Análisis The Colonists

El ser humano es el animal explorador por antonomasia. A lo largo de nuestra historia nunca hemos tenido suficiente, y la búsqueda de nuevas tierras y aventuras siempre ha sido el fruto de una insaciable sed de descubrimiento. Con el paso del tiempo, la tecnología y los avances nos han posibilitado soñar literalmente con las estrellas. Llegar más allá de lo que nos muestra nuestro propio planeta es el siguiente paso pero, ¿y si no fuésemos nosotros los que tuviésemos semejante privilegio?. Parece que ese es el camino que han tomado en Codebyfire con The Colonists.

En este juego de construcción y gestión, los encargados de colonizar (nunca mejor dicho) un nuevo planeta no son precisamente los humanos. Tras alunizar en tierras desconocidas, un puñado de robots auto-replicantes tomarán el rol propio que ejercerían las personas. Con estas máquinas, construidas para simular la civilización humana, tendremos que construir un nuevo hogar en el que prosperar con los mismos. Aprovechar los recursos que nos otorga el planeta en cuestión será fundamental, pero también lo es construir nuevas instalaciones con las que establecer rutas de comercio u obtener nuevos suministros. ¿Listo para aterrizar?

The Colonists apuesta por un apariencia simpática de estilo «cartoon»

Normalmente, los títulos de gestión como este tienden en parte a ofrecer una apariencia realista o más «seria» debido al concepto del mismo. Juegos como Surviving Mars o Cities Skylines (por nombrar algunos) están muy alejados del carácter desenfadado de este The Colonists. Este juego tiene un poco de ellos, pero también hay que decir en favor de la verdad, que está más cercano a lo que es Spacebase Startopia a nivel jugable. En lo referente al apartado gráfico, el título de Codebyfire es de lo más amigable, con unos mapeados muy coloridos y de aspecto «cartoon». El diseño general es bastante simple, pero a medida que vamos edificando, los escenarios se van llenando de vida y de edificios muy variados. Podremos construir desde laboratorios o minas, hasta casas y embarcaderos. Cada uno cuenta con un aspecto bien diferenciado, y a medida que suban de nivel (los que puedan hacerlo) también irán cambiando su apariencia.

Pero no nos olvidemos de los verdaderos protagonistas de la aventura, los «colonos». Estos robots auto-replicantes no dejarán de desplazarse y realizar actividades siempre que les sea posible o cuando se lo ordenemos. Lo mejor de todo, es que no será necesario idear una forma de atraer nuevos colonos o de crearlos, ya que a medida que vaya creciendo el asentamiento, estos también se replican automáticamente. Son IA´s al fin y al cabo, ¿no?. Mención especial merecen también las animaciones. Es casi hipnótico observar cómo estos robots se van desplazando y llevando a cabo tareas de todo tipo. Además, no existe un único modelo, pues en función de la labor que desempeñen, contarán con un diseño específico. Basta con fijarse en los robots que custodian el asentamiento desde las torres de vigilancia.

Crea tu propio asentamiento

A la hora de dirigir las actividades de nuestros amigos robóticos, nos daremos cuenta de los diferentes tipos que hay. La premisa de The Colonists es muy clara, crear nuestro propio asentamiento. Al inicio de la aventura, el juego nos sitúa en un contexto de lo más negativo para nuestro protagonistas, pero su huida al espacio en busca de libertad dará sus frutos. Tras abandonar la tierra, aterrizaremos en un planeta con bastos terrenos por colonizar. La ventaja de estos robots, es que pueden replicarse en el interior de la nave, por lo que su producción no será un problema.

Para empezar nuestra andadura en la campaña, el título nos guía a través de numerosos tutoriales. Debéis saber que la información viene bien representada en los mismos, algo que se agradece en videojuegos como este, donde por momentos habrá que manejar mucha información en pantalla. El objetivo es claro, crear nuestro propio asentamiento para que dichos robots puedan emular la vida humana, algo para lo que fueron concebidos. Para ello, necesitaremos multitud de recursos como combustible, minerales, agua, comida, energía, etc. Todo ello se consigue construyendo los edificios necesarios para ello. Aunque en un principio muchos de ellos estarán bloqueados, nuestros avances y la adquisición de nuevos recursos permitirán obtenerlos en el futuro.

Estas funciones se desempeñan de forma sencilla y ágil gracias a un completo menú radial, similar al que podemos encontrar en otros juegos del género. Con el botón RT abriremos dicho menú, y desde el mismo, seleccionando el apartado de construcción, accederemos a multitud de ramas diferentes. Producción de alimentos, investigación, transporte, cualquiera de ellas nos facilitará llegar al edificio o instalación que necesitemos. Por poner un ejemplo, algunos de los primeros recursos que necesitaremos en nuestro asentamiento los obtendremos al construir la cabaña de pesca, la cabaña de leñador o el centro forestal. Una vez construidos, también podremos gestionarlos para que los robots inicien o frenen su labor en función de nuestras necesidades.

The Colonists apuesta por la accesibilidad

The Colonists es un juego de lo más accesible, y diría que es una excelente puerta de entrada para aquellos usuarios que quieran adentrarse en el género sin complejidades de ningún tipo. El juego es directo, pero además, hace sencillo lo que en otros juegos puede resultar complicado. Bien es cierto que se echa en falta un punto más de profundidad, pero a cambio, aquellos que busquen una experiencia relajante y divertida la tendrán. Anteriormente, decía que los menús del juego son muy sencillos y accesibles, y es que resulta muy intuitivo moverse por ellos, gracias también a los tutoriales del modo campaña. Es posible conocer toda la información en relación a la producción de los robots y ciertos edificios de forma rápida y sencilla pinchando en ellos. Estadísticas de producción o investigación de nuevas tecnologías en el laboratorio entre otros, son rápidamente conocibles.

Un punto muy destacado en cuanto al apoyo al jugador es el menú de la imagen de arriba, en el cual, el propio juego cuenta con una gran lista de sugerencias y consejos para construir nuestro asentamiento. Algunos de ellos, son acciones muy sencillas pero que pueden facilitarnos el gameplay y ahorrar tiempo para según qué cosas. Hay «trucos» para construir las carreteras de forma rápida, consejos sobre construir almacenes o mensajes que nos empujan a construir casas y otras instalaciones. A su vez, una lista más reducida permite conocer los objetivos de la partida en todo momento.

Modos de juego para todos los gustos

Con respecto a los modos de juego, The Colonists ofrece los ya conocidos modos vistos en otros títulos de corte similar. La Campaña es de la que ya os he hablado anteriormente. Se encuentra repartida en un árbol de progresión con el que iremos desbloqueando nuevos mapas en los que seguir construyendo nuevos asentamientos. Cada uno presenta características diferentes, y los objetivos irán variando de unos a otros. Eso sí, hay multitud de elementos y aspectos a tener en cuenta que suelen repetirse. Construir obligatoriamente la cabaña de pesca en una zona poblada por los peces, o instalar las minas de superficie cerca de los minerales a explotar. Lo mínimo para subsistir en un principio.

Pero si lo que queremos es divertirnos sin tener en cuenta los recursos ni los objetivos del modo campaña, también tendremos el modo Libre. Aquí tendremos un puñado de opciones previas con las que desbloquear o no, todas las instalaciones disponibles en el juego, así como deshabilitar ciertos límites. Además, también se puede escoger libremente el mapa a colonizar. Y si lo que preferís es un reto directo con objetivos más concretos, siempre tendréis los Desafíos, aunque personalmente recomiendo optar directamente por el modo Campaña.

¿Es un buen título de gestión y construcción?

A esta pregunta he de decir que sí, pero con sus correspondientes matices. Más allá de tratarse de un juego indie, Codebyfire ha sabido crear una propuesta que, independientemente de la complejidad del género, se hace muy liviano para el jugador. Las cosas se vuelven muy fáciles para cualquiera que juegue a The Colonists, incluso si es la primera vez que toca este género. No me he sentido perdido en ningún momento, gracias también a unos tutoriales bien llevados que me han ayudado en mis primeros pasos. La estructura de los menús tampoco tiene pérdida. Y pese a que los que estén más familiarizados con este tipo de propuestas, puedan echar de menos una mayor profundidad, creo que por ende los nuevos usuarios agradecerán su accesibilidad.

Uno de los peligros del género, por otra parte, es que estos videojuegos puedan llegar a volverse repetitivos (que lo son en buena medida) en el peor sentido de la palabra. La explicación es simple, no hay juego que no se repita mínimamente en muchos de sus aspectos, como son especialmente las mecánicas. Sin embargo, si la propuesta es divertida y original, no encontraremos problema en hacer lo mismo una y otra vez. Lo que ocurre con The Colonists, es que en cada asentamiento debemos empezar de cero. Y aunque a partir de cierto punto nos centraremos en los nuevos objetivos, me da la sensación de que se va creando una monotonía en detrimento del videojuego. Por lo demás, es un título sencillo, divertido, con el que pasar agradables sesiones de juego y con una apariencia amable. ¡Colonizar un planeta nunca había sido tan divertido y relajante!

The Colonists

23,99€
7.2

Gráficos

6.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Pro.

  • Una excelente puerta de entrada al género
  • Menús muy accesibles
  • Jugabilidad ágil y divertida

Contra.

  • Tiende a volverse un tanto monótono
  • Se echa en falta algo más de profundidad

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

He viajado a mundos que jamás creeríais, acabado con enemigos que escapan a todo misticismo. He sentido mi pulso acelerarse con cada batalla, y el suspiro de quien sabe que tendrá que volver a levantarse. Siempre hay un villano esperando, una aventura a la vuelta de la esquina. Por eso nunca he dejado de vivir, porque sigo jugando.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario