Análisis Balan Wonderworld

El título del que hoy os hablaré en este análisis es una propuesta de lo más particular. Un plataformas con un aire claramente orientado a lo que muchos denominan como «japonesadas». También debemos caer en la cuenta de que, pese a contar con el sello de Square Enix, este es un juego con aspiraciones humildes. No es un plataformas super ventas, ni tampoco lo pretende. Hace no mucho tiempo, ya os traje un adelanto de Balan Wonderworld tras probar su demo, que os dejaré también por aquí. Este colorido y simpático videojuego, apuesta claramente por la jugabilidad como baza principal, pero no por ello deja de tener sus puntos negativos en otros aspectos. Iré al grano en este análisis, pues lo visto en su primera demostración ya se acercaba mucho al producto que es hoy día, ¡arrancamos!.

Un techo técnico bastante contenido

Si buscas un plataformas de lo más tradicional, Balan Wonderworld puede ser tu juego. Pero si lo que pretendes es deleitarte la vista, no esperes encontrar unos gráficos espectaculares. Este juego no va por esos derroteros. Lo que sí debo decir, es que he tenido sensaciones encontradas por dos partes. En primer lugar, su gameplay nos muestra unos escenarios y personajes muy coloridos, pero con una clara apariencia cartoon. Y aunque entiendo el concepto, sí me esperaba un escalón más en su apartado gráfico. En este sentido, da la sensación de que el juego está algo desfasado, por no hablar de que aún sufre algunos problemas de rendimiento. Ha mejorado desde su demostración eso sí. Y No es que chafen la experiencia, pero están ahí, sobre todo si hablamos de rascones o parones directamente.

Cuando empiezan las cinemáticas, la cosa cambia. Quizá no sean lo más importante, pero sí denotan una mayor calidad, una mejora sustancial con respecto al resto del juego. De hecho, su introducción llega a dar la sensación de algo sumamente superior al resultado real. La música, obra del compositor Ryo Yamazaki, también está a la altura, sobre todo en estas secuencias de vídeo. Por lo general, el sonido es un punto que cumple con creces a lo largo de la aventura, y que destaca por méritos propios. Una lástima que las voces solo puedan disfrutarse en japonés.

Una jugabilidad que sabe a poco

Con Balan Wonderworld, me he encontrado con un título que, en líneas generales es más que correcto en su jugabilidad, pero que se queda algo corto. La propuesta parecía mucho más atractiva en un principio, pero tras jugarlo en profundidad, se me hace un título falto de personalidad, con una identidad japonesa perceptible pero insuficiente. Los escenarios, muy coloridos, aguardan pocos enemigos, y los pocos que hay no suponen una gran amenaza. Los jefes finales son quizá lo mejor de unos niveles que, complican algo más las cosas en cuanto a la búsqueda de ítems o coleccionables.

Lo más destacado de su apartado jugable, es la mecánica con la que podemos ir cambiando de traje a nuestro protagonista (que puede ser masculino o femenino). Mediante las llaves repartidas por el mapeado, se nos permite adquirir las también «skins» para cambiar la apariencia y obtener nuevas habilidades. Unas habilidades que nos vendrán bien, no solo para vencer a los enemigos, sino para llegar a ciertas zonas más complicadas. A su vez, hacen las veces de «vidas» o salud del personaje, por lo que es conveniente recopilar el mayor número de llaves posible.

Me ha gustado especialmente la función de ciertos coleccionables. Los sombreros y estatuas doradas repartidas por el mapa cumplen una función muy concreta. Los primeros, sirven para iniciar minijuegos con Balan. Estos no tienen una mayor profundidad, pero dan un toque diferente en este apartado. Por otra parte, las estatuillas servirán para acumularlas y poder ir desbloqueando nuevos niveles. Unos niveles que eso sí, cuentan con diversas temáticas y a veces, pueden complicarle un poco más la vida al jugador, pero sin llegar a ser desquiciante.

Balan Wonderworld es perfecto para disfrutar en solitario o en compañía

Creo que este título se entiende mejor si tenemos en cuenta otras interesantes funcionalidades. Completar los niveles en solitario está bien, pero siempre es más divertido si lo disfrutamos en familia o con amigos. Esto es precisamente lo que permite Balan Wonderworld. En la demostración abierta que probamos, tuve una experiencia, como es lógico mucho más limitada. Sin embargo, con el juego al completo, se nos permite jugar en modo multijugador, pudiendo ayudarnos con un amigo.

Otra función que no estaba disponible en la demo, era la del modo foto. Este quizá no sea especialmente destacable en un juego como el de Square Enix, pero siempre se agradece. Podemos capturar nuestros niveles y momentos favoritos de nuestras partidas. Y además, se nos permite decorar las fotos con algunos añadidos, aunque no demasiados. En cualquier caso es un punto siempre a favor, y pese a no ser un título especialmente vistoso ni contar con los gráficos más impactantes, estoy seguro de que habrá quien le saque partido.

Si decidís disfrutar de Balan Wonderworld en solitario, no necesariamente lo haréis solos. Unos simpáticos personajes nos acompañarán en nuestro periplo, especialmente en la isla de Tim. Su nombre no es casualidad, ya que es así como los creativos han denominado a estas criaturas. A medida que completemos niveles, irá aumentando el número de Tims, pero además, es posible multiplicarlos. Aquellos que ya nos acompañen, pueden ser alimentados en la isla de Tim con los coleccionables de diferentes colores que vamos obteniendo. Cuando adquieren un mayor tamaño, basta con coger un Tim más pequeño y lanzarlo contra el más grande, provocando que este se divida en otros nuevamente pequeños.

¿Cómo es Balan Wonderworld en su versión final?

En definitiva, ¿merece la pena realmente este plataformas de Square Enix?. Diría que es un ejemplo de que, por el hecho de contar con el respaldo de una gran compañía, no tiene por qué salir un producto redondo. Creo que la intención es buena por supuesto, pero el resultado es un juego que parece quedarse en tierra de nadie. En todo momento, deja la sensación de estar jugando a un videojuego genérico y poco original. Hay puntos a favor, como la apuesta por su multijugador, la banda sonora, o una buena variedad de escenarios. Sin embargo, tampoco logra destacar lo suficiente por sus mecánicas o su propio universo. No hay una trama demasiado clara, y aunque es perfectamente disfrutable, su precio y lo genérico de este Balan Wonderworld, lo hacen una apuesta difícil para cualquier usuario.

Balan Wonderworld

59,99€
5.2

Gráficos

5.0/10

Sonido

6.5/10

Jugabilidad

4.0/10

Pro.

  • La banda sonora a manos de Ryo Yamazaki
  • Posibilidad de jugarlo en multijugador

Contra.

  • Poco innovador y falto de ambición
  • Una jugabilidad demasiado genérica y simple
  • Una dificultad demasiado baja

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

He viajado a mundos que jamás creeríais, acabado con enemigos que escapan a todo misticismo. He sentido mi pulso acelerarse con cada batalla, y el suspiro de quien sabe que tendrá que volver a levantarse. Siempre hay un villano esperando, una aventura a la vuelta de la esquina. Por eso nunca he dejado de vivir, porque sigo jugando.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario