interesarte en nuestra web.

Concept Destruction

4,99€
6.5

Gráficos

7.0/10

Sonido y textos

6.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Pro.

  • Apartado visual muy original
  • Propuesta arcade muy adictiva y divertida

Contra.

  • Se echan en falta más habilidades
  • Faltan modos de juego más originales

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

He viajado a mundos que jamás creeríais, acabado con enemigos que escapan a todo misticismo. He sentido mi pulso acelerarse con cada batalla, y el suspiro de quien sabe que tendrá que volver a levantarse. Siempre hay un villano esperando y una aventura a la vuelta de la esquina.

Entradas relacionadas

Un comentario sobre «Análisis Concept Destruction. «¿Carne de cartón?»»

  1. […] y acertado. Tiene modo multijugador donde podrás retar y competir contra tus amigos en línea. En Area Xbox, aunque también mencionaban las virtudes del juego, remarcaron sobre todo lo limitado de su […]

Deja tu comentario