Analizamos la «Console Edition» de Planet Coaster

En un lejano mes de noviembre de 2016, se ponía a la venta en PC el fantástico Planet Coaster, un título llamado a suplir a la mítica saga Roller Coaster. Hablamos de uno de los juegos de gestión y estrategia más reconocibles del género, que con Planet Coaster alcanzó un nivel estratosférico. Y no es de extrañar, pues Frontier Developments es ya un estudio lo suficientemente veterano. El talento de estos creativos nos ha dado años y años de alegría, y con su última entrega, parece que una vez más hayan reventado todas las expectativas.

Jurassic World Evolution o el nuevo Planet Zoo son algunas de sus últimas obras, a las que ahora se suma un Planet Coaster: Console Edition muy bien trabajado para consolas. Esta es una oportunidad de oro para aquellos que deseen hacer realidad su parque de atracciones soñado.

El juego lo tiene todo para hacernos pasar un sinfín de horas creando y gestionando, y me cuesta encontrar propuestas similares a esta en otras compañías, con semejantes posibilidades de creación. Así que, tanto si eres un amante de la gestión como si lo que quieres es construir tu propio Disneyland, acompáñame en este repaso a un juego de ensueño.

Planet Coaster será tan bonito como tú quieras

El apartado técnico de este videojuego es un tanto particular. Puedo avanzar que garantiza unas estampas preciosas y muy espectaculares, con todos los sonidos propios de la ambientación del parque en cuestión. La banda sonora que nos acompaña durante el proceso de creación tampoco se queda atrás. Sin embargo, el nivel gráfico (que es muy bueno) se reduce al detalle de cada uno de los elementos que el juego nos aporta a la hora de crear. Digamos que depende de nosotros mismos.

Como es lógico, se nos da a elegir entre un tipo de escenario u otro, que sirve de lienzo para ir dando forma a nuestro parque de atracciones. Elementos como el agua, la iluminación, las sombras o las propias atracciones, están tan pulidos, que no tienen mucho que envidiar a la versión de PC (aunque hay diferencias claro está). Ah, y sin bugs ni ralentizaciones, va suavísimo.

Sin embargo, cuando uno avanza y va explorando las posibilidades del juego, se obtienen unas postales dignas de cualquier modo foto. Desde montañas rusas rodeadas por lagos y plantas de todo tipo, hasta fortificaciones de temática pirata o cuento de hadas. Es una sensación satisfactoria, pues poco a poco se aprecia este avance, y cómo cada vez luce más bonito y completo, a la par que realista.

Controles: ¿con mando o teclado y ratón?

Esta es una cuestión que de seguro ha tenido en vilo a más de uno y más de dos jugadores. Un servidor ha dedicado horas y horas a revisar la versión de PC desde su lanzamiento, pero como muchos deduciréis, no hay que ser un experto para saber que este es un título orientado claramente al teclado y ratón.

Los juegos de gestión y estrategia, rara vez se adaptan lo suficientemente bien a los controles tradicionales de consola. Otra rareza fue el caso de Cities Skylines, con el que Paradox hizo un gran trabajo en videoconsolas. En este caso, el trabajo de Frontier va más allá, con una jugabilidad y comodidad superlativas. Con el mando se hace todo muy sencillo desde el principio, y las combinaciones, aunque hay que acostumbrarse, van saliendo solas a medida que le echamos más y más horas.

En mi experiencia personal, tras unas 4 o 5 horas, ya logré manejar el grueso de los controles sin problema. Igual sucede con la creación de montañas rusas, gestión de menús u otros elementos, aunque he de reconocer que ya conocía las entrañas del título por su versión de PC. Hay varios tutoriales, ventanas que se van abriendo para introducirnos en lo más básico de Planet Coaster, pero aun así he notado que se quedan cortos para un juego tan completo a la par que complejo.

Si me preguntáis por el teclado y el ratón, he de reconocer que fue lo primero que probé, incluso antes que el mando. Debéis saber que funciona a las mil maravillas, y que no es necesario configurar absolutamente nada. Podéis entrar al juego con el mando, y una vez iniciado, conectar el teclado y ratón a los usb de la consola. Y ya estaríais listos para jugar como en un PC, más sencillo imposible. Sin embargo, como decía anteriormente, me sorprendió lo fácil que se hace jugar con mando, y aunque tenía preconcebida la idea de usar el ratón y el teclado, no tardé mucho en olvidarme de ellos.

Disfruta de Planet Coaster en sus tres modos de juego

Planet Coaster se asienta en tres modos de juego principales; el modo Creación, Carrera y Desafío. Todos ellos son muy diferentes entre sí, pese a que cada uno ofrece las mismas mecánicas de creación y gestión. En el primero de ellos, Frontier pone a disposición del jugador un lienzo en blanco sobre el que dar forma al terreno y construir un parque de atracciones al gusto. El dinero no es un problema, pues lo importante es dar rienda suelta a nuestra creatividad. Al tener un capital ilimitado, podremos construir sin ninguna restricción.

Su modo Carrera es la otra estrella del videojuego junto al modo Creación. Esta es la opción que muchos fanáticos de la gestión querrán probar desde un principio, pues resulta tan retante como gratificante ir obteniendo beneficios y darle a los visitantes lo que quieren. Hay muchos datos a tener en cuenta, felicidad de los visitantes, prestamos, gastos, opiniones, retos que cumplir, y mucho más. Normalmente, tendremos que crear zonas temáticas, con ambientación de piratas o cuento de hadas entre otras.

Desafío, es un modo que incrementa poco a poco su dificultad. Eso sí, permite escoger entre 4 niveles diferentes. A diferencia del modo Carrera, podremos decidir con cuantos fondos empezar nuestra andadura. Cada uno de sus retos es muy diferente, y ofrece una mayor variedad de la que me esperaba. Los prestamos también están disponibles, y deberemos elegir bien para lograr un buen equilibrio según las circunstancias del parque en cuestión. Los logros se irán desbloqueando a medida que avancemos.

Si eres usuario de consola, ya no tienes excusa

Planet Coaster desembarca en videoconsolas actuales y, ya de anterior generación, con un planteamiento tan sobresaliente como en PC. Este es uno de los mejores títulos de gestión que se han lanzado en los últimos años, y que venga de Frontier no es casualidad. Se nota la maestría y experiencia del estudio en cada detalle, sin duda es un género que tienen más que dominado. Más aún si atendemos a lo bien resuelto que están los controles desde el mando.

En lo técnico, luce precioso, y cuenta con mil y un elementos para construir nuestro parque de atracciones soñado. El único pero en este aspecto (por poner alguno), es que la cámara se pierde algunas veces si la forzamos acercándonos en según qué construcciones o terrenos, nada grave. Sus modos de juego también ofrecen libertad total, con variedad suficiente para los más creativos, así como aquellos que busquen una aventura de gestión con una interesante dificultad.

Desgraciadamente, los DLC´s de PC no vienen incluidos. Por suerte, el próximo día 10 de diciembre ya tendremos disponible en Xbox One y Series X/S el contenido para ambientaciones egipcias y de terror. También cabe destacar que Planet Coaster: Console Edition se encuentra actualmente en Game Pass. No es de extrañar que se quede por un buen tiempo, pues es un juego complejo, que alberga horas y horas de diversión. Tanto si te gustan los parques de atracciones como si te gusta la gestión, ya no tienes excusa.

Planet Coaster: Console Edition

44,99€
9.1

Gráficos

9.0/10

Sonido

8.7/10

Jugabilidad

9.7/10

Pro.

  • Un portento técnico que nada tiene que envidiar al PC
  • Una adaptación magnífica de su jugabilidad al mando de Xbox
  • Muy bien optimizado
  • Incluye edificios y objetos construidos por sus desarrolladores

Contra.

  • Los tutoriales se quedan cortos
  • Algunos objetos no presentan la suficiente libertad de manejabilidad
  • No incluye los DLC´s de PC

Acerca del autor

+ Ultimas Entradas

He viajado a mundos que jamás creeríais, acabado con enemigos que escapan a todo misticismo. He sentido mi pulso acelerarse con cada batalla, y el suspiro de quien sabe que tendrá que volver a levantarse. Siempre hay un villano esperando, una aventura a la vuelta de la esquina. Por eso nunca he dejado de vivir, porque sigo jugando.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario