Guard Duty y el regreso de las aventuras «Point and Click»

Las aventuras “Point and Click” como Monkey Island no son mucho más tradicionales que Guard Duty. A primera vista, uno podría creer que se trata de un título clásico perdido de los tiempos de LucasArts de los 90. Sick Chicken Studios es un grupo de desarrolladores de juegos clásico. Y si digo “grupo” me refiero a literalmente dos personasLas aventuras “Point and Click” como Monkey Island no son mucho más tradicionales que Guard Duty. A primera vista, uno podría creer que se trata de un título clásico perdido de los tiempos de LucasArts de los 90. Sick Chicken Studios es un grupo de desarrolladores de juegos clásico. Y si digo “grupo” me refiero a literalmente dos personas

¿Qué nos cuenta Guard Duty?

La historia comienza en una ciudad medieval. Mas bien desde el castillo de Wrinklewood. Justo antes de pasar a un territorio más fantástico y lleno de..¿ciencia ficción? Ya os contaré más adelante. De todos modos, en una noche triste, una figura sombría pulula por la ciudad y secuestra a la princesa Theremin con el fin de ejecutar su oscura plan de obtener el poder supremo. Justo aquí entra Tondbert Ruffskin, un guardia encargado de ocuparse de las puertas de la ciudad que estaba demasiado borracho como para notar la naturaleza sospechosa del hombre (villano) que dejó entrar. Aquí entra nuestro primero «stand-in» (Fuente de inspiración) de Guybrush Threepwood. Tondbert también es un héroe improbable, o al menos un poco bastante torpe. Pero su corazón está en el lugar correcto, y en cuánto se pone sobrio y se entera de metedura de pata colosal, se embarca en un viaje para buscar y rescatar a la princesa. Mientras se encuentra con varios inconvenientes en el camino, por supuesto.

Jugabilidad

Sinceramente Guard Duty no supone gran reto. Hablamos de un juego de «Point and Click» (Apunta y apretar). Con lo cual, el mando hace función de ratón. La respuesta es buena y no supone gran reto, incluso para jugadores novatos en el género.

¿Y la dificultad, qué?

Guards Duty no destaca precisamente de una dificultad tipo Dark Souls, pero cuenta con su propia curva de aprendizaje (a veces algo desajustado).

El reto principal que tenemos, es que un par de rompecabezas parecen diseñados para evitar que los completes a través de la «buena resolución» de antes. En ningún momento un puzzle me hizo repensar las cosas más de una vez y eso empeora aun más cuando la historia progresa: Un poco después de la mitad del juego, hacemos un salto temporal de 1000 años que nos pone en la piel de Starborn, un agente de la rebelión que se interpone en el camino del tirano Shoggoroth y su búsqueda por la dominación mundial y la extinción de la raza humana.
(Esta sección, por cierto, es un claro homenaje a Metal Gear por las secciones de Stealth, las conversaciones por radio y la caracterización de Starborn, quien habla y actúa de una forma MUY similar a nuestro querido Snake.)
Pues cuando se te encomienda escapar de una celda de la cárcel, la solución ni siquiera está disponible sin llamar primero a uno de los contactos de Starborn. Algunos puzzles se sienten un poco «desbalanceados» respecto a lo qué se exige.

Y la música suena…

Y tanto que suena. Una cosa que sin duda hay que destacar es la música y sobre todo el doblaje. Sí, has oído correcto. El juego tiene doblaje ¡y no poco!
Prácticamente todo está doblado y el juego tiene una buena carga de texto. Esto, junto a las canciones que se funden a la perfección con los escenarios se hace muy llevadero leer, mientras escuchamos lo que dicen los personajes. El texto es fácilmente legible y tiene una buena localización, tal como una velocidad de texto adecuada. Algo que hay que alabar, ya que, tal como mencionamos arriba, este juego hicieron tan solo dos personas y en un juego de ese tipo, los textos son el 50% de todo el juego.

¿Humor? ¡Sí! ¿Elitista? ¡Un rato!

En esta parte del juego el humor puede llegar a ser muy elitista, ya que requiere conocimiento en muchos títulos diferentes para disfrutar de cada chiste y referencia. Dicho esto, cuando las entendemos todas es increíble la cantidad de risas que ofrece.
Si bien la dificultad de Guard Duty (o la falta de la misma) puede llegar a ser molesta o algo negativo para muchos, también puede ser todo lo contrario para otros. Esto se debe a que se termina transformando en una experiencia que te deja disfrutar de la historia casi sin interrupciones, la cual es muy simpática y, tanto Torndbert como Starborn, son un deleite. Lamentablemente, el resto del cast palidece en comparación.

Finalmente Guard Duty no trae nada nuevo al plato de las aventuras gráficas, pero está condimentado de una manera que si bien el sabor que nos deja en el paladar es conocido, es a su vez único e inolvidable.
Y sí, la gran mayoría de los personajes secundarios carecen de personalidad y terminan poniendo demasiado peso en los hombros de los principales, lo que en consecuencia hace que a veces nos cansemos un poco de su humor recurrente. Por suerte nunca pasa del todo y Guard Duty termina siendo, en rasgos generales, una aventura corta y fácil, pero llena de encanto y risas.

Comprar Guard Duty

9,99 €
8

Gráficos

8.0/10

Sonido

9.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Pro.

  • Ambiente retro
  • Música envolvente
  • Humor friki

Contra.

  • Personajes secundarios poco convincentes
  • Dificultad desajustada
  • Puzzles poco

Acerca del autor

Web | + Ultimas Entradas

Entradas relacionadas

Deja tu comentario